El ori­gen del mun­do es­tá en Ara­gón

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - CONOCER - POR RA­FA HONRUBIA / FO­TO­GRA­FÍA: PA­BLO CHA­CÓN (19COLECTIVO)

Uno de los gran­des enig­mas de la cien­cia pue­de es­tar a pun­to de re­sol­ver­se: ¿por qué tras el Big Bang la ma­te­ria que hoy ve­mos se im­pu­so a la an­ti­ma­te­ria? El prin­ci­pal 'sos­pe­cho­so' es el neutrino, una par­tí­cu­la subató­mi­ca muy es­cu­rri­di­za. Pa­ra des­cu­brir la ver­dad, en Can­franc, a ca­si un ki­ló­me­tro de pro­fun­di­dad, el fí­si­co Juan Jo­sé Gómez Ca­de­nas y su equi­po se afa­nan en un ex­pe­ri­men­to que tie­ne en vi­lo a cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do.

8608 ME­TROS de lon­gi­tud ha­cen del tú­nel de Som­port, que se­pa­ra Es­pa­ña de Fran­cia, el pa­so sub­te­rrá­neo más lar­go de nues­tro país. Dis­cu­rre en pa­ra­le­lo a un an­ti­guo tú­nel fe­rro­via­rio cu­ya es­ta­ción más cer­ca­na es la de Can­franc, en Ara­gón, ba­jo las pis­tas de es­quí de Can­dan­chú, y en sus en­tra­ñas se en­cuen­tra el se­gun­do la­bo­ra­to­rio sub­te­rrá­neo más gran­de de Eu­ro­pa tras el Gran Sas­so, en Ita­lia. En 1985, cuan­do em­pe­zó a ope­rar, ocu­pa­ba un pe­que­ño es­pa­cio abo­ve­da­do del tú­nel. En es­tos mo­men­tos, el la­bo­ra­to­rio suma 1400 me­tros cua­dra­dos con dos salas ex­pe­ri­men­ta­les, ofi­ci­nas, una sa­la blan­ca, un ta­ller me­cá­ni­co y una sa­la de al­ma­ce­na­mien­to de ga­ses. Es­te em­pla­za­mien­to al­ber­ga va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas im­por­tan­tes; en­tre ellas, el ex­pe­ri­men­to NEXT (Neutrino Ex­pe­ri­ment with a Xe­non TPC), li­de­ra­do por el fí­si­co es­pa­ñol Juan Jo­sé Gómez Ca­de­nas, que po­dría al­te­rar de ma­ne­ra esen­cial nues­tro co­no­ci­mien­to de la cien­cia.

