Po­de­mos, la en­cru­ci­ja­da

La for­ma­ción mo­ra­da tie­ne que ele­gir en­tre de­jar pa­sar las cuen­tas del PSOE o tum­bar­las y dar­le un triun­fo sim­bó­li­co al PP

El Periódico Extremadura - - OPINIÓN - ANTONIO Cid de Ri­ve­ra

Po­de­mos tie­ne un di­le­ma en Ex­tre­ma­du­ra. El go­bierno de Va­ra no ha acep­ta­do su pro­pues­ta de po­ner en mar­cha un plan de em­pleo con 15.000 pues­tos de tra­ba­jo va­lo­ra­do en 170 mi­llo­nes de eu­ros y, por tan­to, no ha que­ri­do pac­tar los pre­su­pues­tos del 2019 co­mo sí hi­zo en 2018. Los so­cia­lis­tas, en con­se­cuen­cia, han ac­tua­do en so­li­ta­rio y han pre­sen­ta­do las cuen­tas en el Par­la­men­to sin ne­go­ciar. Sin em­bar­go, con 30 dipu­tados en su gru­po no tie­nen ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra sa­car­los ade­lan­te. Ne­ce­si­tan que los mo­ra­dos, con 6 dipu­tados, al me­nos se abs­ten­gan. No en vano, el PP, con 27 dipu­tados, ya ha di­cho que va a pre­sen­tar una en­mien­da a la to­ta­li­dad y que da­rá un no ro­tun­do a las cuen­tas pre­su­pues­ta­rias. En re­su­men, que una ne­ga­ti­va de Po­de­mos lle­va­ría im­plí­ci­ta su ali­nea­ción con los po­pu­la­res y el de­rri­bo de los pre­su­pues­tos y un sí o una abs­ten­ción que sa­lie­ran ade­lan­te a pe­sar de no ha­ber­las que­ri­do pac­tar con el PSOE.

Que­dan al mar­gen el úni­co es­ca­ño que tie­ne Ciu­da­da­nos y el no adscrito de Juan Antonio Morales, aho­ra en Vox, pe­ro los mis­mos no su­man ma­yo­rías ni en uno ni en otro sen­ti­do y su de­ci­sión es so­lo sim­bó­li­ca.

Po­de­mos se con­vier­te sin que­rer­lo en pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to del mo­men­to. Por ello, de­be ju­gar bien sus car­tas si no quie­re sa­lir es­cal­da­do. Hay que te­ner en cuen­ta que el ca­len­da­rio fi­ja­do en el Par­la­men­to re­gio­nal, con de­ba­te de en­mien­das a la to­ta­li­dad pri­me­ro y de en­mien­das par­cia­les des­pués, ha­ce que la vo­ta­ción de los pre­su­pues­tos se alar­gue has­ta el 15 de ene­ro, justo cuan­do res­tan ape­nas cua­tro me­ses pa­ra que arran­que la cam­pa­ña elec­to­ral. Las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas son el 26 de ma­yo y el tran­ce de Po­de­mos a es­tas al­tu­ras de la pe­lí­cu­la re­sul­ta de difícil di­ges­tión. No quie­ren pa­re­cer el bas­tón del PSOE, pe­ro tam­po­co dar­le alas al PP. Las pa­la­bras de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Álvaro Jaén, de es­te se­ma­na son cla­ri­vi­den­tes. Por un la­do, ha acu­sa­do al PSOE de so­ber­bio y de que ac­túa co­mo si tu­vie­ra ma­yo­ría ab­so­lu­ta, pe­ro por otro ha sen­ten­cia­do que «en nin­gún ca­so le va a ha­cer el jue­go a quie­nes tie­nen co­mo úni­co ob­je­ti­vo po­lí­ti­co apli­car re­cor­tes en don­de go­bier­nan».

