Mi Cons­ti­tu­ción

Ha ge­ne­ra­do una pros­pe­ri­dad de­mo­crá­ti­ca que ha per­mi­ti­do el avan­ce so­cial y eco­nó­mi­co

El Periódico Mediterráneo - - Opinión - AM­PA­RO Mar­co*

i Cons­ti­tu­ción es la de 1978. M

No tu­ve la opor­tu­ni­dad de vo­tar­la, por ra­zo­nes de edad, pe­ro la sien­to mía, co­mo si aquel 6 de di­ciem­bre de ha­ce 40 años hu­bie­ra te­ni­do la opor­tu­ni­dad de acu­dir al co­le­gio elec­to­ral y me­ter el so­bre en la ur­na con la pa­pe­le­ta del sí. Creo, con sin­ce­ri­dad, que la pro­pues­ta cons­ti­tu­cio­nal que vo­ta­ron nues­tros pa­dres y ma­dres es el de­ter­mi­nan­te po­lí­ti­co que ha ge­ne­ra­do un tiem­po de pros­pe­ri­dad de­mo­crá­ti­ca en el que ha si­do po­si­ble el gran avan­ce so­cial y eco­nó­mi­co que aho­ra dis­fru­ta­mos. En es­te tiem­po en el que he cre­ci­do co­mo per­so­na he vis­to có­mo mi país cre­cía jun­to a mí y creo que el avan­ce re­gis­tra­do es tan ex­tra­or­di­na­rio que a ve­ces no le da­mos el va­lor real que tie­ne.

Mi Cons­ti­tu­ción me re­pre­sen­ta. Sien­to que to­das y to­dos es­ta­mos re­fle­ja­dos en ca­da pa­la­bra, en ca­da ar­tícu­lo, en ca­da dis­po­si­ción. Es un tex­to que nos pro­te­ge, nos or­ga­ni­za, nos da de­re­chos y ga­ran­tías y nos res­pon­sa­bi­li­za con obli­ga­cio­nes ciu­da­da­nas. Es tam­bién el fun­da­men­to del bie­nes­tar, por­que es­ta­ble­ce los pri­nel ci­pios de po­lí­ti­ca so­cial y eco­nó­mi­ca que se com­pro­me­ten a dar­nos una vi­da dig­na: sa­lud, edu­ca­ción, me­dio am­bien­te, vi­vien­da, pensiones… La es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca lo­gra­da en es­tas cua­tro dé­ca­das cons­ti­tu­cio­na­les per­mi­te que en es­te 2018 que aho­ra aca­ba dis­fru­te­mos de pres­ta­cio­nes so­cia­les bá­si­cas de ca­li­dad que nos ayu­dan a afron­tar los ri­go­res de una so­cie­dad com­ple­ja.

Mi Cons­ti­tu­ción ha con­sa­gra­do la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca y el es­pa­cio de li­ber­ta­des por el que lu­cha­ron nues­tras ma­dres y pa­dres, en­ton­ces, cuan­do Es­pa­ña em­pren­día el ca­mino de las li­ber­ta­des, des­pués de cua­ren­ta lar­guí­si­mos años de dic­ta­du­ra y te­rror que tan­to do­lor cau­só a mu­chas fa­mi­lias. Gracias al es­fuer­zo y la ge­ne­ro­si­dad de las ge­ne­ra­cio­nes que nos pre­ce­die­ron, que lu­cha­ron por la cau­sa de la de­mo­cra­cia con la vi­sión inequí­vo­ca de que sue­ño de las li­ber­ta­des se po­dría lo­grar y se iba a al­can­zar. Des­pués de tan­ta os­cu­ri­dad si­nies­tra, los cua­ren­ta años de vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción han si­do un tiem­po de luz, un pe­rio­do de pros­pe­ri­dad de­mo­crá­ti­ca para Es­pa­ña del que to­dos y to­das, más allá de las ideo­lo­gías, de­be­mos sen­tir un es­pe­cial or­gu­llo. La de­mo­cra­cia es una res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va que de­be­mos for­ta­le­cer a dia­rio, con con­vic­ción y con la aler­ta per­ma­nen­te de que la in­to­le­ran­cia, el fa­na­tis­mo y el odio pue­den vol­ver en cual­quier mo­men­to.

Mi Cons­ti­tu­ción ha per­mi­ti­do que la ciudad que me vio na­cer y en la que me he desa­rro­lla­do co­mo per­so­na ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do un avan­ce ex­tra­or­di­na­rio. El Cas­te­lló de hoy na­da tie­ne que ver con el de aque­llos años gri­ses, sin pers­pec­ti­vas ni vo­lun­tad de pro­gre­so. El cam­bio po­lí­ti­co im­pul­só el so­cial y am­bos die­ron es­ta­bi­li­dad a una eco­no­mía que se abrió a Eu­ro­pa y al mundo y ge­ne­ró opor­tu­ni­da­des para los de aquí y para quie­nes lle­ga­ron des­pués.

Mi Cons­ti­tu­ción ha de ser tam­bién la de mis hi­jas, ha de avan­zar en jus­ti­cia so­cial, igual­dad y par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca. Y por es­tos prin­ci­pios de­be­mos tra­ba­jar, re­no­van­do y re­for­zan­do el pac­to so­cial para que el le­ga­do po­lí­ti­co que se nos ha con­fia­do si­ga sien­do el cau­ce para un me­jor fu­tu­ro co­mún. H

*Al­cal­de­sa de Cas­te­llón

El de la Car­ta Mag­na es un tex­to que nos pro­te­ge, nos or­ga­ni­za, nos da de­re­chos y ga­ran­tías y nos res­pon­sa­bi­li­za con obli­ga­cio­nes ciu­da­da­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.