Es­pal­da.

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Firmas Magazine - @PauA­re­nos

por el per­so­nal y por los en­fer­mos, en bus­ca del ha­la­go. Na­da te­nía que ver con el se­xo, sino con la com­pla­cen­cia. Si na­die le ala­ba­ba el nue­vo pei­na­do o una me­di­da en be­ne­fi­cio del co­lec­ti­vo, per­se­guía a ca­da em­plea­do pro­vo­can­do los co­men­ta­rios adu­la­do­res. Aco­sa­ba a los en­fer­me­ros cuan­do ig­no­ra­ban sus chis­tes o a los en­fer­mos si les des­ti­na­ba mi­nu­tos ex­pli­cán­do­les al de­ta­lle la do­len­cia y no re­ci­bía a cam­bio las pro­por­cio­na­bles ala­ban­zas y gra­ti­tu­des. Ese era el in­ter­cam­bio que bus­ca­ba: Deisy de­di­ca­ba tiem­po y es­fuer­zos a la gen­te y exi­gía ser co­rres­pon­di­da con li­son­jas. Te­nía dos co­sas cla­ras. Una: la pre­sión so­cial –la

Ago­ta­da por la es­cla­vi­tud de cau­ti­var, se amo­ti­nó y de­ci­dió ser la in­tré­pi­da que no te­mía ser des­agra­da­ble. Fue al hos­pi­tal con chán­dal, des­cui­dó su apa­rien­cia, di­jo a mé­di­cas y en­fer­me­ros qué opi­na­ba

To­do el com­por­ta­mien­to se con­cen­tra­ba en un tér­mino: quié­re­me, quié­re­me, quié­re­me

de ver­dad de ellos, de­jó de tra­tar a los en­fer­mos co­mo per­so­nas pa­ra con­si­de­rar­los ob­je­tos con­ta­bles. La odia­ron en­se­gui­da, fue des­pre­cia­da por su equi­po, ori­lla­da por los ami­gos y las ami­gas, evi­ta­da por la pa­re­ja. A par­tir de en­ton­ces, sin­tió el odio y el des­pre­cio, el si­len­cio y los en­fa­dos. Sin em­bar­go, na­da ha­bía cam­bia­do en la opi­nión que los otros te­nían de Daisy. La di­fe­ren­cia era que aho­ra le ex­pre­sa­ban a la ca­ra lo que an­tes pen­sa­ban a su es­pal­da. www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.