HAY QUE RE­CO­NO­CER

que la ex­pe­rien­cia es un gra­do y que la for­ma­ción mo­ra­da ha ga­na­do pe­so po­lí­ti­co. No en vano, ca­be re­cor­dar có­mo en 2015, el pri­mer año de le­gis­la­tu­ra, ejer­cía una con­tun­den­te opo­si­ción por la iz­quier­da al PSOE, y el PP le hi­zo la ju­ga­da de la cabra apo­yan­do la en­mien­da a la to­ta­li­dad que ellos pre­sen­ta­ron a los pri­me­ros pre­su­pues­tos de Va­ra. No es que Mo­na­go es- tu­vie­ra de acuer­do con la mis­ma, es­ta­ba más bien en las an­tí­po­das pues no co­mul­ga­ba con nin­guno de sus pre­cep­tos, pe­ro su­po­nía tum­bar­le las cuen­tas a los so­cia­lis­tas co­mo así fue. Lo peor vino des­pués cuan­do el PSOE, pa­ra sa­lir del em­bro­llo, pac­tó los pre­su­pues­tos con el PP y de­jó a Po­de­mos fue­ra del ta­ble­ro de jue­go con la ex­cu­sa de que elu­día el pac­to con los par­ti­dos de iz­quier­da y obli­ga­ba a los so­cia­lis­tas a bus­car apo­yos en la de­re­cha. Po­de­mos no se que­dó quie­to, di­jo que PSOE y PP eran la mis­ma co­sa y se eri­gió en úni­ca opo­si­ción to­do el año, pe­ro los so­cia­lis­tas vol­vie­ron a pac­tar con los po­pu­la­res un se­gun­do ejer­ci­cio, el de 2016, has­ta que fi­nal­men­te en 2017 fue Po­de­mos quien lla­mó a la puer­ta del PSOE y se al­can­zó un acuer­do pre­su­pues­ta­rio ‘de iz­quier­das’ de­jan­do es­ta vez al PP fue­ra de la par­ti­da.

En es­ta oca­sión Po­de­mos no ha pre­sen­ta­do en­mien­da de to­ta­li­dad no sea que se la vo­te el PP y tum­be nue­va­men­te las cuen­tas y ha op­ta­do por en­men­dar­las par­cial­men­te du­ran­te su tra­mi­ta­ción. Ha de­ter­mi­na­do a me­ses de las elec­cio­nes quién es su enemi­go, el PP, y quién es su con­trin­can­te, el PSOE; to­do ello tam­bién sien­do cons­cien­tes del dul­ce mo­men­to que vi­ven am­bas for­ma­cio­nes a ni­vel na­cio­nal tras la mo­ción de cen­su­ra de Sán­chez a Ra­joy ava­la­da por Igle­sias.

Se su­po­ne que el PSOE no se­rá tan tor­pe en el Par­la­men­to y le da­rá pro­ta­go­nis­mo a Po­de­mos pa­ra ob­te­ner al­gún que otro ré­di­to que pue­da pre­sen­tar a su elec­to­ra­do. Sa­be lo difícil que es di­ge­rir un tran­ce así te­nien­do que ele­gir en­tre lo ma­lo y lo peor. Pe­ro co­mo, de mo­men­to, no se tra­ta de ir pre­pa­ran­do el ca­mino de fu­tu­ras alian­zas post-elec­to­ra­les sino de lu­char por cap­tar vo­tos den­tro del mis­mo ca­la­de­ro de iz­quier­das, ha­brá pugna y pe­lea; y tam­bién di­si­mu­lo. To­do sea por las ur­nas del año que vie­ne, que lue­go el re­sul­ta­do ya de­ter­mi­na­rá cuál es el ca­mino fi­nal.

«Se su­po­ne que el PSOE no se­rá tan tor­pe en el Par­la­men­to y le da­rá pro­ta­go­nis­mo a los mo­ra­dos pa­ra ob­te­ner al­gún que otro ré­di­to» «Po­de­mos ha de­ter­mi­na­do a me­ses de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas quién es su enemi­go, el PP, y quién es su con­trin­can­te, el PSOE»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.