El par­ti­do en un vol­cán de fu­ria que de­ri­vó en un con­flic­to en­tre clubs y en­tre la pren­sa ara­go­ne­sa

Un telegrama con­vir­tió

El Periódico Aragón - - Deportes -

y el sen­ti­do de la ri­va­li­dad fut­bo­lís­ti­ca era un con­cep­to aún por desa­rro­llar.

A fi­na­les de no­viem­bre el Zaragoza FC vi­si­ta­ba el Ve­ló­dro­mo de la Ala­me­da, ca­sa del Hues­ca FC, an­te­ce­sor de lo que na­ce­ría en 1960 co­mo So­cie­dad Deportiva Hues­ca. Los ju­ga­do­res sal­ta­ron al cés­ped so­bre las tres de la tar­de. De pron­to to­do se pa­ró. Si­len­cio. El ár­bi­tro, de ape­lli­do Lem­mel, vio que en el on­ce azul­gra­na fi­gu­ra­ban los fut­bo­lis­tas Za­to y For­né, ca­ren­tes de au­to­ri­za­ción pa­ra ju­gar, por lo que or­de­nó su re­ti­ra­da del cam­po. He­ri­dos en su or­gu­llo al con­si­de­rar­se víc­ti­mas de una in­jus­ti­cia, los os­cen­ses car­ga­ron contra los ju­ga­do­res vi­si­tan­tes, la Fe­de­ra­ción y en es­pe­cial contra la di­rec­ti­va za­ra­go­za­na, a la que acu­sa­ron de aquel in­ci­den­te. Se pren­dió la me­cha de una tar­de ex­plo­si­va. «El en­cuen­tro se desa­rro­lló en unas con­di­cio­nes de vio­len­cia y su­cie­dad co­mo po­cas ve­ces he­mos vis­to», re­la­tó el Dia­rio Avi­sos.

Du­ran­te los no­ven­ta mi­nu­tos no ce­sa­ron los in­sul­tos. Rei­na­ba el des­con­cier­to y el mar­ca­dor fi­nal con 2-2 no tem­pló los áni­mos. De hecho, los afi­cio­na­dos za­ra­go­za­nos tu­vie­ron que huir a la es­ta­ción mien­tras eran ape­drea­dos por la afi­ción lo­cal, tal y co­mo re­co­gió Mun­do De­por­ti­vo.

«¡Sin co­men­ta­rios!», apos­ti­lla­ron. Con el pa­so de los días se lan­za­ron dis­tin­tas ver­sio­nes de los he­chos, coin­ci­dien­do en su ma­yo­ría en que aquel am­bien­te vol­cá­ni­co na­ció por un telegrama.

El telegrama in­cen­dia­rio

Se­gún con­tó el Dia­rio de Hues­ca, «Za­to y For­né es­ta­ban le­gal­men­te li­cen­cia­dos pe­ro la Fe­de­ra­ción Re­gio­nal no lo per­mi­tió. El al­bo­ro­to fue su cul­pa». Al pa­re­cer, la Fe­de­ra­ción ha­bía en­via­do ins­tan­so­tros

El ár­bi­tro or­de­nó la re­ti­ra­da de los lo­ca­les Za­to y For­né, sin au­to­ri­za­ción pa­ra ju­gar

tes an­tes del cho­que un telegrama don­de ex­pli­ca­ba los de­ta­lles de la sus­pen­sión. Ver­sión ne­ga­da por va­rios pe­rió­di­cos: «Po­de­mos con­fir­mar que de la Fe­de­ra­ción no sa­lió tal telegrama. Ade­más, no hu­bie­ra hecho fal­ta man­dar­lo ya que el Vi­ce­pre­si­den­te y el Se­cre­ta­rio es­ta­ban en Hues­ca aquel día», pu­bli­có El No­ti­cie­ro.

El Zaragoza FC de­ci­dió rom­per re­la­cio­nes con un Hues­ca FC que tu­vo que re­es­truc­tu­rar to­da su di­rec­ti­va por la in­ha­bi­li­ta­ción de dos años que le im­pu­so la Fe­de­ra­ción. Es­ta aver­sión pro­vo­có un po­ten­te es­truen­do en la re­gión, don­de la ten­sión se tras­la­dó al pa­pel con un in­ter­cam­bio de gol­pes en ar­tícu­los car­ga­dos de di­na­mi­ta. «El es­cán­da­lo, por su mag­ni­tud, du­re­za y vio­len­cia no te­nía pre­ce­den­tes», co­men­tó El No­ti­cie­ro. «Pre­fe­ri­mos que no exis­ta be­li­ge­ran­cia en­tre her­ma­nos re­gio­na­les, pe­ro si al­guien se em­pe­ña en que le re­co­noz­ca­mos co­mo enemi­go no ten­dre­mos más re­me­dio», ase­ve­ra­ba el Dia­rio de Hues­ca.

Los co­men­ta­rios de al­gu­nos sec­to­res de la pren­sa za­ra­go­za­na irri­ta­ron aún más por el nor­te de Ara­gón, so­bre to­do tras una cronología de los he­chos al­go po­lé­mi­ca re­crea­da en el pe­rió­di­co Zaragoza Deportiva. «Nues­tra plu­ma no se ven­de al me­jor pos­tor. Nono te­ne­mos en nues­tra sec­ción de deportes a es­tó­ma­gos agra­de­ci­dos», lan­zó el Dia­rio de Hues­ca. Pe­ro su ofen­si­va no que­dó ahí. «¿Por qué ese en­sa­ña­mien­to de una par­te de la pren­sa za­ra­go­za­na en el de­por­te os­cen­se? Cam­pa­ñas co­mo las que em­pie­zan al­gu­nos cro­nis­tas su­po­nen un odio en­cu­bier­to. Ma­la ra­cha lle­van los que se ce­ben con nues­tro afán de que Hues­ca lle­gue a ocu­par un si­tio re­gu­lar en el sport na­cio­nal», co­men­ta­ron de for­ma pe­ren­ne ca­si un si­glo atrás.

Aquel telegrama pu­so la pri­me­ra pie­dra de es­te en­fren­ta­mien­to en el fút­bol ara­go­nés. Ten­sio­nes que se fue­ron re­pi­tien­do en los su­ce­si­vos años has­ta que los ca­mi­nos del fút­bol se­pa­ra­ron a am­bos con­jun­tos ba­jo sus fu­tu­ras nue­vas de­no­mi­na­cio­nes. Am­bas ciu­da­des vie­ron a sus equi­pos to­mar di­rec­cio­nes dis­tin­tas, vién­do­se las caras co­mún­men­te en in­sul­sos par­ti­dos de pre­tem­po­ra­da. Es­ta ten­den­cia cam­bió pa­ra jun­tar a Real Zaragoza y al Hues­ca ba­jo la reali­dad de la Se­gun­da. De­vol­vien­do un cho­que con aro­ma a der­bi. Por­que un der­bi es ese ro­ce lo­cal o re­gio­nal. Es pen­sar en ese par­ti­do. An­siar ga­nar­lo pa­ra sa­car pe­cho. Esa elec­tri­ci­dad a prin­ci­pio de se­ma­na. Esos cán­ti­cos sar­cás­ti­cos… Se tra­ta de un due­lo sin una di­la­ta­da tra­di­ción, pe­ro de po­so pro­fun­do, que cum­ple 95 años. Y es al­go que, co­mo ara­go­ne­ses, hay que sa­ber dis­fru­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.