Pau Are­nós

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Firmas - @PauA­re­nos

mul­ti­tud de oca­sio­nes. Be­ne­fi­cia­ria ella mis­ma de las con­fi­den­cias, se ha­bía apro­ve­cha­do de la in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra ce­rrar ven­ta­jo­sas transac­cio­nes. pu­tre­fac­ción de las re­ve­la­cio­nes. Reían y ja­lea­ban a los co­rrup­to­res co­mo si lo de­cla­ra­do fue­ra inocen­te y edi­fi­can­te, con­ver­sa­cio­nes per­fec­ta­men­te re­gis­tra­das con apa­ra­tos de pre­ci­sión si­tua­dos en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos.

El mi­nis­tro al que le gus­ta­ban las me­no­res y que te­nía pla­za fi­ja en un ho­tel de Tai­lan­dia la re­ci­bió en su des­pa­cho ofi­cial, al­go que in­co­mo­dó a la Se­ño­ra por­que pen­sa­ba que aquel asun­to me­re­cía la re­ser­va de un lu­gar en som­bras. La des­con­cer­tó la son­ri­sa del mi­nis­tro, más pro­pia del té con pas­tas y la char­la ba­nal que de las atro­ci­da­des en bur­de­les del sud­es­te asiá­ti­co. Cuan­do ella le exi­gió la per­se­cu­ción de un enemi­go a cam­bio de no des­ve­lar el au­dio, él pul­só en el mó­vil la te­cla de re­pro­duc­ción de la gra­ba­do­ra: la Se­ño­ra de­cía con voz

Lo ex­tra­or­di­na­rio de las gra­ba­cio­nes era el tono jo­co­so en el que trans­cu­rrían, sin que na­die se al­te­ra­ra con la in­de­cen­cia de las re­ve­la­cio­nes

muy cla­ra que ha­bía si­do aman­te de un pró­cer del Es­ta­do, es­cán­da­lo que aca­ba­ría con la ca­rre­ra del ma­cho, ca­tó­li­co de con­fe­sión –y pe­ca­do– dia­rio.

An­te la sor­pre­sa arrít­mi­ca de la mu­jer, con los ta­co­nes a pun­to de que­brar­se, el mi­nis­tro le des­ve­ló un se­cre­to a la rei­na de las in­tri­gas: ca­da in­vi­ta­do dis­po­nía de re­pro­duc­cio­nes similares, con­ju­ra­dos pa­ra pro­te­ger­se los unos de los otros. Con es­te sis­te­ma, las acu­sa­cio­nes se anu­la­ban, mi­les de au­dios que com­pro­me­tían y li­be­ra­ban a to­dos por igual. www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.