Sin du­das so­bre las pin­tu­ras

El equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­ción des­pe­ja cual­quier error en la da­ta­ción del ar­te de la ca­vi­dad

El Periódico Extremadura - - CÁCERES - L. LUCEÑO ca­ce­[email protected]­pe­rio­di­co.com CÁ­CE­RES

En Mal­tra­vie­so exis­ten has­ta 59 im­pron­tas de ma­nos, ade­más de pin­tu­ras y gra­ba­dos que re­pre­sen­tan sím­bo­los y zoo­mor­fos (cér­vi­dos, cá­pri­dos y un bó­vi­do). Per­te­ne­cen a dis­tin­tas épo­cas, ya que el Ca­le­ri­zo per­mi­te aso­mar­se a una prehis­to­ria con­ti­nua­da. Pe­ro el ha­llaz­go del pa­sa­do año fue de re­le­van­cia mun­dial: se da­tó una de las ma­nos ha­ce 66.700 años, lo que im­pli­ca­ba que sus au­to­res fue­ron nean­der­ta­les, que es­ta es­pe­cie ya te­nía ca­pa­ci­dad ar­tís­ti­ca (so­lo acha­ca­da al Ho­mo Sa­piens), y que el pri­mer ar­te ru­pes­tre del mun­do se pin­tó en Mal­tra­vie­so.

Así lo de­ter­mi­nó un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de cien­tí­fi­cos per­te­ne­cien­tes a ins­ti­tu­cio­nes de Ale­ma­nia, Francia, Reino Uni­do, Por­tu­gal y Es­pa­ña. Fue pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta ‘Scien­ce’, don­de po­co des­pués se edi­tó otro ar­tícu­lo que po­nía en du­da es­tas da­ta­cio­nes. Un ter­cer ar­tícu­lo ha ve­ni­do a des­pe­jar las du­das sub­ra­yan­do las ex­pli­ca­cio­nes que ya se da­ban en el es­tu­dio ini­cial. Así lo in­di­ca Hi­pó­li­to Co­lla­do, in­ves­ti­ga­dor de Mal­tra­vie­so.

Las res­pues­tas

«To­dos los avan­ces cien­tí­fi­cos sus­ci­tan de­ba­tes muy en­ri­que­ce­do­res ba­sa­dos en di­ver­sos cri­te­rios y lí­neas de in­ves­ti­ga­ción. En es­te ca­so nos apun­ta­ban dos po­si­bles már­ge­nes de error que po­drían ha­ber­se dado en el aná­li­sis de la da­ta­ción», ex­pli­ca Co­lla­do. Di­chas da­ta­cio­nes se rea­li­za­ron so­bre cos­tras de cal­ci­ta con el mé­to­do de Ura­nio-To­rio, que, a gran­des ras­gos, establece que cuan­to más se des­com­pon­ga el ura­nio en to­rio, más to­rio apa­re­ce­rá en la mues­tra, y más an­ti­güe­dad ten­drá és­ta.

«Pues bien, ellos plan­tea­ban que las mues­tras (pe­que­ñas cos­tras de cal­ci­ta) po­drían es­tar con­ta­mi­na­das ar­ti­fi­cial­men­te por­que no se ha­brían desa­rro­lla­do en un sis­te­ma ce­rra­do. De mo­do que si a esas mues­tras les lle­ga­ra un apor­te de to­rio ex­terno, las en­ve­je­ce­ría y arro­ja­rían una da­ta­ción erró­nea. Fren­te a ello, en Mal­tra­vie­so se apli­có un mé­to­do de au­to­co­rrec­ción que se uti­li­za en otras cue­vas: ca­da mues­tra la sub­di­vi­di­mos a su vez en di­ver­sas ca­pas y las da­ta­mos, de mo­do que la de arri­ba siem­pre tie­ne que ser más mo­der­na que la si­guien­te. Si eso es cohe­ren­te, el sis­te­ma es ce­rra­do e in­di­ca que no hu­bo apor­te ex­terno de con­ta­mi­na­ción, y así ha ocu­rri­do en Mal­tra­vie­so», de­ta­lla Co­lla­do.

El se­gun­do po­si­ble error con­sis­tía en que se po­dría ha­ber pro­du­ci­do una con­ta­mi­na­ción por apor­tes de­trí­ti­cos (re­si­duos). «Tam­bién lo ha­bía­mos pre­vis­to. Lo que hi­ci­mos fue co­ger mues­tras de los se­di­men­tos de la cue­va que po­dían apor­tar de­tri­tos y ge­ne­rar lec­tu­ras erró­neas a las da­ta­cio­nes. Ana­li­za­mos su in­fluen­cia e in­tro­du­ji­mos un al­go­rit­mo de co­rrec­ción pa­ra de­ter­mi­nar el en­ve­je­ci­mien­to que nos po­dría apor­tar ese de­tri­to», ma­ti­za Co­lla­do. Es­te fac­tor de co­rrec­ción fue apli­ca­do a to­das las mues­tras «pa­ra pre­ve­nir o co­rre­gir po­si­bles con­ta­mi­na­cio­nes», sub­ra­ya. Por tan­to, los in­ves­ti­ga­do­res con­clu­yen que las da­ta­cio­nes de Mal­tra­vie­so son per­fec­ta­men­te fia­bles.

Ac­ce­so a la ca­vi­dad Per­ma­ne­ce ce­rra­da pa­ra pre­ser­var­la. Den­tro hay mu­cha hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra, y las emi­sio­nes de ra­dón son muy al­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.