El ADN de Mí­chel

El Hues­ca se edi­fi­ca so­bre el con­trol del es­fé­ri­co, pe­ro su­fre sin él y su­ple la fal­ta de un hom­bre gol con la se­gun­da lí­nea

El Periódico Aragón - - Deportes - A. BOBED de­por­tes@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

El Hues­ca tie­ne un es­ti­lo re­co­no­ci­ble, ci­men­ta­do a ima­gen y se­me­jan­za de Mí­chel, una for­ma de jugar mol­dea­da a lo que el ma­dri­le­ño quie­re y tra­ba­ja­da des­de el prin­ci­pio de la pre­tem­po­ra­da, cuan­do la plan­ti­lla azul­gra­na es­ta­ba ba­jo mí­ni­mos. Por eso ha ido a más con el pa­so de las jor­na­das, si bien aho­ra es­tá atra­ve­san­do un pe­que­ño ba­che.

Sal­vo en un par de ex­cep­cio­nes, el sis­te­ma uti­li­za­do por Mí­chel y la for­ma de jugar ape­nas ha va­ria­do. El equi­po es­tá cons­trui­do en torno a la pe­lo­ta y su con­trol, con un cen­tro del cam­po fuer­te que quie­re el ba­lón y lo mue­ve tra­tan­do de ma­rear al ri­val, un as­pec­to que le da so­li­dez de­fen­si­va. Mos­que­ra es el epi­cen­tro del jue­go del Hues­ca, el fut­bo­lis­ta que ofre­ce la pau­sa ne­ce­sa­ria pa­ra co­men­zar a cons­truir, el or­ga­ni­za­dor na­tu­ral, un ju­ga­dor que eje­cu­ta con cri­te­rio. Le acom­pa­ñan en el me­dio del cam­po dos in­te­rio­res con lle­ga­da, de apo­yo en la pre­sión de­fen­si­va y con li­ber­tad pa­ra com­bi­nar con los hom­bres de ata­que.

Un de­lan­te­ro

En el ata­que jue­ga un úni­co de­lan­te­ro, una úni­ca re­fe­ren­cia pe­ro mó­vil, ra­to­ne­ra, luchadora y re­ma­ta­do­ra. Oka­za­ki par­te con ven­ta­ja, si bien Mí­chel tam­bién

Mos­que­ra es el epi­cen­tro y los in­te­rio­res ayu­dan atrás y tie­nen lle­ga­da

es­tá con­fian­do en Escriche en las úl­ti­mas jor­na­das. En las ban­das re­si­de po­si­ble­men­te la ma­yor di­fe­ren­cia de ma­ti­ces en el equi­po os­cen­se. El cua­dro azul­gra­na tie­ne ADN ofen­si­vo y ver­ti­cal y a ve­ces el pre­pa­ra­dor ma­dri­le­ño op­ta por jugadores más pe­ga­dos a la cal co­mo Fe­rrei­ro o Sergio Gó­mez, si bien ge­ne­ral­men­te son fut­bo­lis­tas más aso­cia­ti­vos los ele­gi­dos por el téc­ni­co. Ahí emer­gen Juan Car­los Real y Da­ni Ra­ba. El ga­lle­go es el agi­ta­dor, el clá­si­co me­dia­pun­ta con vi­sión de jue­go, lle­ga­da y gol y, por su in­te­li­gen­cia, el ju­ga­dor a se­guir con lu­pa. Por su par­te, el cán­ta­bro Ra­ba tie­ne un ca­rác­ter más ofen­si­vo y sus apa­ri­cio­nes des­de se­gun­da lí­nea ge­ne­ran pe­li­gro.

Am­bos es­tán ha­bi­tua­dos a bus­car el fút­bol por den­tro, por lo que se ge­ne­ra un es­pa­cio pa­ra las subidas de los la­te­ra­les, uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de pe­li­gro de los azul­gra­nas. Pe­dro Ló­pez tie­ne me­nos re­co­rri­do que Mi­gue­lón y Lui­sin­ho que Ja­vi Ga­lán, pe­ro am­bos se in­cor­po­ran a las zo­nas ofen­si­vas con pe­li­gro.

El ma­yor pro­ble­ma del Hues­ca, aun­que es­pe­cial­men­te fue­ra, lle­ga cuan­do pier­de el ba­lón, cuan­do no es el due­ño y el pro­ta­go­nis­ta del due­lo o, en su defecto, cuan­do el ad­ver­sa­rio se en­cie­rra y no pue­de dar­le ve­lo­ci­dad a la pe­lo­ta. Ahí, el cua­dro azul­gra­na se atas­ca y co­mien­za a su­frir.

LALI­GA

Pu­li­do, cla­ve en el Hues­ca, ce­le­bra su gol al Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.