Se­gún Ro­ber­to Risch, es­ta ce­rá­mi­ca era "co­mo la va­ji­lla del do­min­go y los días es­pe­cia­les"

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Conocer Antropología -

las po­bla­cio­nes no se mez­cla­ron ne­ce­sa­ria­men­te du­ran­te el pro­ce­so de ex­pan­sión de es­tas va­si­jas.

En Eu­ro­pa cen­tral y orien­tal, sin em­bar­go, la po­bla­ción lo­cal pa­re­ce mez­clar­se con los yam­na­yas que lle­ga­ron a co­mien­zos de la Edad de Bron­ce de las es­te­pas eu­ro­asiá­ti­cas. Al mis­mo tiem­po, los aná­li­sis de ra­dio­car­bono si­túan las pie­zas co­no­ci­das más an­ti­guas en la ac­tual Por­tu­gal en torno al 2750: es el lla­ma­do 'es­ti­lo ma­rí­ti­mo o in­ter­na­cio­nal'. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que na­ció en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y se ex­ten­dió ha­cia el Es­te? ¿O fue al re­vés? No hay acuer­do en es­te sen­ti­do tam­po­co. Mu­chos de­fen­die­ron la Ibe­ria atlán­ti­ca co­mo su ori­gen. Otros lo re­la­cio­nan con la ce­rá­mi­ca cor­da­da em­plea­da en Eu­ro­pa cen­tral. U NA I NVI TACI ÓN A C E NAR

«El ter­cer mi­le­nio an­tes de nues­tra era es un mo­men­to de enor­mes cam­bios so­cia­les y don­de hay una in­ten­sa co­mu­ni­ca­ción en­tre dis­tin­tas po­bla­cio­nes. Si en al­gún mo­men­to de la Prehis­to­ria po­de­mos ver un pre­ce­den­te a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción ac­tual es en ese mi­le­nio», afir­ma Ro­ber­to Risch, pro­fe­sor de Prehis­to­ria de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na. Los res­tos de mar­fil ha­lla­dos en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, por ejem­plo, po­drían pro­ve­nir de la ac­tual Si­ria. Y el ám­bar en­con­tra­do en el ya­ci­mien­to de Los Mi­lla­res (Al­me­ría) pro­vie­ne de Si­ci­lia. En es­te con­tex­to, lo que se po­dría ha­ber 'ex­por­ta­do' con el cam­pa­ni­for­me es una pra­xis so­cial: «Al­gún ti­po de prác­ti­cas aso­cia­das a la bebida o a la co­mi­da. Es tam­bién un mo­men­to de au­men­to de­mo­grá­fi­co. Es po­si­ble que en es­te con­tex­to, en el que pue­den sur­gir con­flic­tos por los re­cur­sos, se ex­tien­da es­ta prác­ti­ca pa­ra cons­truir la­zos so­cia­les: co­mo si te es­tu­vie­ran in­vi­tan­do a una pae­lla o a un 'bo­te­llón' en va­so cam­pa­ni­for­me». Se han en­con­tra­do res­tos de be­bi­das al­cohó­li­cas en ce­rá­mi­cas cam­pa­ni­for­mes de dis­tin­tas re­gio­nes. Es­to po­dría ex­pli­car por qué apa­re­cen es­tas va­si­jas en con­tex­tos tan di­fe­ren­tes co­mo Por­tu­gal y Ale­ma­nia.

«Co­mo si fue­se una va­ji­lla de do­min­go, pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les», afir­ma. Y aña­de que a me­nu­do «la ar­queo­lo­gía ha pe­ca­do de un vi­cio: pen­sar que las po­bla­cio­nes pa­sa­das no es­ta­ban a la al­tu­ra». L AS T U MBAS DE PAR­LA

El ar­queó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid Ra­fael Ga­rri­do es uno de los ma­yo­res ex­per­tos en cam­pa­ni­for­me de Es­pa­ña. Aho­ra mis­mo se en­cuen­tra al fren­te de las ex­ca­va­cio­nes, jun­to con Raúl Flores, del ya­ci­mien­to de Hu­ma­ne­jos, en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Par­la. Allí se han en­con­tra­do res­tos de más de 160 in­di­vi­duos, en 100 tum­bas. Nue­ve de ellas con­tie­nen ele­men­tos cam­pa­ni­for­mes. Son más de 20 hec­tá­reas de res­tos ar­queo­ló­gi­cos de dis­tin­tas épo­cas que po­drían arro­jar mu­cha luz so­bre la Edad de Co­bre. Ga­rri­do lla­ma la aten­ción so­bre la acu­mu­la­ción de res­tos cam­pa­ni­for­mes en al­gu­nas tum­bas con­cre­tas: el 80 por cien­to de las ri­que­zas se con­cen­tra en nue­ve tum­bas.

«El cam­pa­ni­for­me se ex­tien­de en una épo­ca en la que es­tán sur­gien­do los lí­de­res, los je­fes, y se es­tá es­ta­ble­cien­do la es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial. Los ele­men­tos que com­po­nen el lla­ma­do 'kit cam­pa­ni­for­me' se­rían el em­ble­ma de su po­der». En la épo­ca ha­bía una mo­vi­li­dad de los in­di­vi­duos, de gru­pos, se pro­du­cían in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, acuer­dos ma­tri­mo­nia­les… «Y con ellos via­ja­ban la ideo­lo­gía, los ri­tua­les y tam­bién los mé­to­dos de ela­bo­ra­ción de es­te ti­po de ce­rá­mi­cas». NI ÑOS DE FA MI L I A NO­BLE

No usan ma­te­ria­les ca­ros, pe­ro sí una com­ple­ja es­truc­tu­ra de ador­nos que im­pli­ca unos co­no­ci­mien­tos com­ple­jos so­bre có­mo ela­bo­rar­los. Ade­más, en Hu­ma­ne­jos han en­con­tra­do dos en­te­rra­mien­tos in­fan­ti­les con ele­men­tos cam­pa­ni­for­mes. «Es­tán en­te­rra­dos con ajua­res mi­nia­tu­ri­za­dos. Se tra­ta de ni­ños de fa­mi­lia no­ble: es de­cir, que han he­re­da­do es­te es­ta­tus. Cuan­do hay herencia del po­der, quie­re de­cir que nos en­con­tra­mos an­te es­truc­tu­ras so­cia­les com­ple­jas –aña­de es­te in­ves­ti­ga­dor–. Lo que ve­mos en Hu­ma­ne­jos es el in­ten­to de per­pe­tuar sus di­nas­tías. Aun­que al fi­nal fra­ca­sa­ron: he­mos en­con­tra­do mu­chas tum­bas des­tro­za­das».

Son al­gu­nas res­pues­tas a unos in­te­rro­gan­tes que no se han di­si­pa­do del to­do. El mis­te­rio cam­pa­ni­for­me, su ori­gen y los se­cre­tos que sub­ya­cen a su rá­pi­da ex­pan­sión si­guen dan­do al­gún que­bra­de­ro de ca­be­za a los ex­per­tos. El ca­so es que es­ta ce­rá­mi­ca con su pe­cu­liar for­ma y ca­rac­te­rís­ti­cos ador­nos de­bió de gus­tar mu­cho a la po­bla­ción de la épo­ca pa­ra que se ex­ten­die­ra tan rá­pi­da­men­te por to­da Eu­ro­pa. Es, de al­gún mo­do, el pri­mer fe­nó­meno 'pop' de la His­to­ria (de la Prehis­to­ria).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.