Los ‘mind­hun­ters’ es­pa­ño­les, in­quie­tos por las ‘ma­na­das’

La uni­dad es­pe­cial avisa de «hom­bres que ven la vio­la­ción en gru­po co­mo ocio» Los cin­co agen­tes de la bri­ga­da son ex­per­tos psi­có­lo­gos y cri­mi­nó­lo­gos

El Periódico Aragón - - Sociedad - VA­NE­SA LOZANO / LUIS RENDUELES epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com MA­DRID NI PSI­CÓ­PA­TAS NI IN­TE­LI­GEN­TES

Sexo, di­ne­ro, ven­gan­za y po­der. Ca­si to­dos los crí­me­nes se co­me­ten por uno de es­tos mo­ti­vos. Lo cer­ti­fi­can el ca­pi­tán An­drés So­to­ca y su equi­po del Ser­vi­cio de Aná­li­sis del Com­por­ta­mien­to De­lic­ti­vo de la Guar­dia Ci­vil. Son los mind­hun­ters es­pa­ño­les. Su uni­dad, for­ma­da por tres hom­bres y dos mu­je­res con for­ma­ción en Psi­co­lo­gía y Cri­mi­no­lo­gía, lle­va 25 años me­tién­do­se en la men­te de ase­si­nos y vio­la­do­res pa­ra ela­bo­rar per­fi­les y pa­tro­nes de con­duc­ta que han ayu­da­do a re­sol­ver crí­me­nes co­mo los de Dia­na Quer y Ga­briel Cruz.

Ca­si mil ca­sos ava­lan su tra­ba­jo des­de que se creó la uni­dad, de mano del aho­ra te­nien­te co­ro­nel Jo­sé Luis Ál­va­rez. A lo lar­go de ese tiem­po «han cam­bia­do las ma­ne­ras de eje­cu­tar los de­li­tos, pe­ro las mo­ti­va­cio­nes si­guen sien­do las mis­mas», ex­pli­ca el ca­pi­tán Jo­sé Ma­nuel Quin­ta­na Tou­za, que ad­vier­te de que «to­dos so­mos can­di­da­tos a matar y tam­bién a que nos ma­ten. To­dos te­ne­mos una te­cla que pue­de ac­ti­var­se en unas cir­cuns­tan­cias con­cre­tas». Pe­ro nos dis­tin­guen dos co­sas: «El ni­vel de to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y la con­duc­ta pos­cri­men, es de­cir, las de­ci­sio­nes que se to­man una vez co­me­ti­do el de­li­to, co­mo ele­gir en­tre en­tre­gar­se a la po­li­cía o ta­par lo que se ha he­cho».

Jo­sé En­ri­que Abuín eli­gió ocul­tar el cadáver de Dia­na Quer. En di­ciem­bre del 2017, cuan­do fue de­te­ni­do, el Chi­cle min­tió so­bre el pa­ra­de­ro de su víc­ti­ma. En aque­lla hui­da ha­cia de­lan­te fue cla­ve el tra­ba­jo de es­te gru­po de ex­per­tos, que ase­so­ra­ron a los en­car­ga­dos del ca­so so­bre có­mo de­bían abor­dar al Chi­cle pa­ra con­se­guir que, por fin, con­ta­ra la ver­dad.

So­to­ca y su equi­po ana­li­za­ron su per­so­na­li­dad, su vi­da, su en­torno y sus pun­tos dé­bi­les, por­que «to­dos los ma­los tie­nen in­quie­tu­des, a to­dos les mue­ve al­go». El pro­pio ase­sino de Dia­na Quer con­fe­só du­ran­te el jui­cio que ha­bía ac­ce­di­do a lle­var a los guar­dias ci­vi­les has­ta la vie­ja nave don­de ti­ró el cuer­po de la jo­ven, pen­san­do en su hi­ja.

Nue­ve me­ses an­tes, a 1.200 ki­ló­me­tros de allí, en Las Hor­ti­chue­las (Al­me­ría) el ca­pi­tán Tou­za ha­bía in­ver­ti­do mu­chas ho­ras ana­li­zan­do los com­por­ta­mien­tos y la per­so­na­li­dad de Ana Ju­lia Que­za­da, quien tras 13 días fin­gien­do bus­car a Ga­briel, el hi­jo des­apa­re­ci­do de su pa­re­ja, fue de­te­ni­da cuan­do in­ten­ta­ba mo­ver el cadáver del ni­ño.

So­lo el 10% de los ase­si­na­tos co­me­ti­dos en Es­pa­ña tie­nen nom­bre de mu­jer. Y esa cifra es si­mi­lar en el res­to de de­li­tos. «El hom­bre tie­ne más ten­den­cia a usar la vio­len­cia en to­das sus re­la­cio­nes», ex­pli­can.

