Ju­gar sen­ta­dos

Los jue­gos de me­sa ga­nan te­rreno en el mer­ca­do La ofer­ta no es­tá di­ri­gi­da so­lo a los ni­ños sino que tam­bién se orien­ta a un pú­bli­co adul­to

El Periódico Aragón - - Tema del día - C. GUI­LLER­MO / L. TO­LE­DANO epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com ZARAGOZA

To­dos he­mos ju­ga­do a jue­gos de me­sa en al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da y uno pue­de aca­bar sien­do de los que los odian o, por el con­tra­rio, de los que los ado­ran y se con­vier­te en un au­tén­ti­co pa­sa­sio­na­do. En los úl­ti­mos años, en Europa se ha im­pues­to una ten­den­cia en la que los jue­gos de me­sa son los pro­ta­go­nis­tas. Es­pa­ña no se ha li­bra­do de es­ta nue­va mo­da. Ca­da vez más la gen­te se reúne pa­ra dis­fru­tar de es­te ti­po de en­tre­te­ni­mien­to. Que­dar pa­ra echar un Ca­tán, un Vi­rus o un Tri­vial son pla­nes al­ter­na­ti­vos y eco­nó­mi­cos que se es­tán po­nien­do de mo­da.

Un ejem­plo de es­te fe­nó­meno, es en el bar Mul­ti­ver­so de Zaragoza (La Paz, 29), don­de pue­des to­mar al­go mien­tras se echa una par­ti­da con ami­gos, fa­mi­lia­res o des­co­no­ci­dos. Es un es­ta­ble­ci­mien­to don­de con­ver­gen to­dos los uni­ver­sos del ocio al­ter­na­ti­vo, des­de jue­gos de me­sa co­mo el Car­cas­son­ne o el Ca­tán has­ta de rol co­mo el Noc­te. Es­te lo­cal ofre­cen la op­ción de uti­li­zar una va­rie­dad de jue­gos con la con­su­mi­ción del bar, e in­clu­so, aco­ge cam­peo­na­tos.

Es­te año, uno de los más so­li­ci­ta­dos es el Gloom­ha­ven, que ha ago­ta­do el es­toc en mu­chas tien­das. Se tra­ta de un jue­go de me­sa coope­ra­ti­vo de com­ba­te tác­ti­co am­bien­ta­do en un mun­do de fan­ta­sía que sue­le ser po­pu­lar en­tre los adul­tos.

Por otro la­do, el jue­go es­pa­ñol Vi­rus vuel­ve a ser de los más que bus­ca­dos en­tre quie­nes quieren ha­cer las com­pras pa­ra Na­vi­dad o Re­yes. No hay tien­da que no men­cio­ne su éxi­to. Es un jue­go sim­ple que con­sis­te en tra­ba­jar en gru­po pa­ra fre­nar la ex­pan­sión de una en­fer­me­dad y en­gan­cha a los más pe­que­ños y a los más gran­des por igual. Otra bue­na apues­ta pa­ra re­ga­lar, es el Di­xit, jue­go que da rien­da suel­ta a la ima­gi­na­ción y au­men­ta la ca­pa­ci­dad de crea­ti­vi­dad en los ni­ños y ni­ñas.

Ins­pi­ra­dos en se­ries

Hoy en día la in­dus­tria del jue­go ofre­ce pro­duc­tos que pro­vie­nen de dis­tin­tos ám­bi­tos co­mo pue­den ser la te­le­vi­sión, el ci­ne o la in­for­má­ti­ca, en­tre otros. No so­lo se crean sino que tam­bién se re­mas­te­ri­zan ver­sio­nes an­ti­guas de al­gu­nos jue­gos o se ex­pan­den. Por ejem­plo, es­te año se es­tá po­pu­la­ri­zan­do el jue­go de me­sa de Stran­ger Things a raíz del éxi­to in­ter­na­cio­nal de la se­rie con ese tí­tu­lo. No es un ca­so ais­la­do, lo mis­mo su­ce­de con The Wit­cher o con Jue­go de Tro­nos.

Los jue­gos de me­sa no so­lo son un me­ro pro­duc­to de en­tre­te­ni­mien­to, sir­ven tam­bién pa­ra desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des, ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos a tra­vés del ocio y de una ma­ne­ra di­ver­ti­da. Fo­men­tan tam­bién el in­te­lec­to, el com­por­ta­mien­to y el res­pe­to al cum­pli­mien­to de las nor­mas apli­ca­das a to­dos los ju­ga­do­res. Tam­bién pro­mue­ven la coope­ra­ción, la com­pe­ti­ti­vi­dad a ni­vel de es­fuer­zo y me­jo­rar la me­mo­ria o la con­cen­tra­ción.

El jue­go de me­sa no es al­go ex­clu­si­vo de los más pe­que­ños sino que tam­bién dis­fru­tan de ellos los adul­tos. De he­cho es uno de los ob­je­ti­vos de los fa­bri­can­tes y dis­tri­bui­do­res.

Ki­da­dults es el tér­mino que se uti­li­za en el már­ke­ting pa­ra re­fe­rir­se a las per­so­nas de en­tre 20 a 50 años que mues­tran mu­cho in­te­rés por ellos. Y no so­lo por ju­gar­los sino tam­bién que ali­men­tan to­da una in­dus­tria ya que vis­ten con ele­men­tos de per­so­na­jes o de­co­ran es­pa­cios con pós­ters, fi­gu­ras o pie­zas de co­lec­ción de es­tos jue­gos.

Ya sue­le ser ha­bi­tual que­dar pa­ra echar un ‘Ca­tán’, un ‘Vi­rus’ o un ‘Tri­vial’

FE­RRAN NADEU

Ofer­ta di­ver­sa Va­rios clien­tes con­sul­tan los jue­gos de me­sa de un es­ta­ble­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.