Ar­gu­men­tos téc­ni­cos y ra­zo­na­mien­tos po­lí­ti­cos en el jui­cio del Su­pre­mo

Los abo­ga­dos au­na­rán

El Periódico Extremadura - - OPINIÓN - J. G. ALBALAT / A. VáZ­QUEZ epex­tre­ma­du­[email protected]­pe­rio­di­co.com

BAR­CE­LO­NA / MA­DRID

Ca­da jui­cio con­sis­te en cier­to mo­do en una lu­cha en­tre el bien y el mal. El fis­cal y las acu­sa­cio­nes pe­di­rán una con­de­na por la co­mi­sión de un de­li­to y las de­fen­sas, la ab­so­lu­ción por­que ni lo ha ha­bi­do o el que se sien­ta en el ban­qui­llo no es su au­tor. La vis­ta que co­men­za­rá a fi­na­les de mes o, co­mo tar­de, a prin­ci­pios de fe­bre­ro, en el Tri­bu­nal Su­pre­mo por el pro­cés in­de­pen­den­tis­ta reúne esos ingredientes, más otro na­da des­de­ña­ble: la política. Y es que uno de los ejes de la es­tra­te­gia de de­fen­sa se­rá de­nun­ciar la su­pues­ta vul­ne­ra­de de­re­chos de los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas, so­bre to­do de los en­car­ce­la­dos. «De­fen­de­re­mos téc­ni­ca­men­te a nues­tros re­pre­sen­ta­dos, pe­ro tam­bién ata­ca­re­mos y de­ja­re­mos cons­tan­cia de que lo que se pre­ten­de con es­te pro­ce­so es ani­qui­lar el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta», ase­gu­ra un le­tra­do.

Durante la vis­ta del ar­tícu­lo de pre­vio pro­nun­cia­mien­to ya se vio có­mo plan­tea­rían el jui­cio, al­gu­nos de­fen­so­res in­ci­dien­do en la car­ga política y otros cen­tra­dos en la par­te ju­rí­di­ca. Fue evi­den­te que ha­bían de­ci­di­do no ser re­pe­ti­ti­vos y que se ha­bían dis­tri­bui­do los gran­des blo­ques pa­ra ne­gar que hu­bie­ra exis­ti­do de­li­to y mu­cho me­nos el de re­be­lión, pa­ra lo que es ne­ce­sa­rio que se hu­bie­ra pro­du­ci­do una vio­len­cia que to­das las de­fen­sas nie­gan.

Fren­te al ar­gu­men­to de la fis­ca­lía de que hu­bo la vio­len­cia ne­ce­sa­ria pa­ra en­ten­der que se co­me­tió re­be­lión, o de la Abo­ga­cía del Es­ta­do, que sin ver es­ta vio­len­cia sí con­si­de­ra lo ocu­rri­do se­di­ción, la de­fen­sa in­ten­ta­rá sos­te­ner que lo que su­ce­dió en Bar­ce­lo­na el 20 de sep­tiem­bre fue «un mo­vi­mien­to» pa­cí­fi­co vin­cu­la­do al in­de­pen­den­tis­mo, una op­ción es­gri­mi­da por «par­ti­dos le­ga­les des­de ha­ce años». Los abo­ga­dos de los pro­ce­sa­dos cons­trui­rán una ver­sión dis­tin­ta y «al­ter­na­ti­va» a la sos­te­ni­da por las acu­sa­cio­nes, aña­dien­do la ver­tien­te téc­ni­co ju­rí­di­ca.

Las de­fen­sas, así, ten­drán un co­mún de­no­mi­na­dor en torno a las ac­cio­nes que des­ple­gó el Go­vern de Car­les Puig­de­mont y a la vio­la­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les, aun­que ca­da le­tra­do ofre­ce­rá ele­men­tos ex­cul­pa­to­rios con­cre­tos res­pec­to a sus clien­tes. Una de las ra­zo­nes es que no a to­dos los pro­ce­sa­dos se les atri­bu­ye el de­li­to de re­be­lión. Los acu­sa­dos de mal­ver­sa­ción y desobe­dien­cia cen­tra­rán sus es­ción El abo­ga­do

fuer­zos en de­mos­trar que no se usa­ran fon­dos pú­bli­cos en el re­fe­rén­dum del 1-O, co­mo sos­tie­ne la fis­ca­lía. El pa­sa­do vier­nes, los abo­ga­dos man­tu­vie­ron una reunión pa­ra pu­lir de­ta­lles.

En la vis­ta del ar­tícu­lo de pre­vio pro­nun­cia­mien­to, An­dreu Van den Eyn­den, abo­ga­do del ex­vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras y del ex­con­se­ller Raül Ro­me­va; y Ma­ri­na Roig, del pre­si­den­te del Óm­nium Cul­tu­ral, Jor­di Cui­xart, fue­ron los que de­fen­die­ron los in­tere­ses de sus clien­tes an­te el tri­bu­nal re­cu­rrien­do a la política. Jor­di Pi­na, del ex­pre­si­den­te de la ANC Jor­di Sàn­chez y los ex­con­se­llers Jor­di Rull y Jo­sep Tu­rull, y Ju­dit Ge­né, que jun­to a Ja­vier Me­le­ro re­pre­sen­ta a Forn y Bo­rrás, acu­die­ron a ar­gu­men­tos más téc­ni­cos.

An­dreu Van den Eyn­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.