Ac­to des­lu­ci­do por el 17-A

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Correo - ÓS­CAR C AMIÑO. A CO­RU­ÑA G I NÉS. J OSÉ BAR­CE­LO­NA G U I L L E R MO PAS­CUAL B AR­LÉS. ZARAGOZA

con­ver­tir al in­di­vi­duo en es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria. Pe­ro, ¿le ha­ce es­to un ser hu­mano más in­te­li­gen­te que en el pa­sa­do? No ha­bría lu­gar a la du­da has­ta ver que lo más bus­ca­do, lo vi­ral, es apear­se de un co­che en mar­cha pa­ra que el con­duc­tor gra­be có­mo te echas un bai­le. Que su­pera con cre­ces a su pre­de­ce­so­ra en ten­den­cia, ti­rar una bo­te­lla de plás­ti­co me­dia­da has­ta que se que­de de pie. Ca­be pre­gun­tar en­ton­ces: ¿real­men­te no es­ta­re­mos in­vo­lu­cio­nan­do? Des­gra­cia­da­men­te, Bar­ce­lo­na no ha es­ta­do a la al­tu­ra en el pri­mer aniver­sa­rio del aten­ta­do del 17-A. El dis­cur­so de la pe­rio­dis­ta Gemma Nier­ga es­ta­ba hue­co; más allá de unos su­fri­dos man­tras, ca­re­cía de men­sa­je y con­te­ni­do y na­die se preo­cu­pó si­quie­ra de re­cor­dar a los ase­si­na­dos por sus nom­bres. A es­to se le unió la ima­gen des­lu­ci­da de mu­chas si­llas va­cías, fru­to de un error de cálcu­lo so­bre el nú­me­ro de in­vi­ta­dos. Y co­mo guin­da, es di­fí­cil en­ten­der que en un ac­to de es­ta importancia se des­pre­cie la len­gua ma­yo­ri­ta­ria ha­bla­da en Bar­ce­lo­na, el es­pa­ñol, cu­yo uso, ade­más, hu­bie­se fa­ci­li­ta­do la com­pren­sión a la gen­te del res­to de España que se­guía el even­to por te­le­vi­sión. Nier­ga po­día ha­ber usa­do am­bas len­guas ofi­cia­les en una mues­tra de con­vi­ven­cia. No en­tien­do la ce­rra­zón na­cio­na­lis­ta, y me­nos en es­tos ca­sos. En re­su­men, un ac­to des­lu­ci­do, sin men­sa­je y con mues­tras de im­pro­vi­sa­ción. Las víc­ti­mas me­re­cían al­go más. nues­tro país, al­go que in­di­ca cier­ta ig­no­ran­cia. Yo tam­bién lo ha­go, tam­bién lo soy, aun­que ha­ya via­ja­do mu­cho y vis­to esas ma­ra­vi­llas que las re­vis­tas re­co­mien­dan co­no­cer an­tes de de­jar es­te mun­do. Es­tas fe­chas pa­sa­das se ha ce­le­bra­do en mi co­mu­ni­dad, Ara­gón, el Cen­te­na­rio del Par­que Na­cio­nal de Or­de­sa y Mon­te Per­di­do, en el Pi­ri­neo os­cen­se. Quien nun­ca lo ha­ya vis­to se asom­bra­rá de la her­mo­su­ra que te­ne­mos los es­pa­ño­les a un ti­ro de pie­dra de cual­quier ciu­dad, con sus ru­tas de mon­ta­ña, su flo­ra y su fau­na que pa­re­cen sa­ca­das de un do­cu­men­tal de La 2. Mi im­pre­sión es que de­be­ría­mos con­ju­gar ex­te­rior e in­te­rior cuan­do via­ja­mos, aun­que so­lo sea pa­ra po­der con­tras­tar y, fun­da­men­tal­men­te, pa­ra sen­tir or­gu­llo de se­guir cui­dan­do nues­tra na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.