Tes­tos­te­ro­na, ¿el nue­vo bó­tox?

En Es­ta­dos Uni­dos es la úl­ti­ma mo­da en­tre mu­je­res de más de 50. Al­gu­nos ex­per­tos afir­man que es­ta hor­mo­na so­lu­cio­na la apa­tía se­xual fe­me­ni­na. Pe­ro la co­sa no es­tá tan cla­ra. Se lo con­ta­mos.

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - SUMARIO - Por Paula Ce­re­zo

42. Zoom. La Bi­blio­te­ca Na­cio­nal re­pa­sa dos mil años de cos­mo­lo­gía. 44. El po­lí­gra­fo. ¿Có­mo fue la Ope­ra­ción Oro de la CIA? 46. Fau­na. Los Pre­mios World Press Pho­to vi­si­bi­li­zan el dra­ma de las es­pe­cies que el ser hu­mano ex­ter­mi­na con su ac­tual mo­de­lo de vi­da y que qui­zá ya no vol­va­mos a ver nun­ca. 52. Ar­te. Un ins­ti­tu­to en Har­vard ate­so­ra los más inima­gi­na­bles y desea­dos pig­men­tos de la his­to­ria de la pin­tu­ra. En­tre con no­so­tros. 60. Mo­da. Los mu­les com­pi­ten en al­tu­ra con los bo­ti­nes y se im­po­nen co­mo un must del ve­rano. 66. La po­lé­mi­ca. Se dis­pa­ra el uso de tes­tos­te­ro­na pa­ra au­men­tar la li­bi­do en­tre las mu­je­res de más de cin­cuen­ta. 72. La co­ci­na fá­cil de Mar­tín Be­ra­sa­te­gui. La­sa­ña de be­ren­je­na. 74. Desa­yuno de do­min­go con… Rafael Ta­ma­mes.

Ella&Él

Cua n d o e l ca n ta n t e Rob­bie Wi­lliams re­co­no­ció en ju­nio de 2011 que to­ma­ba tes­tos­te­ro­na por­que su mé­di­co le ha­bía di­cho que te­nía «los ni­ve­les hor­mo­na­les de un hom­bre de cien años», su re­ve­la­ción no cau­só gran im­pac­to, más allá de la de­silu­sión de al­gu­na fan. Sin em­bar­go, cuan­do un par de me­ses después otra fi­gu­ra del show­bu­si­ness con­fe­só to­mar tes­tos­te­ro­na pa­ra au­men­tar el de­seo se­xual, la con­mo­ción fue ma­yús­cu­la. Quien ha­bla­ba no era un ma­cho en ho­ras ba­jas, sino una mu­jer de se­ten­ta y tres años. En con­cre­to, Ja­ne Fon­da.

Du­ran­te la pro­mo­ción de su li­bro Pri­me ti­me –en el que la ac­triz no se cor­ta­ba al ha­blar de sus ne­ce­si­da­des se­xua­les–, Ja­ne Fon­da ex­pli­có que ese tra­ta­mien­to hor­mo­nal su­pu­so «una enor­me di­fe­ren­cia pa­ra po­der man­te­ner la ac­ti­vi­dad se­xual cuan­do la li­bi­do ha ba­ja­do». En aquel mo­men­to, la tes­tos­te­ro­na en mu­je­res era un te­ma muy con­tro­ver­ti­do –si­gue sién­do­lo hoy– y re­ser­va­do a ca­sos mé­di­cos ex­tra­or­di­na­rios. La con­fe­sión de Ja­ne Fon­da tu­vo un enor­me im­pac­to: mo­vi­li­za­do­ra de ma­sas, pu­so a mu­chas mu­je­res so­bre la pis­ta de que

"Pón­ga­me lo mis­mo que a ella, por fa­vor..."

LA TES­TOS­TE­RO­NA SE APLI­CA EN FOR­MA DE GEL EN LA ZO­NA IN­TER­NA DEL MUS­LO O CON UN IM­PLAN­TE SUB­CU­TÁ­NEO LA PRE­GUN­TA ES SI LA FAL­TA DE DE­SEO SU­PO­NE DE VER­DAD UN PRO­BLE­MA. ¿NO SE­RÁ UNA PRE­SIÓN SO­CIAL?

po­día ha­ber una so­lu­ción a su fal­ta de de­seo.

