En­sa­la­da de dien­te de león

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Firmas Magazine -

el dien­te de león es una hier­ba que cre­ce sal­va­je en bos­ques y has­ta cu­ne­tas en mu­chos lu­ga­res del mun­do. Pa­ra ha­cer una en­sa­la­da, bas­ta con mez­clar la hier­ba con li­món, sal, pi­mien­ta y acei­te de oli­va. El día que Mart­ha Al Bis­ha­ra, una mu­jer de 85 años, de ori­gen si­rio, re­si­den­te en el es­ta­do ame­ri­cano de Geor­gia, qui­so ha­cer una en­sa­la­da pa­ra su ma­ri­do de 89 años, se en­con­tró con que la plan­ta que ha­bía en­fren­te de su ca­sa se ha­bía se­ca­do. Sa­lió al cam­po con un cu­chi­llo de co­ci­na y una bolsa de plás­ti­co, a ver si en­con­tra­ba al­gu­na plan­ta fres­ca. Una ho­ra des­pués, Mart­ha Al Bis­ha­ra se en­con­tró ro­dea­da de po­li­cías gri­tán­do­le que sol­ta­ra el cu­chi­llo de co­ci­na. Co­mo no les en­ten­día, da­do que no ha­bía con­se­gui­do apren­der in­glés, los po­li­cías em­plea­ron una pis­to­la tá­ser que la tum­bó en el sue­lo du­ran­te me­dia ho­ra, cau­sán­do­le una fuer­te con­mo­ción ce­re­bral. Cuan­do se des­per­tó, es­ta­ba es­po­sa­da en un co­che de po­li­cía, ca­mino de la co­mi­sa­ría pa­ra pres­tar de­cla­ra­ción. El su­ce­so ocu­rrió ha­ce unos días en el es­ta­do ame­ri­cano de Geor­gia. Al pa­re­cer, los res­pon­sa­bles de un club de cam­po ve­cino aler­ta­ron a la po­li­cía de la pre­sen­cia de una an­cia­na con un pañuelo en la ca­be­za de ai­re pa­cí­fi­co, que pa­re­cía per­di­da en el cam­po. Los po­lí­cias se alar­ma­ron al ver que la mu­jer iba 'ar­ma­da' y que ha­bla­ba un idio­ma 'ará­bi­co'. Es­ta des­pro­por­ción en­tre la reac­ción po­li­cial y el ob­je­to de sus des­ve­los no es nue­vo en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro en es­te ca­so, cuan­do uno ve las imá­ge­nes de la an­cia­na, que pa­re­ce es­ca­pa­da de una fo­to­gra­fía de Cris­ti­na Gar­cía Rodero, lo ab­sur­do de la si­tua­ción es to­da­vía ma­yor. La fa­mi­lia de la mu­jer ha de­cla­ra­do que no pue­den en­ten­der có­mo cua­tro po­li­cías no fue­ron ca­pa­ces de re­du­cir a la inofen­si­va mu­jer sin em­plear la vio­len­cia.

En ese mis­mo es­ta­do, un chi­co ne­gro que es­ta­ba pa­san­do unos días en ca­sa de un tío su­yo que se en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes, en­tró en la ca­sa y no se acor­dó de des­co­nec­tar la alar­ma. Cuan­do es­ta em­pe­zó a so­nar, en­tró en pá­ni­co por­que, sien­do cons­cien­te de su co­lor, es­ta­ba se­gu­ro de que la po­li­cía en­tra­ría en la ca­sa y le dis­pa­ra­ría. Así que lo pri­me­ro que hi­zo fue lla­mar a la po­li­cía pa­ra de­cir­les quién era y que es­ta­ba le­gal­men­te en ca­sa de un fa­mi­liar, dán­do­les to­da cla­se de de­ta­lles. Y a pe­sar de eso, la po­li­cía en­tró en trom­ba en la ca­sa, lo tum­ba­ron, lo es­po­sa­ron y lo de­tu­vie­ron. Pa­só la no­che en la co­mi­sa­ría, pe­ro sa­lió con­ten­to a la ma­ña­na si­guien­te. Con­ten­to de es­tar vi­vo.

Mart­ha Al Bis­ha­ra an­da re­cu­pe­rán­do­se de las le­sio­nes in­fin­gli­das por la po­li­cía, a la es­pe­ra del jui­cio que se ce­le­bra­rá

Sa­lió al cam­po con un cu­chi­llo de co­ci­na y una bolsa de plás­ti­co, a ver si en­con­tra­ba al­gu­na plan­ta fres­ca. Una ho­ra des­pués, se en­con­tró ro­dea­da de po­li­cías

pró­xi­ma­men­te. Jui­cio en el que se la acu­sa­rá de ser un desas­tre pa­ra los idio­mas, de an­dar cor­tan­do hier­bas por el cam­po y de que­rer pre­pa­rar una en­sa­la­da que es ex­ce­len­te pa­ra la di­ges­tión. Se la re­co­mien­do. www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas Ins­ta­gram: Isa­bel.Coi­xet

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.