La fis­ca­lía se que­re­lla­rá con­tra Sha­ki­ra

La Agen­cia Tri­bu­ta­ria re­cla­ma a la can­tan­te 14,5 mi­llo­nes

El Periódico Extremadura - - GENTE - J. G. ALBALAT BAR­CE­LO­NA

La fis­ca­lía de Bar­ce­lo­na se que­re­lla­rá en los pró­xi­mos días con­tra la can­tan­te Sha­ki­ra por un frau­de fis­cal mi­llo­na­rio, al en­ten­der que eva­dió im­pues­tos a Ha­cien­da en­tre los años 2012 y 2014 si­mu­lan­do re­si­dir en pa­raí­sos fis­ca­les. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria le re­cla­ma 14,5 mi­llo­nes de eu­ros.

La fis­ca­lía to­ma es­ta de­ci­sión tras una in­ves­ti­ga­ción de Ha­cien­da que se ce­rró el pa­sa­do 29 de no­viem­bre, cuan­do aca­ba­ba el pla­zo, y ha con­clui­do que en­tre el 2012 y el 2014 la can­tan­te de­frau­dó pre­sun­ta­men­te 14,5 mi­llo­nes de eu­ros al fis­co es­pa­ñol con los im­pues­tos de IRPF y pa­tri­mo­nio. Dos días an­tes de ce­rrar­se la in­ves­ti­ga­ción, el abo­ga­do de la can­tan­te, Jo­sé Án­gel Gon­zá­lez Franco, pre­sen­tó un es­cri­to so­li­ci­tan­do el archivo del ca­so, que ha si­do re­cha­za­do, de lo que se des­pren­de que se pre­sen­ta­rá la que­re­lla. El abo­ga­do pi­dió en­ton­ces la de­cla­ra­ción de Sha­ki­ra y de Pi­qué.

La cla­ve de la in­ves­ti­ga­ción so­bre la can­tan­te na­ci­da en Ba­rran­qui­lla (Co­lom­bia) ha­ce 41 años ha si­do pre­ci­sa­men­te sa­ber dón­de fi­jó su re­si­den­cia fis­cal al me­nos des­de el 2011, cuan­do se hi­zo pú­bli­ca su re­la­ción con Pi­qué. En su in­for­me fi­nal, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria sos­tie­ne que des­de en­ton­ces vi­vía en Bar­ce­lo­na. La ley es­ta­ble­ce que si un ciu­da­dano pa­sa la mi­tad del año más un día en Es­pa­ña, se le de­be con­si­de­rar re­si­den­te a efec­tos fis­ca­les. Tie­ne que tri­bu­tar en con­cep­to de IRPF por los in­gre­sos que ob­tie­ne en to­do el mun­do. Y ha­cer­lo al ti­po má­xi­mo, que ha va­ria­do con los años pe­ro que, pa­ra las ren­tas más al­tas, se si­túa cer­ca del 50% de los in­gre­sos. Se­gún Ha­cien­da, Sha­ki­ra si­mu­ló vi­vir en Baha­mas pa­ra evi­tar tri­bu­tar en Es­pa­ña.

Se­gún fuen­tes cer­ca­nas a la ar­tis­ta, en el 2013 pa­só me­dio año gra­ban­do en Es­ta­dos Uni­dos su par­ti­ci­pa­ción co­mo ju­ra­do en el pro­gra­ma La Voz y no fue has­ta fi­na­les de ese año, cuan­do tu­vo su pri­mer hi­jo con el de­fen­sa del Ba­rça Ge­rard Pi­qué, Mi­lan, cuan­do la pa­re­ja de­ci­dió com­prar una ca­sa en Es­plu­gues de Llo­bre­gat. Sha­ki­ra se de­cla­ró ofi­cial­men­te re­si­den­te en Es­pa­ña en el 2015.

YA PA­GÓ 20 MI­LLO­NES Los ins­pec­to­res de Ha­cien­da tra­ta­ron de acre­di­tar la re­si­den­cia de Sha­ki­ra ob­ser­van­do su vi­da co­ti­dia­na: vi­si­ta­ron los es­ta­ble­ci­mien­tos a los que acu­de con fre­cuen­cia, co­mo su pe­lu­que­ría ha­bi­tual en Bar­ce­lo­na, y ras­trea­ron su ac­ti­vi­dad en re­des so­cia­les co­mo Ins­ta­gram. Aun­que el in­for­me ad­mi­te que en nin­guno de los tres años ba­jo in­ves­ti­ga­ción (2012, 2013 y 2014) se ha po­di­do pro­bar que pa­sa­ra en el país más de la mi­tad del año, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria la con­si­de­ra igual­men­te re­si­den­te por­que el res­to del tiem­po tu­vo «au­sen­cias es­po­rá­di­cas» en el ex­tran­je­ro mo­ti­va­das por su tra­ba­jo co­mo ar­tis­ta in­ter­na­cio­nal.

En enero pa­sa­do, y tal y co­mo avan­zó es­te dia­rio, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria re­mi­tió un pri­mer in­for­me a la fis­ca­lía de de­li­tos eco­nó­mi­cos de Bar­ce­lo­na, que abrió en­ton­ces di­li­gen­cias de in­ves­ti­ga­ción. Tras aquel anun­cio, los ase­so­res de la can­tan­te de­ci­die­ron abo­nar 20 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sal­dar las cuen­tas con Ha­cien­da re­la­ti­vas al año 2011, ya pres­cri­to pe­nal­men­te.

Por su par­te, ayer el des­pa­cho de abo­ga­dos de la can­tan­te emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que man­tie­ne que no exis­te nin­gu­na deu­da pen­dien­te: «Sha­ki­ra ha cum­pli­do en to­do mo­men­to con sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias y no de­be nin­gu­na can­ti­dad a la Ha­cien­da es­pa­ño­la. Tan pron­to co­mo co­no­ció el im­por­te que se­gún la Agen­cia Tri­bu­ta­ria es­pa­ño­la de­bía abo­nar, pro­ce­dió a pa­gar­lo en su to­ta­li­dad y, por tan­to, ac­tual­men­te no exis­te nin­gu­na deu­da». Se­gún el co­mu­ni­ca­do, Sha­ki­ra siem­pre ha ac­tua­do si­guien­do el cri­te­rio y las re­co­men­da­cio­nes pre­ci­sas de la fir­ma Pri­ce­wa­ter­hou­se (PwC), quie­nes fue­ron sus ase­so­res des­de el 2012. Se­gún los abo­ga­dos, «se tra­ta de un ca­so úni­co al ser una ciu­da­da­na ex­tran­je­ra en Es­pa­ña cu­yos in­gre­sos pro­ce­den en su prác­ti­ca to­ta­li­dad (96%) del ex­tran­je­ro.

El tex­to afir­ma que «has­ta el 2015, Sha­ki­ra nun­ca pa­só más de 183 días en Es­pa­ña, lo cual es­tá com­pro­ba­do, e in­clu­so pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das con sus hi­jos en otros paí­ses y sin­gu­lar­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, de don­de pro­ce­den la ma­yor par­te de sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les.

Sha­ki­ra, du­ran­te un con­cier­to en el Lí­bano, en ju­lio pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.