El PSOE se pre­pa­ra pa­ra ace­le­rar el pac­to con los re­pu­bli­ca­nos

Los par­ti­dos han man­te­ni­do reunio­nes dis­cre­tas es­tos días pa­ra se­llar un acuer­do La ne­go­cia­ción to­da­vía de­be pei­nar fle­cos so­bre la me­sa en­tre go­bier­nos

El Periódico Aragón - - España - J. RUIZ SIE­RRA / I. MÁR­MOL epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com MA­DRID LO­GROS Y RIES­GOS

Los ne­go­cia­do­res so­cia­lis­tas te­nían ta­cha­da en ro­jo la se­ma­na que aho­ra aca­ba. Sen­ta­dos al otro la­do de la me­sa, los re­pu­bli­ca­nos les ha­bían ad­ver­ti­do de que no po­drían se­llar nin­gún pac­to du­ran­te es­tos días. La ma­ni­fes­ta­ción de Tsu­na­mi De­mo­crà­tic el pa­sa­do miér­co­les, la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea (TJUE), que el jue­ves re­co­no­ció la in­mu­ni­dad de Oriol Jun­que­ras en con­tra de las te­sis del Tri­bu­nal Su­pre­mo, y, so­bre to­do, el con­gre­so de ERC, ayer, ha­cían im­po­si­ble es­ce­ni­fi­car un acuer­do pa­ra que Pe­dro Sán­chez fue­se in­ves­ti­do pre­si­den­te con la abs­ten­ción del par­ti­do in­de­pen­den­tis­ta. Aho­ra que to­das es­tas ci­tas han pa­sa­do, el PSOE se pre­pa­ra pa­ra ace­le­rar las ne­go­cia­cio­nes e in­ten­tar fir­mar la alian­za cuan­to antes.

Si es a prin­ci­pios de se­ma­na, me­jor. En la Mon­cloa creen que to­da­vía es­tán a tiem­po de que el je­fe del Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes sea re­ele­gi­do antes de que aca­be el año, en una se­gun­da vo­ta­ción en el Con­gre­so que ten­dría lu­gar el 30 de di­ciem­bre.

Los re­pu­bli­ca­nos enfrían las ex­pec­ta­ti­vas. Con­tes­tan que eso so­lo se da­ría si na­da sa­le mal en los pró­xi­mos días: los so­cia­lis­tas ten­drían que con­ten­tar a ERC con su ofer­ta de­fi­ni­ti­va de una me­sa de ne­go­cia­ción so­bre el «con­flic­to po­lí­ti­co» en Ca­ta­lu­ña, una pro­pues­ta que ten­dría que ser va­li­da­da por Jun­que­ras des­de la cár­cel de Lle­do­ners, por Mar­ta Rovira des­de Gi­ne­bra (don­de hu­yó pa­ra evi­tar ser juz­ga­da por el Su­pre­mo) y por el Con­sell Na­cio­nal del par­ti­do.

Más allá de los rit­mos de ERC, de las de­cla­ra­cio­nes cru­za­das y de los anun­cios de los re­pu­bli­ca­nos de que la ne­go­cia­ción que­da­ba mo­men­tá­nea­men­te con­ge­la­da de­bi­do al fa­llo so­bre Jun­que­ras, el puen­te nun­ca se ha ro­to. Es­ta se­ma­na era inú­til pa­ra anun­ciar el pac­to, no pa­ra ne­go­ciar­lo.

Y se ha se­gui­do ne­go­cian­do, has­ta el pun­to de que en el PSOE y en una par­te de ERC se con­si­de­ra que el acuer­do ya es­tá muy cer­ca de fra­guar­se.

A fal­ta de de­ta­lles, el PSOE pro­pon­drá una me­sa de ne­go­cia­ción en­tre Go­bierno y Ge­ne­ra­li­tat so­bre la cri­sis te­rri­to­rial que no de­pen­da del Es­ta­tut. Es de­cir, se­rá un ór­gano dis­tin­to a la co­mi­sión bi­la­te­ral, que ema­na de la ley fun­da­men­tal ca­ta­la­na y es­tá pen­sa­da pa­ra abor­dar cues­tio­nes mu­cho más con­cre­tas y de me­nor re­le­van­cia po­lí­ti­ca, co­mo trans­fe­ren­cias y con­flic­tos de com­pe­ten­cias.

Si se aca­ba / plas­man­do, los re­pu­bli­ca­nos con­si­de­ran que se ha­brán apun­ta­do un tan­to, mos­tran­do que su vía po­si­bi­lis­ta, al con­tra­rio que la de JxCat, lo­gra fru­tos tan­gi­bles y sir­ve pa­ra ne­go­ciar con el Es­ta­do. Pe­ro la apues­ta no es­tá exen­ta de ries­gos pa­ra ERC. Una par­te de sus ba­ses no ter­mi­na de co­mul­gar con la es­tra­te­gia, de ahí que los re­pu­bli­ca­nos de­ja­sen cla­ro que no po­día lle­gar a su con­gre­so con el pac­to apro­ba­do.

En el PSOE las aguas tam­po­co co­rre­rán tran­qui­las tras el acuer­do, si lle­ga a al­can­zar­se. No es so­lo que Sán­chez ha­ya aca­bo abra­zan­do la coa­li­ción con Po­de­mos que de­pen­da del in­de­pen­den­tis­mo, una fór­mu­la que re­cha­zó ha­ce so­lo unos me­ses y que mo­ti­vó, se­gún di­jo en­ton­ces, la re­pe­ti­ción de elec­cio­nes. Un sec­tor del par­ti­do (a la ca­be­za es­tán los pre­si­den­tes de Cas­ti­lla-La Man­cha y Ara­gón, Emi­li­ano Gar­cía Pa­ge y Ja­vier Lam­bán) lle­va se­ma­nas mos­tran­do su ma­les­tar por las ne­go­cia­cio­nes y la opa­ci­dad que las ro­dea.

Por­que el PSOE y ERC han que­ri­do con­du­cir to­do es­te pro­ce­so le­jos de cual­quier fo­co, pac­tan­do co­mu­ni­ca­dos que ape­nas de­cían na­da tras ca­da una de sus ci­tas y lle­gan­do al ex­tre­mo de no de­jar to­mar imá­ge­nes ni si­quie­ra de sus reunio­nes ofi­cia­les, pe­se a que se tra­ta­ba de con­vo­ca­to­rias pú­bli­cas.

Den­tro de es­ta ten­den­cia a no dar nin­gu­na ex­pli­ca­ción, Sán­chez rom­pe­rá en los pró­xi­mos días con dos tra­di­cio­nes de la po­lí­ti­ca na­vi­de­ña: no ha­rá rue­da de ba­lan­ce del año ni ofre­ce­rá un cóc­tel en la Mon­cloa, una oca­sión en la que los pre­si­den­tes del Go­bierno sue­len char­lar con los pe­rio­dis­tas de ma­ne­ra más in­for­mal.

El acuer­do se­rá «cons­ti­tu­cio­nal» y cuan­do lle­gue se ha­rá «pú­bli­co», in­sis­ten los so­cia­lis­tas, que tam­bién han abor­da­do con los re­pu­bli­ca­nos al­gu­nas otras ini­cia­ti­vas co­mo la con­tra­rre­for­ma la­bo­ral, la de­ro­ga­ción de la ley mor­da­za y la me­mo­ria his­tó­ri­ca.

JO­SÉ LUIS RO­CA

Pe­dro Sán­chez, en un ac­to de con­me­mo­ra­ción del Día de la Cons­ti­tu­ción en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.