Una vic­to­ria ines­pe­ra­da

El Ma­drid sa­le del Vi­lla­ma­rín con un triun­fo en el úl­ti­mo ins­tan­te cuan­do más apre­ta­ba el Be­tis

El Periódico Mediterráneo - - Deportes - ALEJANDRO GAR­CÍA de­por­[email protected]­me­di­te­rra­neo.com

El día que Qui­que Se­tién se en­tre­gó a los cen­tro­cam­pis­tas, So­la­ri re­cu­rrió a tres cen­tra­les. Los dos evi­den­cia­ron y ra­di­ca­li­za­ron su apues­ta, con­vir­tie­ron el par­ti­do en una ba­ta­lla tác­ti­ca en la que ini­cial­men­te se im­pu­so el Ma­drid, re­mon­tó el Be­tis por in­com­pa­re­cen­cia del ri­val (so­lo 25% de po­se­sión en to­do el due­lo) y, cuan­do el par­ti­do se en­ca­mi­na­ba al empate, el de­ses­pe­ra­do úl­ti­mo in­ten­to blan­co, co­mo un sol­da­do ago­ni­zan­te que mue­re dis­pa­ran­do, en­con­tró una fal­ta en la fron­tal del área que trans­for­mó Ce­ba­llos gra­cias al error de Pau Ló­pez, al que co­no­ce a la per­fec­ción de la se­lec­ción española sub-21.

So­la­ri, que de­jó en el ban­qui­llo a Mar­ce­lo, Ce­ba­llos e Is­co, re­cu­rrió, en­tre las ba­jas, a tres cen­tra­les, a Re­gui­lón, a Val­ver­de, a Vi­ni­cius en­fer­mo y, cuan­do se le­sio­nó Ben­ze­ma, al can­te­rano Cris­to

Gon­zá­lez. La apues­ta fue la de pre­sio­nar con to­do la sa­li­da des­de atrás del Be­tis y re­ple­gar des­pués pa­ra bus­car la con­tra.

En una de esas ju­ga­das con es­pa­cios, tras un ro­bo, el Ma­drid se lan­zó con sus la­te­ra­les lar­gos y en­con­tró el premio del gol. Tu­vo que ser Mo­dric con un la­ti­ga­zo des­de la fron­tal del área.

El equi­po de So­la­ri en­con­tró una co­mo­di­dad in­só­li­ta en el re­plie­gue, con se­gu­ri­dad de­fen­si­va y pe­li­gro a la ca­rre­ra con es­pa­cios. La más cla­ra la tu­vo Val­ver­de, en un mano a mano con Pau que in­ten­tó re­sol­ver de for­ma de­ses­pe­ra­da, con un ta­co­na­zo a Ben­ze­ma que que­dó en na­da. En­ton­ces des­per­tó el Be­tis, que dis­fru­tó de sus me­jo­res mi­nu­tos cuan­do ago­ni­za­ba la pri­me­ra par­te, pe­ro se fue al des­can­so sin pro­bar a Key­lor Na­vas.

DO­MI­NIO TO­TAL // La ten­den­cia del par­ti­do no cam­bió tras el des­can­so, con los lo­ca­les ca­da vez más có­mo­dos y el Ma­drid más y más en­ce­rra­do. Con la de­lan­te­ra con la que em­pe­zó la tem­po­ra­da en el Cas­ti­lla, So­la­ri vio cómo su equi­po per­dió la se­gu­ri­dad de­fen­si­va y la pre­sen­cia en ata­que. El Be­tis se vol­có con to­do has­ta em­pa­tar, pre­via in­te­rrup­ción del VAR. El úl­ti­mo re­cur­so de So­la­ri fue Brahim Díaz y una de­ses­pe­ra­da apues­ta ofen­si­va pa­ra la que no te­nía re­cur­sos, pe­ro el Be­tis ter­mi­nó, ex­te­nua­do, ha­cien­do una fal­ta a la de­ses­pe­ra­da en la fron­tal del área que trans­for­mó Ce­ba­llos, en con­ni­ven­cia con Pau. H

tino fue ro­tun­do. «De nin­gu­na ma­ne­ra», in­di­có, bus­can­do la com­pli­ci­dad de res­pon­sa­ble de pren­sa del club blan­co, que te­nía jus­to al la­do, in­ten­tan­do que fre­na­ra la trom­ba de pre­gun­tas que le ve­nía en­ci­ma. «To­dos los que for­man par­te del plan­tel es­tán en dis­po­si­ción de ju­gar», aña­dió, des­ta­can­do «la in­crus­ta­ción de los jó­ve­nes en un plan­tel tan con­sa­gra­do». So­bre su es­que­ma con tres cen­tra­les ex­pli­có que se de­bió a «una de­ci­sión pun­tual en un mo­men­to pun­tual» de­bi­do a las «mu­chas ba­jas».

BU­TRA­GUE­ÑO // El di­rec­tor de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les del Ma­drid, en su lí­nea, no qui­so ali­men­tar po­lé­mi­cas en el ca­so Is­co. «Son de­ci­sio­nes de So­la­ri en las que no de­be­mos en­trar. El téc­ni­co to­ma sus de­ci­sio­nes y per­te­ne­ce a sus com­pe­ten­cias la elec­ción de ju­ga­do­res», di­jo.

Otro pro­ta­go­nis­ta fue Ce­ba­llos, au­tor del tan­to del triun­fo, que ex­pli­có la fal­ta. «Me veía con con­fian­za en la ju­ga­da del gol y con ga­nas de reivin­di­car­me. Sergio Ra­mos me di­jo que la ti­ra­ra por­que sa­bía que la me­te­ría», in­di­có. So­bre los pi­tos que re­ci­bió de la afi­ción, fue ro­tun­do: «Es­te cam­po me lo ha da­do to­do y no es­pe­ra­ba ese re­ci­bi­mien­to. Ve voy con sa­bor agri­dul­ce por no te­ner el ca­ri­ño de la afi­ción bé­ti­ca». EP

JU­LIO MU­ÑOZ

▶▶ Da­ni Ce­ba­llos, pi­ta­do por su exa­fi­ción a la en­tra­da en el cam­po, pi­dió a Sergio Ra­mos que le ce­die­ra el lan­za­mien­to de la fal­ta que sig­ni­fi­có el 1-2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.