Tris­te paradoja

El Periódico Aragón - - Opinión -

El sen­ti­mien­to de frus­tra­ción es­tá re­la­cio­na­do con un pro­fun­do e in­con­so­la­ble do­lor emo­cio­nal, con­se­cuen­cia di­rec­ta de no po­der re­me­diar una de­ter­mi­na­da situación o cir­cuns­tan­cia des­agra­da­ble.

Es el ca­so de la cum­bre ce­le­bra­da en la capital ma­dri­le­ña ha­ce tan so­lo unos días so­bre el cam­bio cli­má­ti­co del pla­ne­ta, en la que se ha da­do la tris­te paradoja de que so­la­men­te hi­cie­ron ac­to de pre­sen­cia las na­cio­nes me­nos con­ta­mi­nan­tes, mien­tras las que más em­pon­zo­ñan nues­tro pla­ne­ta bri­lla­ron por su au­sen­cia.

Así co­mo la situación po­lí­ti­ca ac­tual, que tras las úl­ti­mas elec­cio­nes del 10-N ha pues­to al país en una te­si­tu­ra har­to com­pli­ca­da, por­que sin una ma­yo­ría cla­ra y no pa­re­cien­do exis­tir po­si­bi­li­dad al­gu­na de pac­to has­ta aho­ra pa­ra la for­ma­ción de go­bierno, ha­ce res­pi­rar a la ciudadanía un sa­bor ge­ne­ra­li­za­do de ver­da­de­ra im­po­ten­cia.

Y es que, pe­se a que has­ta los per­so­na­jes más gran­des a lo lar­go de la his­to­ria se han vis­to frus­tra­dos o im­po­ten­tes en cier­tos mo­men­tos, el ser hu­mano siem­pre tie­ne que en­con­trar fuer­zas pa­ra per­sis­tir y lo­grar –en con­se­cuen­cia– sus ob­je­ti­vos. Án­gel Sán­chez

Zaragoza

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.