La no­ti­cia del ve­rano

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Firmas Magazine -

es­te pa­sa­do ve­rano nos re­ga­ló una de esas no­ti­cias que de­jan hue­lla. En ge­ne­ral hay su­ce­sos que tie­nen la for­tu­na de to­car la sen­si­bi­li­dad de los ciu­da­da­nos. Mar­ti­llea­dos por una cas­ca­da de in­for­ma­ción cons­tan­te, son ra­ras las no­ve­da­des que lle­gan pa­ra que­dar­se y no pa­ra ol­vi­dar­se ca­si de in­me­dia­to una vez con­su­mi­das. Así de te­rri­ble es la in­for­ma­ción hoy en día, un ob­je­to de con­su­mo más, que ha­ce su via­je por el apa­ra­to di­ges­ti­vo de la so­cie­dad. Pe­ro la no­ti­cia de la que ha­blo se­gu­ro que la re­cuer­dan. Unos via­je­ros bri­tá­ni­cos que fes­te­ja­ban la des­pe­di­da de sol­te­ro de uno de ellos, pa­ga­ron 90 eu­ros a un sin te­cho po­la­co en es­ta­do de em­bria­guez pa­ra que se de­ja­ra ta­tuar en la frente el nom­bre y la di­rec­ción de la fu­tu­ra es­po­sa. Es­ta­ban en Ma­llor­ca, así que lo lo­gra­ron. Pe­se a la in­dig­na­ción ge­ne­ral que pro­du­jo la no­ti­cia al día si­guien­te, no he­mos te­ni­do ma­yor in­for­ma­ción so­bre lo que su­ce­dió des­pués. No sa­be­mos si a la víc­ti­ma le han con­se­gui­do bo­rrar el ta­tua­je, si le han in­dem­ni­za­do, si los cul­pa­bles pa­ga­rán al­gún ti­po de mul­ta. Y más gra­ve aún, no sa­be­mos si la jo­ven se ca­só con su pre­ten­dien­te. Se me ocu­rren mil ra­zo­nes pa­ra la sa­bia de­ci­sión de can­ce­lar una bo­da, pe­ro es­te su­ce­so es una oca­sión per­fec­ta pa­ra man­dar­le a freír es­pá­rra­gos.

De he­cho, ha­bría que co­men­zar por el prin­ci­pio. Las des­pe­di­das de sol­te­ro y sol­te­ra son un fes­te­jo sin de­ma­sia­do sen­ti­do. Pa­ra em­pe­zar, veo a la gen­te tan fe­liz en ese fes­te­jo que se trans­pa­ren­ta, con cla­ri­dad, lo mu­chí­si­mo que te­men al ma­tri­mo­nio. Se pe­gan tal pa­so­te con ami­gas y ami­gos que lo que des­ve­lan es el pa­vor al fu­tu­ro, cuan­do ya vi­vien­do en pa­re­ja se vi­sua­li­zan con­de­na­dos a mi­rar la te­le los lu­nes por la no­che en el so­fá de ca­sa mien­tras sor­ben una so­pa de so­bre. Si tan ho­rri­ble es el ma­tri­mo­nio que me­re­ce fes­te­jar la des­pe­di­da de sol­te­ro con un des­ma­dre, lo me­jor se­ría su­pri­mir el ma­tri­mo­nio de sus vi­das. Pe­ro lle­ga­dos al pun­to en el que el amor y la fe­li­ci­dad no de­jan a una per­so­na ni tan si­quie­ra en­ten­der a sus ins­tin­tos, allá que va cre­cien­do la de­man­da de di­ver­sión pa­ra el día de la des­pe­di­da. Y cla­ro, pa­ra los tu­ris­tas de cu­tre pe­la­je, Es­pa­ña si­gue sien­do el me­jor des­tino del mun­do. No hay rin­cón en el mun­do don­de ha­ya al­cohol más ba­ra­to, vue­los tan fre­cuen­tes, im­pu­ni­dad fes­ti­va, bal­co­nes al­tos pa­ra sui­ci­dar­se en el pa­so­te, pro­me­sa de se­xo ti­ra­do de pre­cio y buen clima.

Aun­que mu­cha gen­te se in­dig­nó con los bri­tá­ni­cos, que en apa­rien­cia van a su­frir mu­cho el Bre­xit si fi­nal­men­te tie­nen que se­guir em­bo­rra­chán­do­se so­los en ca­sa y se les exi­ge el pa­sa­por­te pa­ra via­jar, el ma­yor cul­pa­ble de to­dos en es­ta anéc­do­ta es el pro­fe­sio­nal del ta­tua­je que se pres­tó a tan in­hu­ma­na ac­ción. Des­ve­la que en el de­seo por ga­nar di­ne­ro no hay lí­mi­tes pa­ra los an­fi­trio­nes de tan­to des­ce­re­bra­do. Qui­zá eso de­fi­ne a Es­pa­ña, una po­ten­cia mun­dial en es­to de abrir los bra­zos a cam­bio de cua­tro du­ros. El ta­tua­dor eje­cu­tó su en­gen­dro en la frente del bo­rra­cho sin te­cho y to­dos a ca­sa. Fue gra­cias a las re­des so­cia­les, ver­da­de­ro con­fe­sio­na­rio con­tem­po­rá­neo, cuan­do nos en­te­ra­mos de lo fe­li­ces que es­ta­ban los per­pe­tra­do­res del ac­to con su bro­ma­zo. Y en el sín­co­pe ha­bi­tual que su­fren nues­tras sen­si­bi­li­da­des, co­men­zó el ro­sa­rio de in­dig­na­cio­nes.

No me quie­ro ima­gi­nar lo que ha­bría pa­sa­do si los bri­tá­ni­cos de­ci­den lle­var a la víc­ti­ma a un sol­da­dor y pe­dir­le que le ani­lle las ma­nos a los pies o si le con­du­cen a un car­ni­ce­ro al que le pi­den que le cor­te las dos ore­jas. Me cues­ta en­ten­der que un pro­fe­sio­nal pue­da eje­cu­tar su la­bor, co­brar por ella, cuan­do es evi­den­te que per­pe­tra una mal­dad an­to­ló­gi­ca. Ade­más, sal­vo que nues­tra in­for­ma­ción ha­ya lle­ga­do in­com­ple­ta, el ta­tua­dor no es­ta­ba

Veo a la gen­te tan fe­liz en las des­pe­di­das de sol­te­ro y sol­te­ra que se trans­pa­ren­ta, con cla­ri­dad, lo mu­cho que te­men al ma­tri­mo­nio

bo­rra­cho ni tam­po­co es­ta­ba in­vi­ta­do a la bo­da. Así que hay que en­ten­der ese ta­tua­do co­mo una ex­pre­sión per­fec­ta de la ac­ti­tud es­pa­ño­la frente a es­tos des­ma­nes. Más o me­nos se des­cri­be así: «Oye, tú co­ge la pas­ta y no te me­tas don­de no te lla­man». La opor­tu­ni­dad de ne­go­cio nos va a des­truir. Se­gu­ro que en la vi­da hay al­gún di­ne­ro que uno de­be re­cha­zar. Por prin­ci­pios. www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.