Aten­ción: im­pos­tor a la vis­ta

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Firmas - Por David True­ba

re­co­noz­co que, de en­tre to­dos los cri­mi­na­les tan a la mo­da en nues­tros días, qui­zá son los im­pos­to­res los úni­cos que me me­re­cen el ges­to de de­di­car­les un se­gun­do de aten­ción. Fren­te a los nar­co­tra­fi­can­tes y ma­fio­sos, que me resultan un has­tío com­ple­to, y los ase­si­nos in­do­len­tes, que son el col­mo de la inani­dad na­rra­ti­va, el im­pos­tor es al­guien que co­lo­ca la psi­co­lo­gía en un lu­gar in­te­re­san­te. Cuan­do ha­ce po­co fue­ron juz­ga­dos los pa­dres de la ni­ña Na­dia por ha­ber men­ti­do a to­do el país so­bre la en­fer­me­dad fal­sa de su hi­ja pa­ra re­cau­dar di­ne­ro y pa­gar­se sus mo­vi­das, uno no po­día evi­tar mi­rar­los co­mo los re­pre­sen­tan­tes na­tu­ra­les de una épo­ca don­de rei­na la im­pos­tu­ra. Al fin y al ca­bo, esos dos pa­dres lo que hi­cie­ron fue es­pe­cu­lar con la en­ga­ñi­fa co­lec­ti­va, esa que ha de­ci­di­do fun­dar su cos­mé­ti­ca de bon­dad so­bre los be­ne­fi­cios de la ca­ri­dad en lu­gar de so­bre la per­se­cu­ción de la justicia. En las re­des so­cia­les to­do es men­ti­ra: los de­sa­yu­nos, las es­ce­nas de amor, los atar­de­ce­res, los elo­gios, el éxi­to, la bon­dad. Por­que to­do lo que se ex­hi­be es in­me­dia­ta­men­te per­ver­ti­do en su ma­ni­pu­la­ción. Así que uno so­lo pue­de pre­sen­tar en las re­des lo que es fic­ción pu­ra. Es nor­mal pues que, en ese es­ta­do de co­sas, unos pa­dres in­ven­ten una en­fer­me­dad a su hi­ja pa­ra sa­car di­ne­ro, so­li­da­ri­dad, apro­ve­char­se, una vez más, del ven­ta­jo­so vic­ti­mis­mo.

Ha­ce unas se­ma­nas se de­tu­vo a al­guien a quien los me­dios, con ca­chon­da iro­nía, de­no­mi­na­ban

'el rey del ca­cho­po'. No sé si el ape­la­ti­vo ser­vi­rá de pro­mo­ción al pro­duc­to cu­li­na­rio o lo en­te­rra­rá de­fi­ni­ti­va­men­te. Eso ya lo ve­re­mos. Lo in­te­re­san­te es que en el mis­mo ins­tan­te en que los me­dios die­ron cuen­ta de la apa­ri­ción del ca­dá­ver de su úl­ti­ma pa­re­ja des­mem­bra­do, una per­so­na en el país de ori­gen de ella, Hon­du­ras, arran­có una co­lec­ta pa­ra re­pa­triar el cuer­po. En reali­dad la es­ta­fa­do­ra no per­te­ne­cía a la fa­mi­lia y so­lo que­ría lu­crar­se de dos ele­men­tos muy su­cu­len­tos: el do­lor y la pa­tria. Es muy in­te­re­san­te ver ese me­ca­nis­mo in­me­dia­to de im­pos­tu­ra po­ner­se en fun­cio­na­mien­to. Ya de sa­li­da, la bio­gra­fía del de­lin­cuen­te es­pa­ñol era un ejer­ci­cio de men­ti­ra en­ca­de­na­da. De en­tre to­das las fal­se­da­des, la ver­tien­te más in­te­re­san­te es el pa­so por la po­lí­ti­ca. Co­mo buen im­pos­tor bus­có afi­liar­se a los dos ele­men­tos que dan más ré­di­tos en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. La xe­no­fo­bia, que en reali­dad no con­sis­te en otra co­sa que de­cir a los de aquí que son me­jo­res que los de allí, pa­ra in­ten­tar sa­car­les el di­ne­ro y la con­fian­za. Con esa me­ma es­tra­te­gia se car­ga de vo­tos la mo­chi­la. Los vo­tos, cuan­do no van a fun­da­men­tar una gestión sino una emo­ción, son tan so­lo un che­que en blan­co pa­ra pe­gar­se la vi­da pa­dre.

Pe­ro la se­gun­da op­ción po­lí­ti­ca del per­so­na­je fue aún más es­cla­re­ce­do­ra. Fun­dó una agru­pa­ción po­lí­ti­ca pa­ra per­se­guir la co­rrup­ción. No es­tán le­ja­nas las re­ve­la­cio­nes de chan­ta­je tras un sin­di­ca­to que de­cía te­ner las ma­nos lim­pias. Son re­pe­ti­dos los epi­so­dios en los que los gran­des in­qui­si­do­res de la co­rrup­ción eran en reali­dad los más co­rrup­tos de to­dos. Es­te me­ca­nis­mo de des­pis­te fun­cio­na des­de la Edad Me­dia con el mis­mo éxi­to. Po­ner­se de­lan­te la más­ca­ra opues­ta a la ca­ra que llevas por den­tro. La ma­yo­ría de los mo­vi­mien­tos políticos cu­ya úni­ca ini­cia­ti­va social es la per­se­cu­ción del de­li­to, la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, se des­cu­brie­ron idén­ti­cos a esas li­gas de la de­cen­cia que en Es­ta­dos Uni­dos per­se­guían el al­cohol y las ma­las cos­tum­bres y es­ta­ban li­de­ra­das por vi­cio­sos cri­mi­na­les. Las re­li­gio­nes sa­ben mu­cho de es­to, por­que han si­do en mu­chas oca­sio­nes, la trin­che­ra ma­ra­vi­llo­sa pa­ra que au­tén­ti­cos de­lin­cuen­tes ha­gan su ne­go­cio de te­le­pre­di­ca­ción.

Y así la lis­ta de im­pos­tu­ras es inaca­ba­ble. Ten­dre­mos la se­ma­na que vie­ne nue­vos ca­sos y es­tu­dia­re­mos los an­te­rio­res con la fas­ci­na­ción que se me­re­cen. Co­mo pa­sa con otros pro­ble­mas so­cia­les, lo úni­co que

Son re­pe­ti­dos los epi­so­dios en los que los gran­des in­qui­si­do­res de la co­rrup­ción eran en reali­dad los más co­rrup­tos de to­dos

po­de­mos me­jo­rar es la ob­ser­va­ción y la pre­ven­ción, por­que ja­más en­con­tra­re­mos solución. La úni­ca ven­ta­ja que po­de­mos sa­car de to­dos es­tos epi­so­dios re­pe­ti­dos es la de con­ven­cer­nos, an­tes de caer en la in­ge­nui­dad que nos ca­rac­te­ri­za, de las ven­ta­jas que re­pre­sen­ta pen­sar un ins­tan­te fren­te a los após­to­les de la hon­ra­dez. Va­lo­rar si no se apro­ve­chan de la más­ca­ra pa­ra per­pe­trar sus des­ho­nes­ti­da­des. No se tra­ta de ser des­con­fia­dos, sino de di­ver­tir­se con ese es­pec­tácu­lo de la men­ti­ra di­fun­di­da a to­da ho­ra en el que an­da­mos vi­vien­do. www.xlsemanal.com/fir­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.