Can­di­da­tos y ‘can­di­da­tos’

El Periódico Mediterráneo - - Opinión - MA­RIO Gar­cía*

En el Par­ti­do Po­pu­lar no bus­ca­mos el aplau­so y las ri­sas com­pla­cien­tes de pal­me­ros y co­rre­li­gio­na­rios

Es­te fin de se­ma­na, en el Par­ti­do Po­pu­lar de la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na he­mos vi­vi­do un mo­men­to im­por­tan­te. Di­ría in­clu­so que trans­cen­den­te pa­ra el fu­tu­ro de cuan­tos re­si­di­mos en es­ta au­to­no­mía. En el Ocea­no­grà­fic par­ti­ci­pa­mos en el ac­to de pre­sen­ta­ción de las can­di­da­tu­ras de re­fe­ren­cia pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas.

En el PP nos co­ge­mos muy en se­rio quién en­ca­be­za nues­tro pro­yec­to po­lí­ti­co, pe­ro co­mo de­mos­tra­mos en ese en­cuen­tro, asu­mi­mos co­mo prio­ri­dad in­dis­cu­ti­ble ga­ran­ti­zar el pre­sen­te y el fu­tu­ro de to­dos los va­len­cia­nos. Por eso nues­tros lí­de­res son esen­cia­les, por­que son la ca­ra vi­si­ble de mu­chas per­so­nas que tra­ba­jan muy duro, a pe­sar de los ata­ques sis­te­má­ti­cos de quie­nes no asu­men que re­ci­ba­mos la con­fian­za ma­yo­ri­ta­ria de la ciu­da­da­nía.

Pablo Ca­sa­do qui­so acom­pa­ñar a los can­di­da­tos de Cas­te­llón, Va­lèn­cia y Alicante, y mos­tró una con­fian­za con sol­ven­tes fun­da­men­tos por Isa­bel Bo­nig, la pró­xi­ma pre­si­den­ta de la Ge­ne­ra­li­tat. Por­que su elec­ción es lo me­jor que

nos pue­de pa­sar el mes de ma­yo.

Tra­ba­ja­mos. A eso nos de­di­ca­mos mien­tras quie­nes se si­túan en fren­te ha­cen otras co­sas. So­lo hay que fi­jar­se en quien pre­ten­de re­pe­tir man­da­to en la al­cal­día de Nu­les. Lo su­yo es la fa­rán­du­la, las ba­rras li­bres en fies­tas di­ver­sas, co­ger mi­cró­fo­nos y es­ce­ni­fi­car una de­ma­go­gia y po­pu­lis­mo que le vie­nen co­mo ani­llo al de­do.

Mien­tras tan­to, en el Par­ti­do Po­pu­lar nos de­di­ca­mos a ana­li­zar los pro­ble­mas reales de nues­tros ve­ci­nos pa­ra tra­tar de bus­car so­lu­cio­nes ho­nes­tas, no tru­cos pro­pios de pres­ti­di­gi­ta­do­res con chis­te­ra apo­li­lla­da y co­ne­jo de tra­po.

La po­lí­ti­ca no se prac­ti­ca so­bre es­ce­na­rios, en­tre bam­ba­li­nas y fo­cos. No bus­ca aplau­sos ni ri­sas com­pla­cien­tes. Por eso nues­tros can­di­da­tos no ofre­cen bo­ni­tos ti­tu­la­res, no re­ga­lan los oí­dos de pal­me­ros y co­rre­li­gio­na­rios.

Los can­di­da­tos del Par­ti­do Po­pu­lar, los que ya co­no­ce­mos y los que es­tán por co­no­cer­se, li­de­ra­rán pro­yec­tos com­pro­me­ti­dos con sus mu­ni­ci­pios, con la Co­mu­ni­tat. Y nues­tro ob­je­ti­vo es aban­do­nar la per­ma­nen­te ico­no­gra­fía en la que nos han ins­ta­la­do, pa­ra vol­ver a es­cu­char a to­dos los ciu­da­da­nos. H *Con­ce­jal y pre­si­den­te del PP de Nu­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.