¡No me lla­mes gua­pa!

Hay que edu­car a nues­tros hi­jos pa­ra que no se ca­llen an­te el ma­chis­mo

El Periódico Extremadura - - PUBLICIDAD - IN­MA

Se lla­man De­ver­mut. Son Mar­ta y Sa­ra. Fe­mi­nis­tas, les­bia­nas y pa­re­ja en el mun­do real y vir­tual. No les gus­ta que las lla­men in­fluen­cers, pe­ro la ver­dad es que lo pe­tan en las re­des. No tie­nen pe­los en la len­gua y las po­déis ver en su ca­nal de Youtu­be en­tre­vis­tan­do con la mis­ma na­tu­ra­li­dad y ri­gor a una ac­triz porno o a la al­cal­de­sa Ada Co­lau.

Lo­cas de sa­bi­du­ría y con un gran sen­ti­do de la jus­ti­cia, lo úl­ti­mo que han crea­do ha sido una cer­ve­za que lle­va por nom­bre No me lla­mes gua­pa. Po­dían ha­ber es­cri­to esa fra­se en un pós­ter o una ca­mi­se­ta, pe­ro co­mo ellas di­cen: «La ver­da­de­ra re­vo­lu­ción em­pie­za en la me­sa». Y es cier­to. Me ima­gino a las fa­mi­lias que las pa­sa­das na­vi­da­des se han atre­vi­do a co­lo­car­la en el cen­tro de su me­sa fa­mi­liar. Se­gu­ro que ha dado de qué hablar y ha sa­ca­do los co­lo­res a al­gún cu­ña­do o pri­mo ma­chis­tas. Mal va­mos si lo te­ne­mos que ex­pli­car, pe­ro voy a in­ten­tar­lo.

No se tra­ta de que no nos gus­te que nos lla­men «gua­pa». Se tra­ta de que eso es al­go que quie­ro que me lo di­gan mis aman­tes, mis ami­gos o mi fa­mi­lia. No tú, se­ñor des­co­no­ci­do. Di­go se­ñor por­que ja­más en to­da mi vi­da una mu­jer se ha di­ri­gi­do a mí en me­dio de la ca­lle y me ha gri­ta­do «¡gua­pa!» o al­go pa­re­ci­do. Pe­ro no es al­go que pa­se so­lo por las no­ches o en lu­ga­res sór­di­dos. Ocu­rre con­ti­nua­men­te. Y siem­pre que al­guien te lo di­ce, no­tas den­tro de ti que ese al­guien no te va­lo­ra en ab­so­lu­to. Ese je­fe que te pide: «An­da, gua­pa, tráe­me ese in­for­me». O ese ta­xis­ta: «¡Ho­la! ¿adón­de va­mos, gua­pa?». No me ima­gino al mis­mo ta­xis­ta di­cién­do­le a mi pa­dre: «¡Ho­la!, ¿adón­de va­mos, gua­po?». Sue­na ra­ro, ¿ver­dad? ¿Y esos hom­bres que no sa­ben nun­ca có­mo te lla­mas? Esos son los que siem­pre te lla­man gua­pa. Y lo ha­cen por­que no ven na­da den­tro de ti, so­lo eres, co­mo de­cía la gran Ca­re San­tos en un ma­ra­vi­llo­so ar­tícu­lo ti­tu­la­do El prin­ci­pio de la pi­tu­fi­na, so­lo eres una mu­jer. Na­da más. La pi­tu­fi­na.

POR DES­GRA­CIA, eso es al­go que nos pa­sa a las mu­je­res des­de pe­que­ñi­tas. Esos tíos abue­los o esas ma­dri­nas que ca­da Na­vi­dad te de­cían: «¡Qué ni­ña más gua­pa!». Co­mo si eso fue­ra al­go que no­so­tras pu­dié­ra­mos es­co­ger. A na­die se le ocu­rría de­cir: «¡Qué ni­ña más gra­cio­sa», «qué ni­ña más di­ver­ti­da» o «qué ni­ña más lis­ta». Los ni­ños eran tan lis­tos co­mo pa­pá y las ni­ñas tan gua­pas co­mo ma­má. Al lla­mar­te gua­pa pa­re­cía que eras mala en to­do lo de­más. Por no hablar del da­ño que es­to pro­vo­ca­ba en nues­tra au­to­es­ti­ma. Mu­chas so­mos las que nos echa­mos las ma­nos a la ca­be­za cuan­do al­gún par­ti­do po­lí­ti­co que no me da la ga­na nom­brar po­ne en du­da la vio­len­cia ma­chis­ta y la equi­pa­ra a la vio­len­cia con­tra los hom­bres, los ni­ños o los abue­los. Mal va­mos si te­ne­mos que ex­pli­car eso tam­bién. Las mu­je­res que han muer­to en ma­nos de sus pa­re­jas o que han sido vio­la­das en los 13 días que lle­va­mos de año son mu­je­res y no hom­bres. Y sus ver­du­gos son hom­bres y no mu­je­res. Eso es así y no hay dis­cu­sión. Una mu­jer ase­si­na­da por su pa­re­ja en Can­ta­bria, una nue­va ma­na­da en Ali­can­te, una mu­jer en­con­tra­da den­tro de un ar­ma­rio he­ri­da y ate­rro­ri­za­da en Mur­cia por el ata­que de su ma­ri­do, un hom­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.