Sos­te­ni­bi­li­dad

TRES RE­PRE­SEN­TAN­TES DE LA RE­GIÓN DE DRAA-TAFILALET EN MA­RRUE­COS VI­SI­TAN ZARAGOZA PA­RA EX­PLI­CAR LOS PLA­NES DE DESA­RRO­LLO SOS­TE­NI­BLE QUE LLE­VAN A CA­BO JUN­TO A CERAI

El Periódico Aragón - - Espacio -

Ha­ce unos días, en es­te mis­mo su­ple­men­to, se pu­bli­ca­ba una en­tra­vis­ta a Is­mat Shakhs­her,, pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria en la ciu­dad de Na­blus (Pa­les­ti­na). En esas lí­neas nos acer­ca­ba la reali­dad que su­fre la mu­jer pa­les­ti­na, y ha­bla­ba de una do­ble vio­len­cia: por un la­do la que su­fre cual­quier mu­jer, por el hecho de ser­lo, en cual­quier lu­gar del mun­do; y por otro la pro­du­ci­da por la ocu­pa­ción mi­li­tar ba­jo la que vi­ve Pa­les­ti­na, con las de­ten­cio­nes y agre­sio­nes que su­fren co­ti­dia­na­men­te sus hi­jos, sus ma­ri­dos o ellas mis­mas a ma­nos de las fuer­zas ocu­pan­tes is­rae­lís. Y es que no po­de­mos ol­vi­dar que to­dos los ma­les que su­fre la po­bla­ción pa­les­ti­na tie­nen co­mo cau­sa prin­ci­pal una ocu­pa­ción que ro­ba sus re­cur­sos, coar­ta sus li­ber­ta­des y tra­ta a las per­so­nas co­mo si no fue­ran per­so­nas.

Mi­ra­mos ha­cia Pa­les­ti­na cuan­do Is­rael de­ci­de bom­bar­dear Ga­za, le­ga­li­zar la tor­tu­ra co­mo mal­tra­to sis­te­má­ti­co de los de­te­ni­dos o des­po­jar a una co­mu­ni­dad en­te­ra de sus tie­rras pa­ra cons­truir un nue­vo asen­ta­mien­to ca­ta­lo­ga­do co­mo ile­gal por to­das las nor­mas in­ter­na­cio­na­les. Tan ha­bi­tual que ya ca­si no nos sor­pren­de. Por­que la ocu­pa­ción es un ac­to de gue­rra dia­rio, co­ti­diano, cons­tan­te, tan­to que aca­ba sien­do asu­mi­do co­mo nor­mal por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. La po­bla­ción pa­les­ti­na no asu­me ni acep­ta es­ta ocu­pa­ción, sino que día a día, mes a mes, año a año re­sis­te y re­sis­ti­rá has­ta que sea re­co­no­ci­do su de­re­cho a po­blar su tie­rra, en li­ber­tad y ple­ni­tud de de­re­chos.

¿Y qué hay de nues­tra so­li­da­ri­dad con Pa­les­ti­na? La so­li­da­ri­dad no pue­de ser di­ne­ro a cam­bio de si­len­cio y de su­mi­sión. No de­be ser­vir pa­ra cal­mar la con­cien­cia de la po­bla­ción eu­ro­pea por la inac­ción de nues­tros go­bier­nos an­te la po­lí­ti­ca de he­chos con­su­ma­dos de Is­rael y Es­ta­dos Uni­dos. No pue­de ser tam­po­co ca­ri­ta­ti­va, pa­ra pa­liar una po­bre­za que es­tá sien­do cau­sa­da por el ro­bo y la ex­pro­pa­ción de los re­cur­sos, por las tra­bas im­pues­tas a la pro­duc­ción pa­les­ti­na y a la ex­por­ta­ción de sus pro­duc­tos.

Nues­tra so­li­da­ri­dad tie­ne que ser fun­da­men­tal­men­te de de­nun­cia de la ocu­pa­ción, de re­cor­dar la ile­ga­li­dad y el anacro­nis­mo de un es­ta­do co­lo­nial que en pleno si­glo XXI so­me­te a la po­bla­ción pa­les­ti­na a unas con­di­cio­nes que tan ha­bi­tua­les fue­ron en el si­glo XIX, pe­ro de las que ca­si to­do el mun­do se li­bró en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. No po­de­mos mi­rar ha­cia otro la­do y nor­ma­li­zar es­ta si­tua­ción co­mo si no tu­vie­ra re­me­dio.

Tam­bién el ré­gi­men del apart­heid en Su­dá­fri­ca pa­re­cía in­mu­ta­ble y eterno, pe­ro la de­ci­si­va in­ter­ven­ción de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y el blo­queo eco­nó­mi­co con­si­guie­ron ven­cer al ra­cis­mo y la ex­clu­sión de aquel Es­ta­do tan pa­re­ci­do al ac­tual Is­rael. Por eso la cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes (BDS) contra Is­rael –crea­da en el 2005 por más de 170 or­ga­ni­za­cio­nes–, es ac­tual­men­te la prin­ci­pal he­rra­mien­ta de nues­tra so­li­da­ri­dad, la for­ma pa­cí­fi­ca y cons­tan­te de ha­cer en­ten­der a los is­rae­líes que esa ocu­pa­ción que ellos con­si­de­ran nor­mal y le­gal es inad­mi­si­ble pa­ra el res­to del mun­do.

La so­li­da­ri­dad con Pa­les­ti­na JUAN CARLOS BU­RI­LLO Pre­si­den­te del Co­mi­té de So­li­da­ri­dad In­ter­na­cio­na­lis­ta www.in­ter­na­cio­na­lis­tas.net

Amou Ma­rou­che (de Has­si­la­bied), Ah­med Bour­chouk (de Taouz) y Yous­sef Ad­doui (de M’cis­si), en Zaragoza.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.