«No co­no­cía a Ali­cia, pe­ro he sen­ti­do su muerte co­mo si fue­ra una per­so­na cer­ca­na»

El Periódico Extremadura - - OPINIÓN -

Aún así, me atre­vo a aven­tu­rar que, en la de­ci­sión de Ali­cia, de­bie­ron in­fluir una se­rie de cir­cuns­tan­cias per­so­na­les que pue­den te­ner que ver con la so­le­dad que se vi­ve en las gran­des ciu­da­des, el aban­dono y, se­gu­ra­men­te tam­bién, con la ver­güen­za de no po­der pa­gar el al­qui­ler. Una ver­güen­za que no le per­mi­tió pe­dir ayu­da pues, se­gún las cró­ni­cas, acu­dió una vez al ayun­ta­mien­to pa­ra pe­dir­la. Que no le die­ron.

Co­mo de­cía, no co­no­cía a Ali­cia, pe­ro he sen­ti­do su muerte co­mo si fue­ra una per­so­na cer­ca­na, aun­que so­lo com­par­tía con ella el he­cho de ser com­pa­trio­tas. Lo di­go por­que lle­va­mos de­ma­sia­do tiem­po en­tre­te­ni­dos con un de­ba­te, --ca­si siem­pre es­té­ril y tram­po­so--, so­bre con­cep­tos tan im­por­tan­tes co­mo Es­pa­ña y sus sím­bo­los, la Cons­ti­tu­ción y el pa­trio­tis­mo. De­ba­te es­té­ril por­que, ha­bi­tual­men­te, cuan­do ha­bla­mos de Es­pa­ña lo ha­ce­mos en abs­trac­to y so­lo uti­li­za­mos sus sím­bo­los pa­ra arro­jar­los a la ca­be­za de quie­nes no pien­san co­mo no­so­tros, mien­tras la Car­ta Mag­na es pa­pel mo­ja­do cuan­do de de­re­chos in­di­vi­dua­les se tra­ta. Lo mis­mo su­ce­de con el pa­trio­tis­mo, un con­cep­to abs­trac­to que ca­da cual in­ter­pre­ta co­mo le ape­te­ce; o le in­tere­sa si ha­bla­mos de la po­lí­ti­ca pro­fe­sio­nal.

En mi ca­so creo que el pa­trio­tis­mo es ha­cer tu tra­ba­jo ca­da día, Es­pa­ña las per­so­nas que vi­ven aquí, co­mo Ali­cia y las «Ali­cias» que ca­da día se re­sig­nan a aban­do­nar sus ho­ga­res por fal­ta de me­dios eco­nó­mi­cos, a pe­sar de que la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce el de­re­cho a una vi­vien­da dig­na. Lo de­más, en mi opi­nión, son ga­nas de en­re­dar; o de re­tor­cer la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.