«La po­lí­ti­ca es nues­tra gran pe­ro a la vez la me­jor

El Periódico Mediterráneo - - Castellón - DA­VID DONAIRE me­di­te­rra­neo@el­pe­rio­di­co.com CAS­TE­LLÓN

Ya sea des­de las en­ti­da­des po­lí­ti­cas o des­de los co­lec­ti­vos ani­ma­lis­tas, es una reali­dad que la tau­ro­ma­quia es­tá en el pun­to de mi­ra. Otra reali­dad es que las re­des so­cia­les, con su in­me­dia­tez y ano­ni­ma­to, be­ne­fi­cian tan­to a la pro­mo­ción co­mo a los que quie­ren des­pres­ti­giar to­do lo tau­rino. Y una ter­ce­ra reali­dad, qui­zá la más im­por­tan­te, es que el pro­pio sec­tor no tie­ne na­da cla­ro có­mo de­fen­der­se de for­ma con­jun­ta. Tras mu­chos ob­je­ti­vos al­can­za­dos y otros pro­yec­tos en ca­mino, el va­len­ciano Vicente No­gue­ro­les ana­li­za el pre­sen­te y los re­tos pa­ra afron­tar que tie­ne por de­lan­te el sec­tor de los bous al ca­rrer.

--¿Cuán­ta gen­te res­pal­da la Fe­de­ra­ción de Pe­ñas Tau­ri­nas? -Te­ne­mos en car­te­ra al­re­de­dor de mil pe­ñas, pe­ro sin du­da no es lo mis­mo la gen­te de la pla­za que la de la ca­lle. Ya son mu­chas las oca­sio­nes en las que nos he­mos lle­va­do sor­pre­sas y en­ton­ces se en­tien­den me­jor al­gu­nos de los gra­ves pro­ble­mas que tie­ne la fies­ta, en ge­ne­ral. Quie­ro des­ta­car a los co­lec­ti­vos que han apo­ya­do des­de el prin­ci­pio y res­pon­den a la lla­ma­da pa­ra or­ga­ni­zar char­las, ex­po­si­cio­nes o sim­ple­men­te el com­par­tir co­mu­ni­ca­dos. Pe­ro lue­go, es­tán las de­más, las que creen que con la con­fec­ción de bue­nos car­te­les en­gran­de­cen la fies­ta. Y no es así. Al­gu­nas de­be­rían de es­tar más cer­ca, co­la­bo­rar, apor­tar ideas, com­par­tir pro­yec­tos e in­quie­tu­des y no so­la­men­te pro­ble­mas o crí­ti­cas.

--¿Son im­por­tan­tes las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra el sec­tor?

-Es­te año he­mos so­lu­cio­na­do más de 150 in­ci­den­tes di­rec­ta­men­te con las ad­mi­nis­tra­cio­nes, aun­que in ex­tre­mis. Ca­sos de­ri­va­dos de guías, sus­pen­sio­nes, fal­ta de do­cu­men­ta­ción y, so­bre to­do, he­mos me­dia­do en mu­chos ca­sos en­tre los di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos de un ayun­ta­mien­to pa­ra que las pe­ñas o las co­mi­sio­nes pu­die­ran ce­le­brar los fes­te­jos. Si es que la po­lí­ti­ca es nues­tra gran enemi­ga y nues­tra me­jor alia­da, así que ima­gí­na­te lo im­por­tan­te que son los des­pa­chos. To­dos los días hay ges­tio­nes, y eso es muy im­por­tan­te. No se ve el es­fuer­zo, pe­ro al me­nos sí los re­sul­ta­dos. Nos he­mos reuni­do y man- te­ne­mos con­tac­to di­rec­to con to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, in­clu­so con Po­de­mos y Com­pro­mís. Aquí es­ta­mos pa­ra ayu­dar, y si in­for­man­do a los con­tra­rios te­ne­mos una vía de diá­lo­go abier­ta, pues bien­ve­ni­da sea, por su­pues­to.

--¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos a lo­grar el año que vie­ne? --La mo­di­fi­ca­ción del de­cre­to fa­vo­re­ce y me­jo­ra mu­chos as­pec­tos de la fies­ta. Por no ex­ten­der­me, des­ta­ca­ré el te­ma de las be­ce­rra­das y las cla­ses prác­ti­cas pa­ra que la tau­ro­ma­quia vuel­va a los pue­blos, don­de es­tá el fu­tu­ro, la afi­ción. Y, por otro la­do, la in­clu­sión de po­si­bi­li­da­des bu­ro­crá­ti­cas pa­ra rea­li­zar fes­te­jos ame­na­za­dos co­mo el gran prix o el en­cie­rro de to­ros em­bo­la­dos. En el fu­tu­ro va­mos a te­ner que lu­char mu­cho con los te­mas del ci­ru­jano y del ve­te­ri­na­rio. No sé có­mo aca­ba­rá, pe­ro lo que sí es se­gu­ro es que sin las pre­sio­nes y las ges­tio­nes rea­li­za­das ya es­ta­rían des­tro­zan­do nues­tras fies­tas. Si hay que adap­tar­se a nue­vas nor­ma­ti­vas, que­re­mos que se cuen­te con no­so­tros a la ho­ra de ha­cer los re­gla­men­tos pa­ra sa­lir lo me­jor pa­ra­dos po­si­ble. No po­de­mos per­mi­tir que nos im­pon­gan na­da a ni­vel na­cio­nal cuan­do real­men­te so­mos un ejem­plo a se­guir vien­do el nú­me­ro de ac­ci­den­tes res­pec­to a la can­ti­dad de fes­te­jos ce­le­bra­dos. Y pa­ra eso, las pe­ñas te­ne­mos que es­tar ahí den­tro, en esas ne­go­cia­cio­nes, y no ne­gar­nos a to­do y que­dar fue­ra.

