Pun­to y se­gui­do del Cas­te­llón en el for­tín de Son Mal­fe­rit

Los al­bi­ne­gros dan otro paso en su me­jo­ría em­pa­tan­do fren­te al me­jor equi­po de 2ª B en ca­sa

El Periódico Mediterráneo - - Deportes - JUAN­FRAN DE LA OS­SA jde­laos­[email protected]­me­di­te­rra­neo.com

Nue­vo empate, el que ha­ce 12 en 20 jor­na­das. Un pun­to y se­gui­do en la me­jo­ría ex­pe­ri­men­ta­da por el Cas­te­llón des­de la en­tra­da de Ós­car Cano, ci­men­ta­da en la lle­ga­da de fi­cha­jes de ver­dad que han apor­ta­do no so­lo ai­re fres­co, sino re­cur­sos y com­pe­ti­ti­vi­dad. Úni­ca­men­te así se pue­de sa­lir ai­ro­so de Son Mal­fe­rit (0-0), don­de el Atlé­ti­co Ba­lea­res, el me­jor equi­po en ca­sa de to­da la Se­gun­da B (27 pun­tos de 30 po­si­bles, has­ta el due­lo con los al­bi­ne­gros), ha­bía ga­na­do en sus úl­ti­mas ocho apa­ri­cio­nes.

Es­te Cas­te­llón es un equi­po en con­ti­nua re­cons­truc­ción. Pri­me­ro, por los su­ce­si­vos cam­bios en el ban­qui­llo; y, des­pués, por las en­tra­das y sa­li­das de ju­ga­do­res. Sin em­bar­go, aho­ra sí da la sen­sa­ción de es­tar en el ca­mino, pe­se al tri­ple sal­to mor­tal. La apues­ta de

Cano, en ple­na tem­po­ra­da y con se­me­jan­tes nú­me­ros del equi­po, es de lo más arries­ga­da, pe­ro el club es­tá por la la­bor de do­tar­le de los mim­bres ne­ce­sa­rios pa­ra obrar la re­vo­lu­ción, que no tie­ne otro ob­je­ti­vo que la com­pli­ca­dí­si­ma sal­va­ción. Por­que, pe­se a los es­pe­ran­za­do­res re­sul­ta­dos, la em­pre­sa es har­to di­fí­cil. La per­ma­nen­cia es­tá a cua­tro pun­tos.

El Cas­te­llón tu­vo per­so­na­li­dad y fue atre­vi­do en Son Mal­fe­rit, a pe­sar de que los es­pec­ta­cu­la­res re­gis­tros de los blan­quia­zu­les en su feu­do, de cés­ped ar­ti­fi­cial y no de­ma­sia­do gran­de, in­vi­ta­ban a con­tem­po­ri­zar. Mu­gu­ru­za, an­tes del se­gun­do mi­nu­to, lle­ga­ba al se­gun­do pa­lo pa­ra sol­tar una vo­lea que Carl Klaus se sa­cu­dió co­mo pu­do. Vein­te mi­nu­tos pro­me­te­do­res, en los que el úl­ti­mo en in­cor­po­rar­se, Ru­bén Ra­mos, de­jó de­ta­lles más que in­tere­san­tes. Sin em­bar­go, el Atlé­ti­co Ba­lea­res, aun­que tar­dó al­re­de­dor de 20 mi­nu­tos, ter­mi­nó re­cu­pe­rán­do­se de la sor­pre­sa ini­cial y equi­li­bran­do la con­tien­da.

NUE­VA MU­TA­CIÓN // Cano pre­pa­ró a los su­yos pa­ra otro par­ti­do bien dis­tin­to al del Mi­nies­ta­di. En un 4-4-1-2, res­ca­tó la de­fen­sa de tres, con Cas­tells in­crus­ta­do en­tre el re­apa­re­ci­do Re­ga­lón y Sa­trús­te­gui, con una ban­da de­re­cha más pro­fun­da que la iz­quier­da (Mu­gu­ru­za tie­ne más re­co­rri­do que Verdú). En el me­dio, Ca­ba­lle­ro y Theo no aca­ba­ron de mez­clar bien; unos me­tros más ade­lan­te, Ra­mos ofre­ció des­te­llos; y arri­ba, Cu­bi­llas y Cár­ca­ba tra­ta­ron de bus­car­se la vi­da pe­ro, co­mo fren­te al Bar­ce­lo­na B, a de­ma­sia­dos me­tros de la por­te­ría ri­val.

Da igual el di­bu­jo. Cano, cual mar­ti­llo pi­lón, in­sis­te en trans­for­mar la men­ta­li­dad de los su­yos. To­car, to­car y to­car pa­ra, en pri­mer lu­gar, des­co­nec­tar a los con­tra­rios y, a par­tir de ahí, ha­cer da­ño. Cla­ro que el Cas­te­llón to­da­vía ex­hi­be cier­ta ti­mi­dez en la cir­cu­la­ción de ba­lón, en­tre otras co­sas por­que hay que tra­ba­jar en esos au­to­ma­tis­mos que dan el día a día, pe­ro con tan­ta en­tra­da y sa­li­da, tar­da­rá. Por eso ma­ne­ja cier­tas fa­ses de los en­cuen­tros, pe­ro ese nue­vo plan aún es­tá ver­de pa­ra do­mi­nar a su an­to­jo. Tiem­po al tiem­po. Si, mien­tras tan­to, los re­sul­ta­dos van acom­pa­ñan­do, me­jor que me­jor...

Cano ha ar­ma­do a un Cas­te­llón ca­da vez más re­co­no­ci­ble que tam­bién sa­be de­fen­der­se sin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.