UNO DE CA­DA OCHO ADO­LES­CEN­TES SU­FRE UN TRAS­TORNO MEN­TAL. HAS­TA HA­CE PO­CO SE NE­GA­BA QUE SU­FRIE­RAN ES­TE TI­PO DE PRO­BLE­MAS O SE MI­NI­MI­ZA­BA SU IM­POR­TAN­CIA

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Magazine En Portada -

En es­te sen­ti­do, el psi­quia­tra Josep Matali cuen­ta que, en 2007, cuan­do abrió la Uni­dad de Con­duc­tas Adic­ti­vas del Ado­les­cen­te en el Hospital Sant Joan de Déu, en Bar­ce­lo­na, tra­ta­ba bá­si­ca­men­te pro­ble­mas con el can­na­bis. Pe­ro, des­de ha­ce 8 años, la de­man­da de pa­dres que lle­van a sus hi­jos en­gan­cha­dos a or­de­na­do­res, ta­ble­tas, mó­vi­les y, so­bre to­do, jue­gos on-li­ne mul­ti­ju­ga­do­res no ha de­ja­do de cre­cer. Además, la edad me­dia de sus pa­cien­tes, que era de 14 y 15 años, ha ba­ja­do a los 12 y 13. «El so­bre­uso de nue­vas tec­no­lo­gías –ex­pli­ca– es nor­mal­men­te una res­pues­ta de afron­ta­mien­to, es de­cir: con el jue­go me ol­vi­do de mis pro­ble­mas».

El psi­quia­tra del Sant Joan de Déu se­ña­la el au­men­to de otro pro­ble­ma: ado­les­cen­tes de 14 a 16 años que pa­san has­ta ocho me­ses en­ce­rra­dos en sus ha­bi­ta­cio­nes con sus or­de­na­do­res y con­so­las. Van un día al co­le­gio y pa­san otros cua­tro en ca­sa; dos días al co­le, una se­ma­na en ca­sa; dos se­ma­nas en ca­sa, un día al co­le. Y el fin de se­ma­na, tam­bién en ca­sa. «Es­tos chi­cos es­tán de­mos­tran­do que pa­san co­sas muy im­por­tan­tes, pe­ro sus pa­dres tar­dan en pe­dir ayu­da –re­ve­la Matali–. Los tras­tor­nos de con­duc­ta lle­gan mu­cho an­tes a nues­tra uni­dad que tras­tor­nos in­terio­ri­za­dos co­mo cua­dros de­pre­si­vos o pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma. ¿Por qué? Por­que en­ce­rra­dos en su ha­bi­ta­ción no mo­les­tan. Pe­ro cuan­to más tar­dan en bus­car­nos, más com­pli­ca­do es des­ac­ti­var to­do ese fo­llón».

Pe­ro es­tos com­por­ta­mien­tos no sue­len lle­gar de ma­ne­ra abrup­ta. «Es un pro­ce­so len­to e in­si­dio­so. El ni­ño va te­nien­do di­fi­cul­tad, so­bre to­do en la es­fe­ra in­ter­per­so­nal, has­ta que Sea cual sea el ori­gen del su­fri­mien­to que lle­va a la re­clu­sión, esta se in­ten­si­fi­ca con el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías, aun­que nor­mal­men­te no sean el ori­gen del pro­ble­ma. No hay que per­mi­tir, por ejem­plo, que los hi­jos jue­guen a la con­so­la sin ha­ber he­cho los de­be­res o que pre­fie­ran los vi­deo­jue­gos a sa­lir a la ca­lle. Tam­po­co es nor­mal que pa­sen de la con­so­la al mó­vil y se ti­ren un ra­to lar­go en What­sApp y otro tan­to en You­Tu­be. Ni que co­man a to­da pri­sa pa­ra vol­ver a ju­gar o ce­nen an­te el or­de­na­dor ni que se que­den has­ta las tan­tas en los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y al día si­guien­te es­tén can­sa­dos, pe­re­zo­sos e in­clu­so con ja­que­ca.

Y, por cier­to, cuan­do la co­sa ya ha lle­ga­do al ex­tre­mo de la re­clu­sión, qui­tar el or­de­na­dor por las bra­vas no so­lu­cio­na la cues­tión. «Hay pa­dres muy preo­cu­pa­dos –re­ve­la Matali– que ad­mi­ten que siem­pre les han de­ja­do usar es­tos apa­ra­tos a su vo­lun­tad, sin de­cir­les có­mo de­ben usar­los ni po­ner­les me­di­das de con­trol».

Los víncu­los fa­mi­lia­res son cru­cia­les. «Los pa­dres de­ben ha­llar un equi­li­brio en­tre no so­bre­pro­te­ger­los y no des­cui­dar­los –ex­po­ne el psi­quia­tra–. En la ado­les­cen­cia hay que se­guir edu­can­do, y edu­car sig­ni­fi­ca tam­bién po­ner lí­mi­tes; sa­ber ges­tio­nar y en­ten­der el mun­do ac­tual de los jó­ve­nes, que es com­ple­jo. Por­que, al igual que ser ado­les­cen­te es más es­tre­san­te que an­tes, ser pa­dres tam­bién es aho­ra más com­pli­ca­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.