Y el de­ba­te so­bre la su­ple­men­ta­ción hor­mo­nal en la me­no­pau­sia se ac­ti­vó. «Erró­nea­men­te se pien­sa que la tes­tos­te­ro­na es una hor­mo­na mas­cu­li­na –ex­pli­ca el doc­tor Án­gel Du­rán­tez, pio­ne­ro de su apli­ca­ción en Es­pa­ña–. En reali­dad, las mu­je­res tam­bién la tie­nen, aun­que en una can­ti­dad diez ve­ces me­nor que en los hom­bres». L OS E F E C T OS S E C U NDARIOS La me­ra pa­la­bra 'tes­tos­te­ro­na' aso­cia­da a la mu­jer ya nos ha­ce pen­sar en fé­mi­nas muscu­losas y vi­ri­les. De he­cho, la pro­pia Ja­ne Fon­da ase­gu­ró que de­jó la tes­tos­te­ro­na por­que le pro­vo­ca­ba ac­né. Pe­ro los efec­tos más te­mi­dos no son unos cuan­tos gra­nos, sino la vi­ri­li­za­ción (voz ron­ca, hir­su­tis­mo…), po­co ape­te­ci­ble cuan­do lo que pre­ten­de es en­con­trar fue­go en la al­co­ba. «Tie­nen que ser do­sis muy al­tas pa­ra que se pro­duz­ca al­gún ti­po de mas­cu­li­ni­za­ción. Co­mo mu­cho, en al­gu­nos ca­sos sa­le al­go de ve­llo», con­ti­núa el doc­tor Du­rán­tez.

Él se mues­tra par­ti­da­rio de la su­ple­men­ta­ción con tes­tos­te­ro­na «en aque­llos ca­sos en los que, tras ha­blar con la pa­cien­te de có­mo se sien­te y có­mo se quie­re sen­tir, ve­mos que va a ha­ber un be­ne­fi­cio. Se apli­ca en for­ma de gel, nor­mal­men­te en la zo­na in­ter­na del mus­lo; otra op­ción es im­plan­tar un pe­llet sub­cu­tá­neo de tes­tos­te­ro­na con una do­sis per­so­na­li­za­da pa­ra ca­da mu­jer. En la ma­yo­ría de los ca­sos, la me­jo­ría es no­ta­ble». ¿Por qué, en­ton­ces, se ha­bla tan po­co del te­ma? «Mu­chos mé­di­cos se in­hi­ben por­que no tie­nen un co­no­ci­mien­to real de có­mo se com­por­ta es­ta hor­mo­na en la mu­jer».

Y eso a pe­sar de que, en es­tos mo­men­tos, la tes­tos­te­ro­na pa­ra la mu­jer es uno de los cam­pos en los que más se es­tá in­ves­ti­gan­do. No es ex­tra­ño. Tras el pe­lo­ta­zo de la Via­gra, la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca se de­di­có a bus­car ac­ti­va­men­te un equi­va­len­te pa­ra las mu­je­res. «Uno de los pro­ble­mas es que se sue­le pen­sar que la se­xua­li­dad fe­me­ni­na es un me­ro re­fle­jo de la mas­cu­li­na –ex­pli­ca Fran­cis­ca Molero, pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de So­cie­da­des de Se­xo­lo­gía–. En los hom­bres, unos ni­ve­les ba­jos de tes­tos­te­ro­na es­tán cla­ra­men­te li­ga­dos a la fal­ta de de­seo, pe­ro en la mu­jer no es­tá de­mos­tra­da esa aso­cia­ción di­rec­ta en­tre la fal­ta de de­seo y el dé­fi­cit hor­mo­nal».

Ella tam­bién ha uti­li­za­do es­ta hor­mo­na en mu­je­res, pe­ro en ca­sos con­cre­tos: «Ha­ce diez años se co­mer­cia­li­zó In­trin­sa, un par­che in­di­ca­do pa­ra mu­je­res que ha­bían te­ni­do una me­no­pau­sia qui­rúr­gi­ca». Se tra­ta­ba de pa­cien­tes que veían co­mo sus ni­ve­les hor­mo­na­les des­apa­re­cían en cues­tión de ho­ras (las que trans­cu­rren des­de que en­tras al qui­ró­fano has­ta que te ex­tir­pan los ova­rios). «Pe­se a que al­gu­nos es­tu­dios ha­bla­ban de su efi­ca­cia, ter­mi­nó sien­do un fra­ca­so te­ra­péu­ti­co». « NO T E NGO G ANAS » Ha­bla­mos de fal­ta de de­seo, pre­ci­sa­men­te la dis­fun­ción más co­no­ci­da y es­tu­dia­da del uni­ver­so se­xual fe­me­nino. Se­gún in­di­ca el es­tu­dio Wis­hes (Wo­men's In­ter­na­tio­nal Se­xua­lity