Los ca­za­do­res de men­tes cri­mi­na­les se mues­tran preo­cu­pa­dos an­te el fe­nó­meno de las ma­na­das que rea­li­zan agre­sio­nes se­xua­les en gru­po. «Han au­men­ta­do las de­nun­cias. No sa­be­mos si por­que hay más ca­sos o por­que las víc­ti­mas han per­di­do el mie­do». El es­tu­dio de un vio­la­dor en gru­po sí de­ja ras­gos co­mu­nes. «El agre­sor que ac­túa en so­li­ta­rio bus­ca una víc­ti­ma, la ace­cha, es muy cons­cien­te de que lo que es­tá ha­cien­do es un de­li­to. En cam­bio, en una ma­na­da se di­lu­ye esa res­pon­sa­bi­li­dad.

Y un de­ta­lle preo­cu­pan­te, «al­gu­nos de es­tos agre­so­res en gru­po son hom­bres que no son cons­cien­tes de es­tar co­me­tien­do un de­li­to e in­clu­so con­ci­ben una vio­la­ción en gru­po co­mo una con­duc­ta de ocio más». Qui­zá por eso, el guar­dia ci­vil de La ma­na­da de Pam­plo­na en­tre­gó su te­lé­fono cuan­do fue de­te­ni­do. Pen­sa­ba que las imá­ge­nes que ha­bían gra­ba­do de sus agre­sio­nes se­xua­les de­mos­tra­rían que to­do ha­bía si­do al­go di­ver­ti­do.

Los / cin­co ex­per­tos coin­ci­den en que los de­lin­cuen­tes es­pa­ño­les «no se dis­tin­guen por ser es­pe­cial­men­te in­te­li­gen­tes ni so­fis­ti­ca­dos». Los hay «más o me­nos es­pa­bi­la­dos», pe­ro pa­ra en­con­trar a un ase­sino «bri­llan­te y un po­co tea­tral, de esos que de­jan su fir­ma en la es­ce­na del cri­men», hay que re­cu­rrir a se­ries y pe­lí­cu­las, ad­vier­te el sar­gen­to Ma­nuel Ra­mos.

La reali­dad sue­le ser me­nos gla­mu­ro­sa. Él y sus com­pa­ñe­ros re­cuer­dan có­mo ha­ce unos años co­la­bo­ra­ron pa­ra de­te­ner al ase­sino de va­rias pros­ti­tu­tas en Má­la­ga. Co­me­tía los crí­me­nes el mis­mo día de ca­da mes, por lo que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo pre­sen­ta­ron co­mo un ca­za­dor de mu­je­res «me­tó­di­co y ela­bo­ra­do» que bus­ca­ba víc­ti­mas con un fí­si­co con­cre­to. Sor­pren­di­do, el de­te­ni­do les ex­pli­có que no sa­bía na­da de eso, ni del día del mes, ni del ti­po de mu­jer. «Ma­ta­ba cuan­do po­día», con­fe­só.

To­dos tie­nen gra­ba­da a al­gu­na víc­ti­ma a la que le to­có su­frir de­ma­sia­do pron­to. Tou­za exa­mi­nó de ro­di­llas jun­to a la ca­ma de un hos­pi­tal a una ni­ña vio­la­da que fue res­ca­ta­da de un po­zo don­de su agre­sor la ha­bía arro­ja­do jun­to a su her­mano. Con­si­guió que la ni­ña, de 10 años, le ha­bla­ra de los ta­tua­jes que «el hom­bre ma­lo te­nía pin­ta­dos en la piel». Aquel hom­bre fue de­te­ni­do y con­de­na­do a 65 años de cár­cel.

So­to­ca no ol­vi­da a un ni­ño ga­lle­go que vio có­mo su pa­dre ma­ta­ba a su vecino por una dispu­ta de lin­des. La ma­dre del me­nor se in­cul­pó pa­ra sal­var al ma­ri­do, pe­ro el hom­bre, arre­pen­ti­do, aca­bó sui­ci­dán­do­se y la ta­rea de acla­rar lo ocu­rri­do re­ca­yó en el crío. La ma­dre que­dó en li­ber­tad. «El ni­ño me pre­gun­ta­ba si su pa­dre iba a ir a la cár­cel, no sa­bía que se ha­bía sui­ci­da­do. Lo re­cuer­do co­mo al­go do­lo­ro­so», cuen­ta.

El equi­po del ca­pi­tán So­to­ca ayu­dó a que ‘el Chi­cle’ con­fe­sa­ra dón­de ha­bía ocul­ta­do a Dia­na Quer

En­tre­vis­tan a me­no­res vio­la­das y estudiaron la men­te de la ase­si­na del ni­ño Ga­briel Cruz

JO­SÉ LUIS RO­CA

El ca­pi­tán Quin­ta­na Tou­za, an­te un es­que­ma de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.