Cá­ce­res se mue­re o es­tá muer­to

El Periódico Extremadura - - CÁCERES - ANTONIO Sán­chez Bue­na­di­cha

Los op­ti­mis­tas gri­tan: «Cá­ce­res se mue­re». Los pe­si­mis­tas se la­men­tan: «Cá­ce­res es­tá muer­ta» Yo, que no per­te­nez­co a nin­guno de esos co­lec­ti­vos, so­la­men­te me atre­vo a pre­gun­tar­me: «¿No la es­ta­re­mos ma­tan­do no­so­tros?» El diag­nós­ti­co de las cau­sas que nos han con­du­ci­do a es­ta si­tua­ción es­tá he­cho ha­ce si­glos: Con­for­mis­mo, es­ca­sa reivin­di­ca­ción, po­co es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial, re­sig­na­ción... Sin em­bar­go has­ta el día de hoy na­die ha pro­pues­to una te­ra­pia que aca­be con esos males. Pa­re­ce des­ca­be­lla­do acu­sar a los ge­nes de nues­tra idio­sin­cra­sia, más aún cuan­do de to­dos es co­no­ci­do que mu­chos ca­ce­re­ños triunfan en dis­tin­tos cam­pos aquí y fue­ra de aquí, así co­mo que tam­bién en­tre no­so­tros hay em­pren­de­do­res, in­con­for­mis­tas, crí­ti­cos y has­ta re­vo­lu­cio­na­rios.

Tam­po­co se­ría acer­ta­do ase­gu­rar que al­guien ha he­cho una se­lec­ción en­tre los hu­ma­nos y ha reuni­do en es­ta ciu­dad a quie­nes tie­nen esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Bo­chor­no­so re­sul­ta­ría pen­sar en un con­tu­ber­nio mun­dial in­tere­sa­do en man­te­ner­nos en la mar­gi­na­ción. Así pues no que­da más re­me­dio que acu­dir a cau­sas so­cia­les. Es nues­tra so­cie­dad, so­mos no­so­tros los que cul­ti­va­mos esas tendencias des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les y nos co­rres­pon­de a no­so­tros erra­di­car­las. Sa­bi­do es que las cau­sas so­cia­les so­la­men­te se com­ba­ten con la edu­ca­ción. Los edu­ca­do­res tie­nen en su mano des­per­tar el es­pí­ri­tu crí­ti­co cons­truc­ti­vo fren­te al con­for­mis­mo y la com­pla­cen­cia, la exi­gen­cia fren­te a la re­sig­na­ción, el em­pren­di­mien­to fren­te a la ru­ti­na, el tra­ba­jo fren­te a la co­mo­di­dad, la cien­cia an­tes que la far­fo­lla. Eso sí, de­ben te­ner pre­sen­te que ha­brán de edu­car con­tra al­gu­nas fa­mi­lias y con­tra gran par­te de la so­cie­dad y que han de su­pe­rar mu­chas afren­tas. Pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción es ne­ce­sa­rio co­no­ci­mien­to y es­fuer­zo. No po­de­mos con­for­mar­nos con for­mar me­dia­nías pues es­tá muy cla­ro que así no pro­gre­sa­mos. Ne­ce­si­ta­mos a los me­jo­res y los me­jo­res son los más sa­bios y los más tra­ba­ja­do­res. Si en cual­quier si­tio es pre­ci­so es­tu­diar dos ho­ras al día aquí ha­brá que de­di­car­le cua­tro. Qui­zás la ciu­dad es­té vi­va y los ciu­da­da­nos muer­toss.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.