and Health Sur­vey), el 66 por cien­to de las mu­je­res me­no­páu­si­cas pre­sen­tan de­seo se­xual hi­poac­ti­vo. «En la clí­ni­ca, las mu­je­res sue­len ha­blar de 'no ten­go ga­nas' –se­ña­la la se­xó­lo­ga clí­ni­ca y gi­ne­có­lo­ga, Fran­cis­ca Molero–. Cuan­do in­ves­ti­gas un po­co más, te das cuen­ta de que ese 'no ten­go ga­nas' es, en reali­dad, 'ten­go mo­les­tias' o 'no lle­go bien al or­gas­mo'. Hay más as­pec­tos y muy com­ple­jos; por eso, la tes­tos­te­ro­na no es la pa­na­cea pa­ra la mu­jer». NO E S U NA E NFERMEDAD Pe­ro hay una cues­tión tal vez más pe­lia­gu­da. En ple­na ca­rre­ra far­ma­céu­ti­ca pa­ra en­con­trar ese eli­xir que dis­pa­re la li­bi­do de la mu­jer ma­du­ra, la pre­gun­ta es si la fal­ta de de­seo su­po­ne real­men­te un gra­ve pro­ble­ma pa­ra quien lo su­fre. ¿Es po­si­ble que ese ím­pe­tu sea una pre­sión so­cial? Leo­no­re Tie­fer, pro­fe­so­ra de la New York Uni­ver­sity Me­di­cal School, se ha des­ta­ca­do por su ac­ti­vis­mo en con­tra de que se me­di­ca­li­ce la fal­ta de de­seo en la mu­jer. Es­ta me­di­ca­li­za­ción, se­ña­la, se de­be a la «fal­ta de aten­ción a los ver­da­de­ros orí­ge­nes del pro­ble­ma se­xual. So­lo por­que un fár­ma­co pro­duz­ca una res­pues­ta no es ra­zón pa­ra pen­sar que la si­tua­ción pre­via era una en­fer­me­dad». Y car­ga por igual con­tra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y con­tra una so­cie­dad ma­chis­ta que pre­sio­na a la mu­jer pa­ra que es­té siem­pre dis­po­ni­ble (y de­seo­sa).

Tie­fer com­ba­tió (y per­dió) con­tra la apro­ba­ción de la fli­ban­se­ri­na, un fár­ma­co des­ti­na­do a po­ten­ciar el de­seo se­xual en la mu­jer. Co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas re­cla­ma­ban que la FDA (el re­gu­la­dor nor­te­ame­ri­cano) die­ra luz ver­de al me­di­ca­men­to ale­gan­do dis­cri­mi­na­ción: en el mer­ca­do ha­bía una pa­no­plia de tra­ta­mien­tos orien­ta­dos al dis­fru­te del va­rón, pe­ro no al de la mu­jer. Pe­ro vea­mos el asun­to des­de otro pris­ma, el que nos ofre­ce el se­xó­lo­go Joan Vílchez cuan­do nos aler­ta de que es­te ti­po de tra­ta­mien­tos pue­dan con­ver­tir­se «en un ar­ma arro­ja­di­za pa­ra las mu­je­res que no quie­ren desear y que se pue­dan sen­tir coac­cio­na­das por sus

EN LA MU­JER NO ES­TÁ DE­MOS­TRA­DA LA ASO­CIA­CIÓN EN­TRE FAL­TA DE DE­SEO Y DÉ­FI­CIT HOR­MO­NAL, DI­CEN LOS CRÍ­TI­COS

pa­re­jas pa­ra que se to­men la pas­ti­lla. Es de­cir, que ter­mi­ne sien­do un ele­men­to más de pre­sión a la mu­jer».

En es­te sen­ti­do, la gi­ne­có­lo­ga aña­de que, más allá del ám­bi­to de la pa­re­ja, «hay una pre­sión so­cial ha­cia la mu­jer: tie­ne que desear. Es­ta­mos en una so­cie­dad con­tro­la­do­ra en la que, a pe­sar de la hi­per­se­xua­li­za­ción del am­bien­te, ca­da vez exis­ten me­nos ga­nas y más pe­re­za. Y tam­bién esa sen­sa­ción te­rri­ble de que 'hay que cum­plir'. Por­que to­ca».

Pa­ra evi­tar pre­sio­nes, el doc­tor Du­rán­tez apun­ta a la im­por­tan­cia de ha­cer una bue­na his­to­ria clí­ni­ca y de­tec­tar qué hay de­trás de la apa­tía se­xual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.