Ban­de­ras

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Correo -

La ma­yo­ría de las gran­des na­cio­nes, no sin di­fi­cul­ta­des, no sin vai­ve­nes, ha da­do con una en­se­ña que, me­jor o peor, re­pre­sen­ta a la gran ma­yo­ría de sus miem­bros, que sien­ten una emo­ción ver­da­de­ra al ver­la on­dear. Los es­pa­ño­les, en cam­bio, ya sea pa­ra la nación co­mún o pa­ra las par­ti­cu­la­res, sa­be­mos dar siem­pre con una ban­de­ra que re­sul­te po­lé­mi­ca y di­vi­si­va. O me­jor, con va­rias. Las ban­de­ras en sí no tie­nen más im­por­tan­cia que la de los sím­bo­los: lo que cuen­ta es lo sim­bo­li­za­do. Una lec­to­ra di­ce no sen­tir co­mo su­ya la ac­tual ban­de­ra ro­ji­gual­da. Otros de­ba­ten acer­ca de si un dic­ta­dor de­be con­ti­nuar o no en una tum­ba in­sig­ne, un sím­bo­lo más so­bre el que im­pe­ra la di­vi­sión. A unos irri­ta que se lo jus­ti­fi­que; a otros, que se lo re­pu­die. No es una cues­tión me­nor. No es una pá­gi­na (bien) pa­sa­da. año 2018. Otra vez. No se­ré yo el que se preo­cu­pe por el lu­gar que ocu­pen los des­po­jos del dic­ta­dor. No me im­por­ta lo más mí­ni­mo. No es asun­to mío. Por mi edad, nun­ca lo ha si­do. Lo que sí me preo­cu­pa y, 'fran­ca­men­te', me en­tris­te­ce, es la al­ga­ra­bía que ha pro­du­ci­do el Go­bierno al­re­de­dor de es­ta ex­hu­ma­ción; que, a mi jui­cio, no es más que una co­lo­sal cor­ti­na de hu­mo en la que ocul­tar­se mien­tras es­pe­ran que otros te­mas de­ser­ten pa­ra no en­fren­tar­los. Tan­tos años des­pués, tras mu­chos go­bier­nos y va­rias ma­yo­rías ab­so­lu­tas so­cia­lis­tas, Pe­dro Sán­chez y sus so­cios sa­len a ma­ni­fes­tar la ex­tre­ma ur­gen­cia de tras­la­dar los res­tos de Fran­co me­dian­te un ins­tru­men­to ju­rí­di­co inade­cua­do y en un mo­men­to tan in­cohe­ren­te co­mo la re­sa­ca de una mo­ción de cen­su­ra. ¿Es­to es lo que pre­ten­dían cen­su­rar? ¿La ur­gen­cia so­cial pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.