La vi­si­ta al gi­ne­có­lo­go.

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Correo - E . P. S. CO­RREO ELEC­TRÓ­NI­CO

Los tes­ti­mo­nios que leí en XLSemanal im­pre­sio­nan. Pe­ro no son los úni­cos. Ha­ce tiem­po me de­tec­ta­ron una ta­sa al­ta de PSA y otra muy ba­ja de PSA re­la­ti­vo. Le co­men­to al uró­lo­go lo de la ci­fra ba­ja y me res­pon­de bru­tal­men­te que cuan­to más cer­ca de ce­ro es­té esa ci­fra, más al­ta es la po­si­bi­li­dad de un cán­cer de prós­ta­ta. Sin dar­me tiem­po a asi­mi­lar la no­ti­cia, me di­ce que hay que ha­cer un tac­to rec­tal pa­ra con­fir­mar­lo, y me lle­va a una sa­la ane­xa. Una puer­ta que da al pa­si­llo es­tá en­tre­abier­ta. Co­mien­za la ex­plo­ra­ción y sien­to que bus­ca la prós­ta­ta en mi in­te­rior de for­ma bru­tal. En vez de mi­rar a otro la­do, me mi­ra fi­ja­men­te a no más de diez cen­tí­me­tros de mi ca­ra. Cuan­do ter­mi­na, me di­ce que hay que ha­cer una biop­sia. Pregunto si se apo­ya­rá en al­gu­na má­qui­na pa­ra más pre­ci­sión y ca­si se ríe. Bus­qué una se­gun­da opinión con un emi­nen­te pro­fe­sor en Fran­cia. Re­pi­tió las prue­bas, con res­pe­to ab­so­lu­to a mi in­ti­mi­dad. Me ope­ra­ron en Bur­deos, con ayu­da del ro­bot Da Vin­ci, y no me ha que­da­do nin­gu­na ci­ca­triz. La úni­ca, el des­agra­da­ble re­cuer­do del tra­to re­ci­bi­do por el mé­di­co de la (in)Se­gu­ri­dad Social.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.