Un Clá­si­co muy inusual

El Ba­rça lla­ma a sus afi­cio­na­dos a que acu­dan pron­to a un Camp Nou que es­ta­rá blin­da­do

El Periódico Aragón - - Deportes - AL­BERT GUASCH epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com BAR­CE­LO­NA

En las ofi­ci­nas del Bar­ce­lo­na tu­vo lu­gar ayer una con­cu­rri­da cum­bre de se­gu­ri­dad, ha­bi­tual en par­ti­dos de re­le­van­cia, se­gún ase­gu­ra­ron des­de el pro­pio club ca­ta­lán. Pe­ro na­da pa­re­ce con­ven­cio­nal ni clá­si­co del Ba­rça-Ma­drid que, pre­sun­ta­men­te, se dispu­ta hoy a las 20.00 ho­ras. Co­mo en los re­la­tos ju­di­cia­les, no es­tá de más aña­dir el ad­ver­bio de la du­da. To­das las par­tes in­sis­ten en que se ju­ga­rá. Y así de­be­ría ser. No ca­be un se­gun­do apla­za­mien­to. Hay ga­nas de que a las ocho de la tar­de em­pie­ce a ro­dar el ba­lón, lo ha­ga sin in­te­rrup­cio­nes, y el fút­bol aca­lle un rui­do am­bien­tal es­cu­cha­do des­de ha­ce se­ma­nas que siem­pre ha pa­re­ci­do ex­ce­si­vo e in­tere­sa­do.

Des­pués de la reunión de la jun­ta di­rec­ti­va de ayer por la tar­de, el Ba­rça hi­zo un lla­ma­mien­to a su gen­te a que acu­da al Camp Nou en ma­sa, sin te­mor, y lo ha­ga lo an­tes po­si­ble. Y lo hi­zo sub­ra­yan­do que la reivin­di­ca­ción cí­vi­ca es com­pa­ti­ble con la dispu­ta del «par­ti­do más im­por­tan­te del de­por­te mun­dial», se­gún el por­ta­voz de la en­ti­dad bar­ce­lo­nis­ta, Jo­sep Vi­ves.

La mo­vi­li­za­ción im­pul­sa­da por Tsu­na­mi De­mo­crà­tic ha pro­vo­ca­do un sin­fín de reunio­nes de coor­di­na­ción en­tre los dos clubs y los Mos­sos des­de ha­ce se­ma­nas. El re­sul­ta­do se­rá un es­ta­dio acor­do­na­do a par­tir de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, con un nue­vo fil­tro en las afue­ras, ca­cheos ex­haus­ti­vos y más de 3.000 agen­tes des­ple­ga­dos. Pe­ro es evi­den­te que lo que más in­quie­ta al club azul­gra­na, pe­se a la ima­gen de se­re­ni­dad que qui­so trans­mi­tir ayer, es que se pro­duz­ca al­gún ti­po de in­ci­den­te en el in­te­rior del Camp Nou, «el tem­plo de la li­ber­tad», se­gún la épi­ca de­fi­ni­ción pro­nun­cia­da por Vi­ves. La res­pon­sa­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y dis­ci­pli­na­ria re­cae­ría en el FC Bar­ce­lo­na en ca­so, por ejem­plo, de al­gu­na in­va­sión del te­rreno de jue­go, la si­tua­ción más fá­cil­men­te ima­gi­na­ble po­nién­do­se en lo peor.

Tsu­na­mi desea que se vi­sua­li­ce por las te­les de to­do el mun­do el ya fa­mo­so Sit and talk, aun­que la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca pa­re­ce de­jar la re­cla­ma­ción al­go ob­so­le­ta a la vis­ta de los úl­ti­mos anun­cios. Aun así, mu­chos ojos es­ta­rán tan pen­dien­tes de Mes­si y Ben­ze­ma co­mo de la pe­ri­fe­ria del cam­po. Por si se pro­du­ce al­gún mo­vi­mien­to sos­pe­cho­so.

LAS REIVIN­DI­CA­CIO­NES En la jun­ta / di­rec­ti­va del con­jun­to ca­ta­lán se ex­pre­só la con­fian­za cie­ga de que in­clu­so el cu­lé más vo­ci­fe­ran­te en el mi­nu­to 17 ja­más sa­cri­fi­ca­ría el es­pec­tácu­lo del Clá­si­co por unas ac­cio­nes reivin­di­ca­ti­vas que con­si­de­re le­gí­ti­mas pe­ro per­ni­cio­sas pa­ra la en­ti­dad bar­ce­lo­nis­ta. El por­ta­voz ex­te­rio­ri­zó esa idea in­ter­na al re­cor­dar que el es­ta­dio azul­gra­na es un fo­ro ha­bi­tua­do a las pro­cla­mas pa­cí­fi­cas. Tam­bién se­ña­ló una sen­sa­ción ex­ten­di­da en Bar­ce­lo­na de que «ha ha­bi­do in­te­rés en ins­ta­lar un re­la­to de alar­mis­mo».

La plas­ma­ción del ca­rác­ter ex­cep­cio­nal y ra­ro del en­cuen­tro se pro­du­ci­rá unas ho­ras an­tes del pi­ti­do ini­cial, cuan­do las co­mi­ti­vas de los dos clubs coin­ci­dan en el ho­tel So­fía, que es pro­pie­dad del ex­vi­ce­pre­si­den­te de­por­ti­vo Jor­di Mes­tre, y par­tan por se­pa­ra­dos pe­ro al mis­mo tiem­po, y fir­me­men­te es­col­ta­dos, ha­cia el Camp Nou. Se es­pe­ra un tra­yec­to tan cor­to co­mo plá­ci­do, ya que la ca­lle per­ma­ne­ce­rá cor­ta­da has­ta que los au­to­ca­res con los ju­ga­do­res y el vehícu­lo de los ár­bi­tros ha­yan al­can­za­do las ca­ta­cum­bas del es­ta­dio cu­lé. Lle­ga­rán an­tes de lo usual.

Los dos en­tre­na­do­res des­dra­ma­ti­za­ron es­tos pro­le­gó­me­nos tan car­ga­dos. Ernesto Val­ver­de, que no per­de­ría la cal­ma ni que se vie­ra en me­dio de un in­cen­dio pa­vo­ro­so, di­jo no te­mer na­da. «No­so­tros es­ta­mos tran­qui­los. Cuan­do el 26 de oc­tu­bre se pro­du­jo la sus­pen­sión, que­ría­mos ju­gar y, aho­ra, se­gui­mos que­rien­do ju­gar. Lo úni­co que que­re­mos es que la gen­te se ex­pre­se li­bre­men­te, res­pe­tan­do a to­dos los de­más», afir­mó con su ha­bi­tual cal­ma.

Zi­da­ne fue más pre­ci­so so­bre las es­tri­den­cias al­re­de­dor del en­cuen­tro. «Al fi­nal la gen­te quie­re ver un buen par­ti­do de fút­bol; lo de­más es rui­do». La ex­pe­di­ción blan­ca, al fi­nal, via­ja­rá hoy mis­mo a Bar­ce­lo­na. Co­mo siem­pre, el día del par­ti­do. De los po­cos de­ta­lles de nor­ma­li­dad. Lo desea­ble se­ría que lo ex­tra­or­di­na­rio co­rrie­ra, tam­bién a car­go de los ju­ga­do­res.

JOR­DI COTRINA

Una pin­ta­da de in­de­pen­den­cia en el sue­lo, con el Camp Nou de­trás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.