ECUACIONES CON SE­CRE­TO

El des­pa­cho de Ca­de­nas en el Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca Cor­pus­cu­lar, si­tua­do en el Par­que Cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­tad de Va­len­cia, don­de desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad teó­ri­ca, es­tá cu­bier­to de pi­za­rras blan­cas con fór­mu­las in­des­ci­fra­bles, es­cri­to­rios re­ple­tos de do­cu­men­tos con nú­me­ros y ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas. Es­tas ecuaciones es­con­den un se­cre­to que po­dría dar un vuel­co a la fí­si­ca ac­tual. La in­cóg­ni­ta que in­ten­tan des­pe­jar es­te cien­tí­fi­co y su equi­po es si el neutrino –una es­qui­va y mis­te­rio­sa par­tí­cu­la subató­mi­ca– es su pro­pia an­ti­par­tí­cu­la. Es de­cir, si pue­de ser ma­te­ria y an­ti­ma­te­ria al mis­mo tiem­po. La an­ti­ma­te­ria (no con­fun­dir con la ma­te­ria os­cu­ra) es co­mo la ma­te­ria 'vi­si­ble', pe­ro es­tá he­cha de par­tí­cu­las cu­ya car­ga eléc­tri­ca se en­cuen­tra cam­bia­da de signo (el pro­tón tie­ne car­ga ne­ga­ti­va y el elec­trón, po­si­ti­va); es de­cir: son an­ti­par­tí­cu­las. Sa­be­mos que en el uni­ver­so hay ma­te­ria y an­ti­ma­te­ria y, has­ta el mo­men­to, la cien­cia nos di­ce que la na­tu­ra­le­za fa­bri­có una y otra en las mis­mas pro­por­cio­nes du­ran­te el Big Bang. En­ton­ces, ¿por qué lo úni­co que ve­mos es la ma­te­ria? ¿Adón­de fue a pa­rar to­da la an­ti­ma­te­ria del uni­ver­so? ¿Por qué nues­tro uni­ver­so y no­so­tros mis­mos es­ta­mos he­chos de ma­te­ria y no de an­ti­ma­te­ria? Es­te in­te­rro­gan­te se le re­sis­te a los pos­tu­la­dos clá­si­cos de la fí­si­ca que aho­ra ma­ne­ja­mos. Pe­ro se tra­ba­ja en nue­vas teo­rías. La hi­pó­te­sis que ex­pli­ca­ría ese he­cho y que se in­ten­ta com­pro­bar en Som­port fue pro­pues­ta por el fí­si­co ita­liano Et­to­re Ma­jo­ra­na en la dé­ca­da de los trein­ta: el neutrino es su pro­pia an­ti­par­tí­cu­la. El neutrino es una par­tí­cu­la muy singular: no tie­ne car­ga eléc­tri­ca, su ma­sa es tan in­sig­ni­fi­can­te que has­ta ha­ce po­co se cre­yó que no te­nía; su ve­lo­ci­dad es cer­ca­na a la de la luz y ape­nas in­ter­ac­cio­na con el res­to de la ma­te­ria. Mi­llo­nes

de neu­tri­nos atra­vie­san la uña de nues­tro de­do du­ran­te un se­gun­do. Y pa­ra más in­ri, po­dría ser par­tí­cu­la y an­ti­par­tí­cu­la, es de­cir, po­dría cam­biar su car­ga eléc­tri­ca se­gún las cir­cuns­tan­cias. «El uni­ver­so pri­mi­ti­vo te­nía la mis­ma can­ti­dad de ma­te­ria y an­ti­ma­te­ria. Am­bos ban­dos se ani­qui­la­ron en­tre sí y so­lo que­da­ron su­per­vi­vien­tes de ma­te­ria. To­do gra­cias a que la ma­te­ria con­ta­ba con el neutrino, que lo mis­mo mi­li­ta­ba en el cam­po de las par­tí­cu­las que en el de las an­ti­par­tí­cu­las, pe­ro fa­vo­re­cía li­ge­ra­men­te a las pri­me­ras. El neutrino es una par­tí­cu­la in­sig­ni­fi­can­te, un pe­da­zo pe­que­ño de reali­dad, y pue­de que es­te­mos aquí gra­cias a él», ex­pli­ca Gómez Ca­de­nas.

EL AIS­LA­MIEN­TO NE­CE­SA­RIO

De­mos­trar es­ta hi­pó­te­sis es un pro­ce­so len­to, ca­ro y muy com­ple­jo que se lle­va a ca­bo en una ins­ta­la­ción cien­tí­fi­ca úni­ca en Es­pa­ña. El La­bo­ra­to­rio Sub­te­rrá­neo de Can­franc (LSC) es­tá ubi­ca­do en el in­te­rior de la mon­ta­ña del To­ba­zo (Can­dan­chú), en el Pi­ri­neo os­cen­se. El com­ple­jo se en­cuen­tra a 850 me­tros ba­jo tie­rra en un

EL EX­PE­RI­MEN­TO CO­MEN­ZÓ EN 2013 Y DU­RA­RÁ UNA DÉ­CA­DA, PE­RO YA HAY DA­TOS IM­POR­TAN­TES. DU­RAN­TE ES­TE AÑO PO­DRÍA PRO­DU­CIR­SE EL DES­CU­BRI­MIEN­TO

en­torno ais­la­do de la ra­diac­ti­vi­dad. La au­sen­cia de las mi­llo­nes de par­tí­cu­las de ra­dia­ción cós­mi­ca que lle­gan ca­da se­gun­do a la su­per­fi­cie te­rres­tre per­mi­te es­tu­diar la na­tu­ra­le­za y las in­ter­ac­cio­nes de las par­tí­cu­las subató­mi­cas con ma­yor cla­ri­dad, sin ruidos de fon­do. La mon­ta­ña fil­tra la ra­dia­ción en bus­ca del lla­ma­do 'si­len­cio cósmico'. Al LSC se ac­ce­de a tra­vés del tú­nel de Som­port.

