Una amar­ga des­pe­di­da del ‘Gi­gan­te’

Pá­gi­nas 24 y 25 En­ric Ga­lle­go pu­do ju­gar ayer su úl­ti­mo par­ti­do co­mo fut­bo­lis­ta del Extremadura, pe­ro no pu­do des­pe­dir­se a lo gran­de. No mar­có y ade­más fa­lló un pe­nal­ti que hu­bie­ra dado el triun­fo a los su­yos. Ro­dri se mar­chó fe­liz, ase­gu­ran­do que su equi

El Periódico Extremadura - - EXTREMADURA - RO­DRI­GO MORÁN de­por­[email protected]­pe­rio­di­co.com

LU­GO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Di­cen que las co­sas no aca­ban siem­pre co­mo uno quie­re. Lo pen­sa­ba ayer En­ric Ga­lle­go, con la mi­ra­da y ca­be­za per­di­das jun­to al au­to­bús del Extremadura a las puer­tas del An­xo Carro de Lu­go. Po­si­ble­men­te sa­bo­rea­ba su úl­ti­mo via­je con los azul­gra­nas en Se­gun­da Di­vi­sión. Ha­bía cua­ja­do un gran en­cuen­tro, co­mo de cos­tum­bre, co­mo ca­si siem­pre. En su lí­nea. Pe­ro tu­vo una opor­tu­ni­dad ma­ra­vi­llo­sa de re­don­dear­lo con un pe­nal­ti que Juan Car­los le de­tu­vo pa­ra de­jar­le con un amar­go sa­bor de bo­ca en tie­rras gallegas. No fue su me­jor gol­peo, cam­bió de de­ci­sión en el ins­tan­te fi­nal y la suer­te, esa que tan­tas ve­ces le ha abra­za­do es­ta tem­po­ra­da, le dio la es­pal­da en su úl­ti­mo gran ser­vi­cio de azul­gra­na.

Pu­do ser el úl­ti­mo par­ti­do por­que, aun­que no es ofi­cial, to­do el mun­do sa­be que su pró­xi­mo des­tino pue­de ser el Huesca de Pri­me­ra Di­vi­sión. Va­rios me­dios na­cio­na­les se ha­cían ayer eco del po­si­ble acuer­do en­tre Extremadura y Huesca pa­ra el tras­pa­so, aun­que des­de el club de Al­men­dra­le­jo no con­fir­man la no­ti­cia. Tam­po­co dio de­ta­lles de esa ope­ra­ción Ro­dri en sa­la de pren­sa, quien se li­mi­tó a de­cir que «oja­lá pue­da es­tar con no­so­tros mu­cho tiem­po, pe­ro eso es al­go que de­pen­de de las di­rec­ti­vas».

Pa­ra los que du­da­ron un se­gun­do de su pro­fe­sio­na­li­dad, En­ric Ga­lle­go hi­zo otro par­ti­do co­lo­sal. Creó to­do el ar­se­nal ofen­si­vo de sus ju­ga­do­res en la pri­me­ra par­te y no du­dó en me­ter pier­na, cuer­po y ca­be­za en ca­da ju­ga­da. Si real­men­te fir­mó en Huesca, fue más pro­fe­sio­nal de lo que pue­de lle­gar a ser un pro­fe­sio­nal a es­tas al­tu­ras de fút­bol. Pe­ro de En­ric no se pue­de du­dar. Es la pu­ra hu­mil­dad se­lla­da en el ros­tro de una per­so­na que en tan so­lo un año ha pa­sa­do de ser un delantero fi­cha­je a un icono de la his­to­ria del Extremadura.

Ju­ga­do­res co­mo Tien­za, Po­ma­res, Alex Díez le arro­pa­ron tras el pi­ti­do fi­nal, po­si­ble­men­te en ese úl­ti­mo abra­zo que, sin de­cir na­da, en­vuel­ve un gra­cias en ma­yús­cu­las de por vi­da.

El que sí vio gol por quin­ta vez es­ta tem­po­ra­da fue Ki­ke Már­quez, otra vez apro­ve­chan­do que su fút­bol se co­ci­na ca­da día más cer­ca del área. Re­ci­bió una gran asis­ten­cia de Ola­be, que ya lle­va cuatro es­ta tem­po­ra­da y es el má­xi­mo asis­ten­te del equi­po. ‘Gi­gan­te’ Go­lea­dor

Otro nom­bre a des­ta­car fue el de Zar­fino, con un par­ti­do enor­me del uru­gua­yo en la me­du­lar. A pun­to es­tu­vo de mar­car un gol que hu­bie­ra sido me­mo­ra­ble, pe­ro Juan Car­los lo evi­tó.

Pe­se al frío y la dis­tan­cia, el Extremadura tam­bién en­con­tró un pe­que­ño ca­lor en la gé­li­da gra­da del An­xo Carro de Lu­go. Pu­die­ron ca­si con­tar­se con las ma­nos, pe­ro en­tre ocho y diez va­lien­tes ata­via­dos con ca­mi­se-

tas y bu­fan­das del Extremadura es­tu­vie­ron apo­yan­do a los su­yos en tie­rras gallegas.

Se aca­ba la pri­me­ra vuel­ta pa­ra un Extremadura que termina en pues­tos de des­cen­so, pe­ro muy co­nec­ta­do a la per­ma­nen­cia. Con la sen­sa­ción de ha­ber for­ja­do una idea de jue­go que le de­be lle­var al ca­mino de la sal­va­ción.

En ese ca­mino pue­de que­dar­se En­ric Ga­lle­go. Un ti­po que en­ten­dió que el fút­bol le te­nía es- con­di­da una ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad. Nun­ca bus­có ni a los mi­cró­fo­nos ni a los fo­cos. No los ne­ce­si­tó pa­ra bri­llar. Sus go­les y sus ex­hi­bi­cio­nes lo hi­cie­ron por él mis­mo. Pe­ro a En­ric hay que co­no­cer­lo por den­tro. Ahí, no es un Gi­gan­te, sino un jo­ven fa­bu­lo­so. De esos de los que to­do lo bueno que le van­ga, se­rá po­co. Gra­cias por tan­to, En­ric. Gra­cias por to­do, Gi­gan­te. La Pri­me­ra te es­pe­ra.

En­ric Ga­lle­go, con­cen­tra­do ins­tan­tes an­tes de lan­zar el pe­nal­ti que aca­bó pa­ran­do el por­te­ro del Lu­go.

Ki­ke Már­quez tra­ta de re­ga­tear a un ju­ga­dor del Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.