Las sar­di­nas

El Periódico Aragón - - Opinión - An­to­nio Na­dal Za­ra­go­za

El con­ce­jal de Vox en Za­ra­go­za pro­po­ne ma­tar a los pe­rros que na­die adop­ta por el cos­te que su­po­nen al ayun­ta­mien­to y el ha­ci­na­mien­to al que es­tán so­me­ti­dos. Plan­tea una eu­ta­na­sia hu­ma­ni­ta­ria pa­ra ellos, ab­so­lu­ta­men­te in­do­lo­ra, me­nos mal. Di­ce tam­bién que le sor­pren­de que es­ta me­di­da sea re­cha­za­da por gru­pos que de­fien­den la eu­ta­na­sia hu­ma­na. No sor­pren­de, sin em­bar­go, que quien re­cha­za la eu­ta­na­sia hu­ma­na, co­mo él y los de su par­ti­do, plan­teen la eu­ta­na­sia ani­mal por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas. Sí de­be­rían sor­pren­der otras me­di­das que plan­tea es­te par­ti­do de ul­tra­de­re­cha que tie­ne mu­chas afi­ni­da­des con otros par­ti­dos eu­ro­peos de la mis­ma ideo­lo­gía y que en Ita­lia ha da­do lu­gar al «mo­vi­mien­to de las sar­di­nas», que no sé si ten­drá eco en nues­tro país, más len­to a la ho­ra de reac­cio­nar an­te acon­te­ci­mien­tos po­co re­co­men­da­bles.

Más de 40.000 ita­lia­nos se ma­ni­fes­ta­ron el sá­ba­do en Ro­ma con­tra las po­lí­ti­cas ul­tra­de­re­chis­tas que pro­mue­ve el lí­der de la Li­ga, Mat­teo Sal­vi­ni. Las lla­ma­das sar­di­nas en­via­ron de es­te mo­do un men­sa­je a los par­ti­dos que fo­men­tan el odio y el ra­cis­mo con­tra la li­ber­tad, la to­le­ran­cia y la igual­dad, que se apro­ve­chan del ma­les­tar so­cial con men­ti­ras y men­sa­jes xe­nó­fo­bos.

No es po­lí­ti­ca fic­ción la po­si­bi­li­dad de que Vox ocu­pe a me­dio pla­zo mi­nis­te­rios en un fu­tu­ro Go­bierno es­pa­ñol. Lo que no me gus­ta de es­te mo­vi­mien­to ita­liano es que los ma­ni­fes­tan­tes se con­si­de­ren co­mo sar­di­nas por el he­cho de que un ban­co de sar­di­nas son in­ven­ci­bles. Fren­te a un gru­po de ti­bu­ro­nes po­ca de­fen­sa tie­nen las sar­di­nas por muy agru­pa­das que na­den.

Me­jor que sar­di­nas de­be­rían ha­ber­se fi­ja­do en pe­ces más res­pe­ta­dos por sus de­fen­sas. Un pez glo­bo, que se lle­na de agua y de ai­re cuan­do se sien­te ame­na­za­do. Un pez co­fre, que tie­ne una to­xi­na mor­tal den­tro de su cuer­po. Un pe­pino de mar, que cuan­do se sien­te ame­na­za­do se con­trae y en­du­re­ce su piel pa­ra ser tan du­ro co­mo una ar­ma­du­ra. Un pez ga­to eléc­tri­co, que pue­de emi­tir una des­car­ga eléc­tri­ca has­ta de 350 v. Un pez pa­ya­so, que tie­ne un pro­tec­tor ve­ne­no­so, la anémo­na. Un pez pie­dra, con­si­de­ra­do el pez más ve­ne­no­so del mun­do.

Que Le Pen y Sal­vi­ni (au­tén­ti­cos ti­bu­ro­nes hu­ma­nos) fe­li­ci­ta­sen a Abas­cal por el as­cen­so ful­gu­ran­te en las ur­nas de­ja muy cla­ras las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.