Ad­ver­so in­ter­net

El Periódico Extremadura - - OPINIÓN -

Re­cuer­das que cuan­do te com­pras­te tu pri­mer or­de­na­dor, un buen ami­go te de­jó un li­bro que se ti­tu­la­ba Win­dows pa­ra tor­pes del hu­mo­ris­ta grá­fi­co An­to­nio Fra­guas For­ges –cuán­to se le echa de me­nos--. El maes­tro de la vi­ñe­ta ideó el li­bro pa­ra que los neó­fi­tos in­for­má­ti­cos tu­vie­ran un ma­nual ele­men­tal y a la vez di­ver­ti­do que les ayu­da­ra a en­ten­der los en­tre­si­jos de un or­de­na­dor per­so­nal. El sis­te­ma ope­ra­ti­vo, la me­mo­ria ram, la me­mo­ria rom, los me­gaby­tes, crear car­pe­tas, edi­tar tex­tos y ví­deos, en fin, lo que con­tie­ne y ofre­ce un PC.

Por aquel en­ton­ces el sis­te­ma ope­ra­ti­vo con el que fun­cio­na­ban ca­si to­dos los or­de­na­do­res era el Win­dows 95.

Ha llo­vi­do mu­cho des­de en­ton­ces, y se po­dría de­cir que aho­ra el mun­do fun­cio­na gra­cias a los or­de­na­do­res. La tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca ha ido so­me­tien­do a la hu­ma­ni­dad de tal ma­ne­ra que no hay na­da prác­ti­ca­men­te que no de­pen­da de un sis­te­ma informático. Em­pe­zan­do por un gran ope­ra­dor que con­tro­le la ener­gía eléc­tri­ca de una gran ciu­dad, al te­lé­fono mó­vil que ca­da uno de los ciu­da­da­nos lle­va con­si­go a to­das par­tes. No quie­res pen­sar qué ocu­rri­ría si de pron­to de­ja­ran de fun­cio­nar to­dos los te­lé­fo­nos mó­vi­les. Cuán­to su­fri­rían al­gu­nas per­so­nas.

En­tre to­do es­te dis­pen­dio que nos ofre­ce la tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca, es­tá in­ter­net, con sus re­des so­cia­les, su Wi­ki­pe­dia, su Youtu­be, sus fo­ros, sus des­car­gas, sus com­pras online, sus pá­gi­nas porno, sus vi­rus. Sus co­sas bue­nas y sus co­sas ma­las. Se di­ría que in­ter­net es lo me­jor que el hom­bre ha in­ven­ta­do; y qui­zá lo peor. Den­tro de in­ter­net es­tá Dios y el dia­blo, y hay que sa­ber re­co­no­cer­los.

Gra­cias a in­ter­net, a cual­quie­ra se le abre una puer­ta al mun­do, un gran aba­ni­co de en­tre­te­ni­mien­to e in­for­ma­ción. Eso sí, tie­nes que sa­ber ma­ne­jar­te, na­ve­gar, que se di­ce. Pe­ro hay per­so­nas a las que los or­de­na­do­res les han lle­ga­do tar­de, e in­ter­net tar­dí­si­mo. Hom­bres y mu­je­res de edad avan­za­da que di­fí­cil­men­te pue­den en­ten­der esa nue­va tec­no­lo­gía a la que se les em­pu­ja.

Por ello ha­bría que pa­rar los pies a al­gu­nas em­pre­sas que se ex­ce­den uti­li­zan­do in­ter­net pa­ra ofre­cer sus ser­vi­cios. Por ello y por­que uti­li­zan ese re­cur­so tec­no­ló­gi­co pa­ra aho­rrar­se otro re­cur­so, el hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.