Nues­tra pe­re­za men­tal

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Firmas - Por

ten­go un ami­go que di­ce que la gran en­fer­me­dad de nues­tro tiem­po es la pe­re­za men­tal. Su­pon­go que no ha­ce falta ex­pli­car­lo, pe­ro la pe­re­za men­tal es exac­ta­men­te la falta de cues­tio­na­mien­to de nues­tros ac­tos. Ac­tua­mos y ten­de­mos a pen­sar que to­do se de­be a un au­to­ma­tis­mo don­de la in­te­li­gen­cia tie­ne el mis­mo pe­so que el ins­tin­to. Y no sue­le ser así. Por lo ge­ne­ral, nos de­ja­mos lle­var por aque­llo que nos re­sul­ta más sen­ci­llo. Si pe­re­zo­sa es la per­so­na que tien­de al mí­ni­mo es­fuer­zo, con­ven­ga­mos en que pe­re­zo­so men­tal se­ría quien po­ne en sus ac­tos el me­nor es­fuer­zo ce­re­bral po­si­ble. ¿Es acaso un im­bé­cil el pe­re­zo­so men­tal? No, pues­to que po­see las ca­pa­ci­da­des, se­ría me­jor de­cir de él que es un va­go. A dia­rio, no­so­tros mis­mos po­de­mos atra­par­nos en si­tua­cio­nes don­de la pe­re­za nos ven­ce. No es na­da ra­ro y ca­da vez me en­cuen­tro más gen­te que di­ce que le gus­ta mi­rar el fút­bol por la te­le por­que así se re­la­ja y no pien­sa en na­da. Cuan­do le re­co­mien­das a cier­tos ami­gos una pe­lí­cu­la que sue­na a com­ple­ja y al­go 'malrro­lle­ra', no es ra­ro que te con­tes­te: «mi­ra, chi­co, yo al ci­ne voy a pa­sár­me­lo bien, que ya bas­tan­te mal lo pa­so en la vi­da».

Aho­ra es ha­bi­tual que me en­cuen­tre a lec­to­res que, des­pués de de­cla­rar­te la ad­mi­ra­ción, te re­co­no­cen que ya no leen el pe­rió­di­co. ¿Por qué? Por­que es­tán har­tos de ma­las no­ti­cias, es­tán sa­tu­ra­dos de in­for­ma­ción, es­tán fa­ti­ga­dos de man­te­ner­se al día. Lo me­jor de las re­des so­cia­les es que pro­vo­can una sen­sa­ción de es­tar in­for­ma­do, pe­ro sin es­tar­lo. Te re­la­jan por­que, al mis­mo tiem­po que te man­tie­nen al co­rrien­te de cual­quier no­ti­ción que es­ta­lla en la reali­dad, te pre­ser­van re­la­ja­do con las bo­be­rías co­ti­dia­nas que me­nos te obli­gan a pen­sar. Cuan­do íba­mos al co­le­gio de ni­ños, ten­día­mos a la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo: el reto era apro­bar ha­cien­do lo me­nos po­si­ble, co­mo si fue­ra una ra­ra dis­ci­pli­na olím­pi­ca con­sis­ten­te en, sin ape­nas en­tre­nar, ha­cer un buen pa­pel en las fi­na­les. No es gra­ve, el ser hu­mano tie­ne de­re­cho a ha­cer­le un cor­te de man­gas a las prio­ri­da­des, so­lo fal­ta­ría. Es pre­ci­sa­men­te ese es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo con el que he­mos man­cha­do to­das las ac­ti­vi­da­des lo que más nos in­vi­ta a de­sen­ten­der­nos de ca­si to­do y ti­rar por un ca­mino pro­pio, ajeno a las com­pe­ti­cio­nes.

Pe­ro el pe­li­gro de la pe­re­za men­tal es que in­va­da to­dos aque­llos sec­to­res que con­si­de­ra­mos la sal­va­guar­da de nues­tra exis­ten­cia. Ima­gi­ne­mos que al ir al mé­di­co nos en­con­trá­ra­mos a un doc­tor que no tu­vie­ra nin­gún in­te­rés en ana­li­zar nues­tro mal, en es­tu­diar­lo ni en ob­te­ner un diag­nós­ti­co pre­ci­so. Pues de la mis­ma ma­ne­ra uno se aso­ma a cier­tos edi­fi­cios y per­ci­be que de­trás no hay un ar­qui­tec­to preo­cu­pa­do o se arro­ja a al­gu­na lec­tu­ra y tar­da un se­gun­do en dar­se cuen­ta de que al man­do del te­cla­do hay un ca­ra­du­ra. Y así la cuen­ta se va ha­cien­do can­si­na. Ha­ce po­co veía un pro­gra­ma de te­le­vi­sión don­de se pre­sen­ta­ba una pe­lí­cu­la so­bre los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis. El pre­sen­ta­dor y el ac­tor, en lu­gar de de­di­car el ra­to a co­men­tar la esen­cia del tra­ba­jo, se ex­ten­die­ron lar­go ra­to so­bre las po­si­bi­li­da­des de adel­ga­zar se­gún se con­su­mie­ra más fru­ta o me­nos. De pron­to, tu­ve la sen­sa­ción de que nin­guno de ellos ha­cía el es­fuer­zo por en­ten­der que ha­blar de los pri­sio­ne­ros de los cam­pos y de die­tas pa­ra adel­ga­zar con­de­na­ba a las víc­ti­mas a una na­de­ría. Fue un ac­ci­den­te, no ha­bía ma­la in­ten­ción, tan so­lo pe­re­za men­tal.

Unos días des­pués es­cu­cha­ba por azar en la ra­dio un pro­gra­ma que re­cor­da­ba las pa­sa­das gue­rras de los Bal­ca­nes. Era un buen pro­gra­ma, es­for­za­do e interesante, pe­ro de tan­to en tan­to se in­te­rrum­pía el re­la­to pa­ra ja­lo­nar­lo con una can­ción. En ca­da oca­sión, el te­ma mu­si­cal era una lán­gui­da can­ción nor­te­ame­ri­ca­na.

Aho­ra es ha­bi­tual que me en­cuen­tre a lec­to­res que, des­pués de de­cla­rar­te la ad­mi­ra­ción, te re­co­no­cen que ya no leen el pe­rió­di­co. ¿Por qué?

Y uno se pregunta si no se­ría más her­mo­so ade­re­zar ese in­for­ma­ti­vo bal­cá­ni­co con la es­tu­pen­da mú­si­ca que tie­ne esa re­gión, lle­na de bue­nos com­po­si­to­res, in­tér­pre­tes, con­jun­tos, no so­lo ac­tua­les, sino tam­bién im­pe­re­ce­de­ros. De nue­vo, la pe­re­za men­tal op­ta­ba por el ca­mino fá­cil. Y ahí se­gui­mos, due­ños del fo­co, pe­ro di­ri­gien­do el fo­co a don­de me­nos ne­ce­sa­rio es. Em­pe­ña­dos en mos­trar lo más fo­fo e inane de la so­cie­dad, sin an­dar en bus­ca de lo que nos ha­ga un po­qui­tín me­jo­res. So­lo por pe­re­za. www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.