Po­pu­lis­mo en ca­da ca­sa

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - ELLA&ÉL -

hay un po­pu­lis­mo pa­ra ca­da si­tua­ción. Yo he co­no­ci­do has­ta di­rec­to­res de ci­ne po­pu­lis­tas y es­cri­to­res po­pu­lis­tas. Po­pu­lis­ta es el que di­ce que Es­pa­ña es el me­jor país del mun­do pa­ra es­ti­mu­lar el afec­to de los na­cio­na­les, pe­ro tam­bién quie­nes di­cen que Es­pa­ña es lo peor pa­ra ara­ñar el ca­ri­ño de los que tie­nen sus mo­ti­vos pa­ra el re­sen­ti­mien­to. Has­ta en las ter­tu­lias de co­ti­lleo a los po­pu­lis­tas les re­go­ci­ja el aplau­so es­pon­tá­neo de los es­pec­ta­do­res de pla­tó. Po­pu­lis­mo es la ape­la­ción a los sen­ti­mien­tos pa­ra en­cu­brir la ra­cio­na­li­dad. A mí no me pa­re­ció po­pu­lis­ta que Marta Sán­chez can­ta­ra en un con­cier­to el himno de Es­pa­ña con le­tra pro­pia. Lo­grar re­so­nan­cia es un re­to de re­afir­ma­ción co­lec­ti­va. Lo que me pa­re­ció po­pu­lis­ta fue su ex­pli­ca­ción pos­te­rior en las en­tre­vis­tas: «A los que no les gus­ta Es­pa­ña lo que tie­nen que ha­cer es ir­se». Tan es­pa­ñol es quien go­za de ello co­mo quien lo pa­de­ce, quien cri­ti­ca los ma­les de su país pa­ra co­rre­gir­los co­mo quien aplau­de sus de­fec­tos por amor cie­go. Sin de­jar el cam­po de la can­ción, Mar­le­ne Die­trich can­tó pa­ra las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas que par­tían a lu­char con­tra su país, Ale­ma­nia, que se ha­bía en­tre­ga­do a la mal­dad na­zi. He ahí una pa­trio­ta.

Ha­ce po­co leí unas de­cla­ra­cio­nes muy elo­cuen­tes de un ju­ga­dor de golf es­pa­ñol que re­co­no­cía su ad­mi­ra­ción por Do­nald Trump. No era na­da nue­vo, se re­co­no­cía en­tre esa ma­sa de vo­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos que con­si­de­ra­ban a su pro­pio país más im­por­tan­te que los de­más, que exi­gen un con­trol fron­te­ri­zo agre­si­vo y que des­pre­cian las po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción y res­pe­to con­tra los de­re­chos hu­ma­nos cuan­do no con­vie­nen a su eco­no­mía lo­cal. Al pa­re­cer, es­te gol­fis­ta te­nía una es­te­la­da ca­ta­la­na que usa­ba de fel­pu­do y re­cla­ma­ba pa­ra Es­pa­ña po­lí­ti­cos co­mo Trump, de una de­re­cha me­nos acom­ple­ja­da que Ra­joy. El po­pu­lis­mo lle­ga­ba en su de­cla­ra­ción fi­nal: «Y ten­go de­re­cho a de­cir to­do es­to, a ver si só­lo va a te­ner de­re­cho a opi­nar Ja­vier Bar­dem». Nun­ca na­die le ha ne­ga­do el de­re­cho a de­cir lo que di­ce, co­mo no le ha con­ce­di­do a Bar­dem o Willy To­le­do ni ex­clu­si­vi­dad en su de­re­cho a ha­blar ni ga­lar­do­nes por lo que di­cen en pú­bli­co. ¿De dón­de vie­ne esa fal­sa sen­sa­ción de que su de­re­cho de ex­pre­sión es­tá li­mi­ta­do? Lo que ocu­rre es que sus opi­nio­nes no han ne­ce­si­ta­do de su ex­pre­sión ex­plí­ci­ta pues es­tán re­pre­sen­ta­das por el vo­to ma­yo­ri­ta­rio tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo aquí. La pro­tes­ta no na­ce del po­der, sino de quien ca­re­ce de pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes. Ese vic­ti­mis­mo del do­mi­nan­te es po­pu­lis­mo.

Al­go pa­re­ci­do me su­ce­dió al leer una entrevista con el ve­te­rano ga­lán Ar­tu­ro Fer­nán­dez, un ac­tor que se con­ser­va ra­dian­te por más que cum­ple años. El ti­tu­lar de­cía: «Yo ja­más he pe­di­do una sub­ven­ción». Y me hi­zo gra­cia, por­que los ac­to­res no pi­den sub­ven­cio­nes, sino las pro­duc­to­ras. En la mis­ma entrevista con­si­de­ra­ba Truha­nes, jun­to con Pa­co Ra­bal, co­mo su me­jor pe­lí­cu­la, pe­ro es una cin­ta que no exis­ti­ría sin la Ley Mi­ró, que con­ce­dió ayu­das pa­ra fi­nan­ciar ci­ne a pro­duc­to­res na­cio­na­les. Tam­bién pro­ta­go­ni­zó la mí­ti­ca se­rie Co­mo el pe­rro y el ga­to pa­ra TVE, fi­nan­cia­da por los im­pues­tos de los es­pa­ño­les; y la úl­ti­ma vez que lo vi en es­ce­na, por­que yo si­go su la­bor, fue en un Don Juan, a las ór­de­nes de Al­bert Boa­de­lla en los Tea­tros del Ca­nal, sos­te­ni­dos por el Go­bierno au­tó­no­mo a car­go del era­rio de los ciu­da­da­nos ma­dri­le­ños. Sue­le ocu­rrir que las sub­ven­cio­nes uno no las per­ci­be del to­do cuan­do son pa­ra sí mis­mo, en cam­bio, le mo­les­tan mu­cho cuan­do son pa­ra los de­más.

Ha­ce años me su­ce­dió con un roc­ke­ro es­pa­ñol con el que coin­ci­dí en una entrevista en la ra­dio y le es­cu­ché de­cir que el rock en Es­pa­ña no es­ta­ba sub­ven­cio­na­do. Me vi en la obli­ga­ción de re­cor­dar­le que la gran ma­yo­ría de sus ac­tua­cio­nes te­nían lu­gar en fies­tas

Es­te gol­fis­ta te­nía una es­te­la­da ca­ta­la­na que usa­ba de fel­pu­do y re­cla­ma­ba pa­ra Es­pa­ña po­lí­ti­cos co­mo Trump

de ayun­ta­mien­tos y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y en fes­ti­va­les es­ti­mu­la­dos por di­ne­ro pú­bli­co y que si tu­vie­ra que des­con­tar de sus in­gre­sos his­tó­ri­cos la par­te que le lle­gó des­de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas sos­te­ni­das por los ciu­da­da­nos, qui­zá ten­dría que bus­car­se otro em­pleo pa­ra lle­gar a fin de mes. Esa es exac­ta­men­te la esen­cia del po­pu­lis­mo. No­so­tros so­mos los bue­nos y no voy a in­ten­tar en­ten­der al que es­tá en­fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.