UNA LAR­GA IN­VES­TI­GA­CIÓN

El ex­pe­ri­men­to NEXT pre­ten­de de­tec­tar «la de­sin­te­gra­ción do­ble be­ta sin neu­tri­nos», un ra­ro fe­nó­meno que so­lo po­dría dar­se si el neutrino fue­ra su pro­pia an­ti­par­tí­cu­la. Pa­ra ello, el equi­po in­ter­na­cio­nal de Gómez Ca­de­nas em­plea una cá­ma­ra de pro­yec­ción tem­po­ral (TPC, en sus si­glas en in­glés) que al­ber­ga 100 ki­los de gas xe­nón en­ri­que­ci­do a al­ta pre­sión den­tro de una cáp­su­la ais­la­da de la ra­dia­ción at­mos­fé­ri­ca me­dian­te un re­ves­ti­mien­to de plo­mo y co­bre. Gómez Ca­de­nas es­ti­ma que la to­ma de da­tos, que co­men­zó en 2013, du­ra­rá apro­xi­ma­da­men­te 10 años. «En un año, a par­tir de aho­ra, que ya ten­dre­mos su­fi­cien­tes da­tos, el des­cu­bri­mien­to se po­dría dar en cual­quier mo­men­to», des­ta­ca. En 2013 Gómez Cárdenas, una ins­ti­tu­ción mun­dial so­bre fí­si­ca de neu­tri­nos, re­ci­bió una be­ca Ad­van­ced Grant, el pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción de ma­yor pres­ti­gio fi­nan­cia­do por la Unión Eu­ro­pea. Un apo­yo vi­tal pa­ra es­ta in­ves­ti­ga­ción. Si se con­fir­ma­ra la hi­pó­te­sis en la que tra­ba­jan, Gómez Ca­de­nas lo tie­ne cla­ro: «es un Pre­mio No­bel se­gu­ro. No sé si nos lo da­rán a no­so­tros o a otras in­ves­ti­ga­cio­nes que lo de­mues­tren an­tes o si se­rá com­par­ti­do. Pe­ro es un Pre­mio No­bel».

«Es­te des­cu­bri­mien­to», agre­ga, «ha­ría que los fí­si­cos teó­ri­cos res­pi­ra­ran por­que no te­ne­mos nin­gu­na otra fór­mu­la de ex­pli­car­nos por qué en el Uni­ver­so hay ma­te­ria. Y re­sol­ve­ría el pro­ble­ma del ori­gen de la si­me­tría cós­mi­ca en­tre ma­te­ria y an­ti­ma­te­ria. Es­te des­cu­bri­mien­to se­ría muy bueno, pe­ro que des­cu­brié­ra­mos lo con­tra­rio se­ría una re­vo­lu­ción tam­bién. Aun­que to­dos es­te­mos se­gu­ros de que que­re­mos lle­gar a la In­dia, si apa­re­ce Amé­ri­ca, bien­ve­ni­da sea».

BLINDADOS La cien­cia cree que du­ran­te el Big Bang la na­tu­ra­le­za fa­bri­có ma­te­ria y an­ti­ma­te­ria. ¿Por qué só­lo ve­mos ma­te­ria? ¿Dón­de fue a pa­rar la an­ti­ma­te­ria? Es­te ex­pe­ri­men­to pue­de te­ner la res­pues­ta. En la ima­gen, in­te­rior del blin­da­je (64 to­ne­la­das...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.