Pier­de el ciu­da­dano

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - Magazine Cartas - ÁN­GEL S ANTAMARÍA C AS­TRO. BIL­BAO

Tras leer que ex­per­tos ju­ris­tas pi­den cam­bios a fon­do en la Jus­ti­cia pa­ra la­var su ima­gen, es­cri­bo pa­ra co­men­tar que du­ran­te 42 años he si­do fun­cio­na­rio ju­di­cial y tra­té con más de trein­ta ma­gis­tra­dos (en es­pe­cial, en los años del te­rro­ris­mo eta­rra). Pue­do ase­gu­rar que to­dos po­nían, po­nía­mos, in­te­rés en que la Jus­ti­cia fun­cio­na­ra apli­can­do las le­yes, pe­se a la fal­ta de me­dios, ya que los go­bier­nos, pri­me­ro en la épo­ca fran­quis­ta y lue­go en la de­mo­cra­cia, no eran muy da­dos a fa­ci­li­tar­los. Ello ha­cía que tal Jus­ti­cia no fue­ra la re­que­ri­da, en par­te in­jus­ta por su len­ti­tud y po­ca efi­ca­cia, lo que hoy si­gue igual, sean los go­ber­nan­tes de de­re­chas, iz­quier­das o po­pu­lis­tas. No ol­vi­de­mos que los po­lí­ti­cos, ade­más de le­gis­lar, de­sig­nan car­gos. De fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te la Jus­ti­cia, al­gu­nos de es­tos di­ri­gen­tes y otras per­so­nas po­de­ro­sas po­drían ver­se en­cau­sa­dos en pro­ce­di­mien­tos ci­vi­les y pe­na­les por sus ac­tua­cio­nes irre­gu­la­res. Que­da cla­ro que es­ta si­tua­ción no es nueva y se ha ve­ni­do de­nun­cian­do al tiem­po que se de­man­da­ba un cam­bio que no lle­ga. Y co­mo siem­pre el ciu­da­dano, gran des­co­no­ce­dor de qué se cue­ce, es quien si­gue per­dien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.