Las ba­lan­zas es­tán tru­ca­das

El Periódico Aragón - - Opinión - JO­SÉ LUIS Ai­no­za*

Se ave­ci­nan o ya es­tán en mar­cha cam­bios se­ve­ros en las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas del país, de la unión y has­ta de cual­quier ni­vel su­pe­rior que se pos­tu­le. Na­cio­na­lis­mos ace­le­ra­dos, bre­xits reales y po­ten­cia­les o fuer­zas es­pa­cia­les pa­ra tra­ji­nar con uni­for­me las ór­bi­tas con­quis­ta­das. Eso, así, por en­ci­ma. Que por aba­jo las no­ve­da­des tam­bién se las traen. Co­mu­ni­ca­cio­nes ins­tan­tá­neas, la ma­yo­ría in­sus­tan­cia­les, pe­ro ca­pa­ces de cap­tar la aten­ción y la de­di­ca­ción pa­ra con­fi­gu­rar un hormiguero que se des­pla­za a gol­pe de webs, blogs, tuits o in­fluen­cer. Y en­tre los dis­tin­tos es­ca­lo­nes de las pla­ta­for­mas del po­der, los lí­de­res que ges­tio­nan la ac­tua­li­dad eje­cu­ti­va pen­dien­tes no de su pro­yec­to, sino del re­sul­ta­do in­me­dia­to que no les ale­je del si­llón de man­do. Pa­ra la iz­quier­da, tan­ta ve­lei­dad es­co­ra­da al cen­tro ha aca­ba­do por des­fi­gu­rar­la, mien­tras a la de­re­cha se le atra­gan­ta la ex­tre­ma por­que la de­ja en evi­den­cia. Y a to­dos, sin la an­ti­gua lu­cha de cla­ses co­mo equi­li­brio asu­mi­do de in­tere­ses y es­ce­na­rio po­lí­ti­co, se les ve bus­can­do los lí­mi­tes de su te­rri­to­rio elec­to­ral. Y lle­ga el ru­bia­les de

cria­do en los me­jo­res pu­pi­tres que co­nec­tan di­rec­ta­men­te con el po­der eli­tis­ta con­ser­va­dor del Reino Uni­do (res­pon­sa­ble de los re­cor­tes so­cia­les des­de los tiem­pos de

y re­ci­be el vo­to de los obre­ros de zo­nas tra­di­cio­nal­men­te la­bo­ris­tas. Ahí lo tie­nes. Ti­ra más un bre­xit na­cio­na­lis­ta re­su­mi­do en ley, pa­tria y or­den que las as­pi­ra­cio­nes de mejoras so­cia­les. Ojo que abre una es­pi­ta, la de vo­tar a quien te em­po­bre­ce.

Mien­tras, el Ara­gón ac­tual li­de­ró en el 2018 el cre­ci­mien­to de la ri­que­za (PIB), pe­ro ¡qué co­sas!, en el mis­mo ejer­ci­cio au­men­tó el ries­go de po­bre­za. No hay ma­ne­ra de afi­nar con el re­par­to. Ha­brá que pe­dir un nue­vo jue­go de ba­lan­zas. ¿A quién?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.