Aus­te­ri­dad cons­ti­tu­cio­nal

El Periódico Extremadura - - CÁCERES - MAR­CE­LINO CARDALLIAGUET Pro­fe­sor

Pa­re­ce que uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que im­pi­den avan­zar a nues­tro país es el pro­ble­ma de los pre­su­pues­tos. Pre­su­pues­tos que de­ben pre­ver anual­men­te los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra po­der fi­nan­ciar los gas­tos que tie­nen los di­ver­sos mi­nis­te­rios, di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les, co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pios pa­ra ga­ran­ti­zar los com­ple­jos ser­vi­cios pú­bli­cos que exi­ge un ni­vel de bie­nes­tar acep­ta­ble, den­tro de la que po­de­mos con­si­de­rar una na­ción mo­der­na, desa­rro­lla­da y de al­to ni­vel cul­tu­ral.

Pues en la ac­tual Cons­ti­tu­ción, que es don­de se re­co­gen to­dos es­tos De­re­chos Ciu­da­da­nos, los pa­dres re­dac­to­res de la Car­ta Mag­na se vol­ca­ron con ma­yor en­tu­sias­mo en es­ta­ble­cer los es­ti­pen­dios y com­pen­sa­cio­nes que de­bían ‘pre­miar’ el tra­ba­jo de sus se­ño­rías en el Con­gre­so y en el Se­na­do, y los afo­ra­mien­tos y pri­vi­le­gios que les evi­ta­ban los ‘so­fo­cos’ de ser impu­tados por sus pro­pias ‘ano­ma­lías le­ga­les’; que fi­jar los asien­tos pre­su­pues­ta­rios que ga­ran­ti­za­sen re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra que aque­llos De­re­chos no fue­ran ‘pa­pel mo­ja­do’ y tu­vie­sen efec­ti­vi­dad en la vi­da de los es­pa­ño­les.

La prác­ti­ca pos­te­rior - la ‘real po­lí­tic’ cel­ti­bé­ri­ca de los go­bier­nos pos­te­rio­res - ha ve­ni­do a de­mos­trar que es­tas pre­vi­sio­nes pre­su­pues­ta­rias que­da­ron re­du­ci­das a la ‘bue­na vo­lun­tad’ de los res­pec­ti­vos mi­nis­tros, o a la po­si­bi­li­dad de con­cier­tos, acuer­dos pri­va­dos pa­ra go­ber­nar o pro­me­sas fu­tu­ras de una ac­ción po­lí­ti­ca ade­cua­da pa­ra los in­tere­ses de los ‘pa­tro­ci­na­do­res’ del bien co­mún.

Pues el de­re­cho a una vi­da fa­mi­liar dig­na, a una vi­vien­da aco­ge­do­ra, a un tra­ba­jo y una re­tri­bu­ción su­fi­cien­te; a una sa­ni­dad pú­bli­ca y una en­se­ñan­za ge­ne­ral obli­ga­to­ria y gra­tui­ta; con va­rios otros de­re­chos en­ca­mi­na­dos a ga­ran­ti­zar un es­ta­do de bie­nes­tar a to­dos los com­pa­trio­tas, eran so­lo spots pu­bli­ci­ta­rios de pro­pa­gan­da elec­to­ral, y no pro­me­sas fir­mes de par­ti­dos y can­di­da­tos pa­ra

ele­var el lis­tón de los de­re­chos y li­ber­ta­des ciu­da­da­nos pa­ra ho­mo­lo­gar­nos al res­to de los ciu­da­da­nos de la Unión Eu­ro­pea.

O, en úl­ti­mo ca­so, que­da­ban su­bro­ga­dos a unos ‘bue­nos acuer­dos de le­gis­la­tu­ra’ en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos afi­nes pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de su mu­tua co­la­bo­ra­ción, o el nú­me­ro de clien­tes que po­drían be­ne­fi­ciar­se de es­tos acuer­dos.

En es­te mes de di­ciem­bre ce­le­bra­mos el cua­ren­ta aniver­sa­rio de aque­lla Cons­ti­tu­ción con la ale­gría ló­gi­ca de que ha­ya si­do - has­ta hoy - la más lar­ga y du­ra­de­ra de to­das las que ha te­ni­do nues­tro la­ce­ra­do país; pe­ro con la amar­gu­ra de que aque­llos ho­ri­zon­tes de es­pe­ran­za, de es­ta­bi­li­dad, de hon­ra­dez y de bie­nes­tar con los que vo­ta­ron los es­pa­ño­les aquel 6 de di­ciem­bre de 1978, ha­yan que­da­do sen­si­ble­men­te re­du­ci­dos y ter­gi­ver­sa­dos por los pro­gra­mas de ab­sur­da aus­te­ri­dad, de ul­tra li­be­ra­lis­mo de­sa­ta­do y de arre­ba­ti­ña ge­ne­ra­li­za­da en­tre los po­lí­ti­cos y sus clien­tes más cer­ca­nos, que tan­to han acer­ca­do a es­ta Cons­ti­tu­ción a aque-

lla otra de 1876 - la Res­tau­ra­ción Mo­nár­qui­ca de Cá­no­vas del Cas­ti­llo­que hi­zo de Es­pa­ña un ‘pa­raí­so de ca­ci­ques’, de co­rrup­ción, de anal­fa­be­tis­mo y de po­bre­za, al que po­co a po­co ya nos va­mos pa­re­cien­do aho­ra.

Un prin­ci­pio bá­si­co de la evo­lu­ción de los or­ga­nis­mos vi­vos es­ta­ble­ce que ‘to­do ór­gano que no sea co­rrec­ta­men­te uti­li­za­do, ter­mi­na por atro­fiar­se; so­lo aque­llos que se mue­ven y evo­lu­cio­nan se per­fec­cio­nan y cre­cen’. La so­cie­dad es­pa­ño­la es un ‘or­ga­nis­mo vi­vo’ que se ri­ge por los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les; y pa­ra que és­tos crez­can y se desa­rro­llen ha de ser uti­li­za­dos en las ges­tio­nes gu­ber­na­ti­vas. Si no es así, se irán atro­fian­do, inu­ti­li­zan­do y co­rrom­pien­do, has­ta que to­da la Cons­ti­tu­ción se con­vier­ta en ‘pa­pel de en­vol­ver’, co­mo los pe­rió­di­cos vie­jos. Co­mo mu­chos es­pa­ño­les sien­ten que ya es­tá ocu­rrien­do.

El de­sen­can­to por la de­mo­cra­cia, que es­ta­ble­cía la Cons­ti­tu­ción, es ya más que no­ta­ble en mu­chos sec­to­res de la po­bla­ción.

Aque­llos ho­ri­zon­tes de es­pe­ran­za de di­ciem­bre de 1978 han que­da­do re­du­ci­dos y ter­gi­ver­sa­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.