--El ‘bou em­bo­lat’ pa­só mo­men­tos de apu­ro. ¿Fue difícil?

-Fue muy com­pli­ca­do. Es más, si cam­bia­ran los ai­res, en po­cos años no ve­re­mos bous em­bo­lats por nues­tras ca­lles, por­que en la pla­za de to­ros de Va­lèn­cia, por ejem­plo, aho­ra mis­mo ya no es po­si­ble. Ha­ce más de un año que des­de la fe­de­ra­ción crea­mos un gru­po de tra­ba­jo e in­ten­ta­mos aso­ciar­los pa­ra es­tar en per­ma­nen­te con­tac­to con ca­si el cen­te­nar de cua­dri­llas de em­bo­la­do­res que hay en ac­ti­vo. No es fá­cil, ya que ca­da uno va a la su­ya, pe­ro se ha avan­za­do mu­cho y más que que­da por ha­cer jun­to a la Unió d’Em­bo­la­dors. Con vo­lun­tad, sa­le a re­lu­cir la gen­te se­ria y hay mu­chos pro­yec­tos en mar­cha.

--Pa­re­ce que hay mu­chas di­fe­ren­cias en­tre los afi­cio­na­dos y las dis­tin­tas zo­nas. fren­te a las olas de ca­lor, ase­so­ran­do so­bre el trans­por­te, co­rra­les y de­más as­pec­tos que fa­vo­rez­can la ce­le­bra­ción de los es­pec­tácu­los. O tam­bién, có­mo ac­tuar en ca­so de co­gi­da y tras­la­do del he­ri­do. Aun­que ahí se po­dría ha­cer al­go más res­pec­to a la for­ma­ción de los vo­lun­ta­rios tau­ri­nos, ya que son los que ver­da­de­ra­men­te es­tán a pie de ca­lle y se en­cuen­tran con si­tua­cio­nes real­men­te com­pli­ca­das y du­ras.

--¿Cuál es el ma­yor apo­yo a la ho­ra de de­fen­der la fies­ta? -Prin­ci­pal­men­te, los afi­cio­na­dos y pe­ñas: son el múscu­lo que man­tie­ne es­to vi­vo y a quie­nes nos de­be­mos. Pe­ro el mo­men­to ac­tual pi­de un cam­bio de ima­gen, otro ti­po de tra­ta­mien­to. La co­mu­ni­ca­ción en­tre no­so­tros es vi­tal, pe­ro lan­zar a tra­vés de los me­dios es tam­bién muy im­por­tan­te. Y ahí es­tá aho­ra mis­mo la se­rie de do­cu­men­ta­les pa­ra Mo­vis­tar+ so­bre los bous al ca­rrer, por­que te­ne­mos que sen­tir­nos or­gu­llo­sos de nues­tras tra­di­cio­nes y de nues­tra ma­ne­ra de res­pe­tar­las.

--Si ca­da año las es­ta­dís­ti­cas suben y la afluen­cia a los re­cin­tos tau­ri­nos no pa­ra de cre­cer, ¿dón­de es­tá el pro­ble­ma?

-Mien­tras ha­ya afi­cio­na­dos, la fies­ta no de­cae­rá. Otra co­sa es que nos afec­ten pro­ble­mas co­mo la subida de pre­cios de los to­ros o el en­ca­re­ci­mien­to de ser­vi­cios bá­si­cos a la ho­ra de or­ga­ni­zar los fes­te­jos. El ver­da­de­ro pro­ble­ma es la fi­nan­cia­ción a gran ni­vel. No­so­tros, la fe­de­ra­ción, lle­va­mos más de tres años fi­nan­cián­do­nos de fon­dos pro­pios y, cuan­do po­de­mos sa­car al­go a la ad­mi­nis­tra­ción, es pa­ra or­ga­ni­zar even­tos de for­ma­ción o pro­mo­ción de la fies­ta. Ne­ce­si­ta­mos el mis­mo di­ne­ro pa­ra de­fen­der­la co­mo otros tie­nen pa­ra ata­car­la. Bien sa­bi­do es la can­ti­dad de sub­ven­cio­nes que tie­nen par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo Pac­ma, u otras or­ga­ni­za­cio­nes que cuen­tan con fuer­tes in­yec­cio­nes de di­ne­ro des­de Eu­ro­pa o in­clu­so de gran­des em­pre­sas. He­mos co­la­bo­ra­do es­tre­cha­men­te con la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia pa­ra la con­fec­ción de un es­tu­dio so­bre el im­pac­to eco­nó­mi­co que su­po­nen las fies­tas en la Co­mu­ni­tat, y los re­sul­ta­dos han si­do es­pec­ta­cu­la­res: más de 30 mi­llo­nes de eu­ros.

ME­DI­TE­RRÁ­NEO

▶▶ No­gue­ro­les se mues­tra con­ven­ci­do de que con el apo­yo de las pe­ñas, la fies­ta nun­ca aca­ba­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.