Anar­co ca­pi­ta­lis­mo

El Periódico Aragón - - Opinión - Isi­do­ro Ber­dié Bueno Za­ra­go­za

El anar­co ca­pi­ta­lis­mo tie­ne jus­ti­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, ne­ce­si­ta la jus­ti­fi­ca­ción éti­ca y mo­ral. Y nos la trae An­drés Fer­nán­dez de An­dra­da: «Epís­to­la mo­ral a Fa­bio», 1610, as­ce­tis­mo y fi­lo­so­fía mo­ral, con in­fluen­cias de Ho­ra­cio («Bea­tus ille») y del fi­ló­so­fo es­toi­co Sé­ne­ca, pa­ra for­mar un tra­ta­do cohe­ren­te, mo­ral y sis­te­má­ti­co.

Mu­rray Roth­bard, de ori­gen ju­dío, acu­ñó «anar­co­ca­pi­ta­lis­ta» en 1949. De­cía: Las fun­cio­nes del Es­ta­do se di­vi­den en dos, las que hay que eli­mi­nar y las que hay que pri­va­ti­zar. Só­lo ha­bía dos po­si­bi­li­da­des ló­gi­cas: el so­cia­lis­mo o el anar­quis­mo.

Da­do que era im­po­si­ble pa­ra mí ser so­cia­lis­ta me vi em­pu­ja­do, por ló­gi­ca, a ser anar­quis­ta de pro­pie­dad pri­va­da, un «anar­co­ca­pi­ta­lis­ta». Lo que de­fi­ne al Es­ta­do es la au­to­ri­dad, de­re­cho a go­ber­nar.

La obli­ga­ción pri­ma­ria del hom­bre es la au­to­no­mía, la ne­ga­ti­va a ser go­ber­na­do. Apa­re­ce, pues, una con­fron­ta­ción en­tre am­bas y en la me­di­da que una per­so­na cum­pla con su obli­ga­ción de ha­cer­se due­ño de sus de­ci­sio­nes, se re­sis­ti­rá a la pre­ten­sión del Es­ta­do de te­ner au­to­ri­dad so­bre él, y a obe­de­cer las le­yes de ese Es­ta­do, sim­ple­men­te por­que son le­yes. En ese sen­ti­do, el anar­quis­mo es la úni­ca doc­tri­na po­lí­ti­ca cohe­ren­te con la vir­tud de la au­to­no­mía (Ro­bert Paul Wolff: «In De­fen­se of Anar­chism», 1970. Una se­gun­da ra­zón de índole mo­ral, el mer­ca­do es con­tra­rio a to­das las gue­rras, ge­no­ci­dios, es­cla­vi­tud y re­pre­sión per­pe­tra­dos por los Es­ta­dos a tra­vés de la His­to­ria, ¿no po­dría vi­vir y con­vi­vir me­jor la Hu­ma­ni­dad sin es­ta bár­ba­ra ins­ti­tu­ción? (E. Bur­ke, S/XVIII). Es­tos «ma­les» no son ac­ci­den­ta­les son el re­sul­ta­do de su Cons­ti­tu­ción. La «su­bor­di­na­ción», la «re­ci­pro­ci­dad de la «ti­ra­nía» y la «es­cla­vi­tud», y el «ca­pri­cho» de un «hom­bre do­mi­nan­te» es su­fi­cien­te pa­ra lle­var a to­dos los de­más a los peores y más ne­gros pro­pó­si­tos. Es­to fue es­cri­to en 1756, mu­cho antes de las ar­mas de des­truc­ción en ma­sa es­cu­pie­ran san­gre y me­tra­lla y, mu­cho antes de que 170 mi­llo­nes de per­so­nas ci­vi­les fue­ran ase­si­na­dos por sus pro­pios go­bier­nos en el si­glo XX. M. Roth­bard, «The Et­hics of Li­berty», 1982, «Si nos fi­ja­mos en el his­to­rial ne­gro de ase­si­na­tos en ma­sa, ex­plo­ta­ción y ti­ra­nía en la so­cie­dad per­pe­tra­dos por los Go­bier­nos a tra­vés del tiem­po, no de­be­mos ser rea­cios a aban­do­nar el Es­ta­do y pro­bar la li­ber­tad».

Co­mo li­ber­ta­rio, es­tu­vo con­tra la Gue­rra de Viet­nam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.