Ara Ma­li­kian arra­sa en el Prín­ci­pe Fe­li­pe

El vio­li­nis­ta in­ter­pre­ta te­mas pro­pios y adap­ta­cio­nes an­te va­rios mi­les de es­pec­ta­do­res

El Periódico Aragón - - Portada - RA­QUEL GAR­CÍA epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com ZARAGOZA

Aun­que la pis­ta del Prín­ci­pe Fe­li­pe se lle­nó a re­bo­sar, po­cos lo po­dían ha­ber ave­ri­gua­do tan so­lo unas ho­ras an­tes de ha­ber vis­to los al­re­de­do­res del pa­be­llón. El con­cier­to em­pe­zó con re­tra­so, en par­te por las fi­las ki­lo­mé­tri­cas que se ha­bían for­ma­do tras abrir las puer­tas, so­lo me­dia ho­ra an­tes de que la mú­si­ca co­men­za­se a so­nar. Pe­ro su pú­bli­co fue pa­cien­te y es­pe­ró has­ta que se apagaron las lu­ces. En­ton­ces se pro­yec­tó un frag­men­to de su do­cu­men­tal, Una vi­da en­tre las cuer­das, de la za­ra­go­za­na Na­ta­lia Moreno, di­rec­to­ra y pa­re­ja del ar­tis­ta, y se hi­zo la mú­si­ca.

Cua­tro in­tér­pre­tes sa­lie­ron al es­ce­na­rio ilu­mi­na­do por dos pan­ta­llas, y po­co a po­co se unie­ron en una me­lo­día que co­men­zó sien­do me­lan­có­li­ca, aun­que acabó so­nan­do a rit­mos de rock. Pri­me­ro del piano, des­pués el vio­lon­che­lo y un vio­lín, has­ta que lle­gó el turno de Ara Ma­li­kian, que fue re­ci­bi­do en Zaragoza con una ca­lu­ro­sa ova­ción por par­te de los se­gui­do­res ara­go­ne­ses. Y así en las pri­me­ras can­cio­nes, en las que el pú­bli­co per­ma­ne­cía en si­len­cio en sus asien­tos y es­ta­lla­ba en aplau­sos cuan­do la mú­si­ca ce­sa­ba. Ma­li­kian em­pe­zó a ha­blar en­ton­ces so­bre el te­ma del es­pec­tácu­lo: «Es­te con­cier­to ha­bla acer­ca de có­mo la ex­pe­rien­cia to­can­do en ga­ra­jes del mun­do pue­de ser di­ver­ti­da, du­ran­te un ra­to», bro­meó. «El pri­mer ga­ra­je de la noche del que os quie­ro ha­blar es el de Lí­bano, don­de yo na­cí. Era un ga­ra­je sub­te­rrá­neo don­de nos re­fu­giá­ba­mos du­ran­te la gue­rra, aun­que yo con seis años no era muy cons­cien­te y mi pa­dre me di­jo de ba­jar a ha­cer mú­si­ca co­mo Los Beatles. Yo en ese mo­men­to no le en­ten­dí, pe­ro en­ton­ces me di cuen­ta de la fuer­za que te­nía la mú­si­ca», di­jo. Y tras es­to to­có una me­lo­día car­ga­da de «emo­ción y sen­ti­mien­tos» que le re­cor­da­ba a sus años en Lí­bano.

Tras es­ta lle­ga­ron otras mu­chas vi­ven­cias, co­mo los cua­tro años en los que es­tu­vo ame­ni­zan­do bo­das en Ale­ma­nia, o los otros tres en los que ac­tuó en un gru­po no­rue­go ves­ti­do de cas­tor. Vi­ven­cias que iban acom­pa­ña­das por te­mas co­mo Pi­san­do flo­res o In me­mo­riam cas­to­rum, jun­to con adap­ta­cio­nes co­mo la de Sweet Child O’ Mi­ne.

En el in­te­rior de la pis­ta, el pú­bli­co era ca­si tan di­ver­so co­mo el vio­li­nis­ta, com­pues­to por fa­mi­lias, jó­ve­nes, adul­tos, to­dos ellos uni­dos por el amor al vio­lín, a la his­to­ria del vio­li­nis­ta o a su mez­cla de es­ti­los. Era el ca­so de Ro­sa Váz­quez, a la que des­de jo­ven le gus­ta la mú­si­ca clá­si­ca, pe­ro que se­ña­la­ba que de la mú­si­ca de Ara Ma­li­kian le en­can­ta «su fa­ci­li­dad pa­ra adop­tar es­ti­los de otros gé­ne­ros, fun­dir­los y cons­truir al­go com­ple­ta­men­te nue­vo».

Tam­bién des­de jo­ven le gus­tó a Mar­ta Blas­co la mú­si­ca de vio­lín. Tal y co­mo ella mis­ma re­co­no­cía, le ha­bría gus­ta­do apren­der a to­car es­te ins­tru­men­to, aun­que es cons­cien­te de su com­pli­ca­ción y por eso di­jo ad­mi­rar lo que ha­ce el vio­li­nis­ta. Y de per­so­nas que co­no­cían el tra­ba­jo de Ma­li­kian, a otras que fue­ron por dar­le una opor­tu­ni­dad. Co­mo Da­vid Lo­zano, que tras las in­sis­ten­cias de su ma­dre por ir al con­cier­to, es­ta Na­vi­dad ha­bía re­ci­bi­do de re­ga­lo una en­tra­da.

ÁN­GEL DE CAS­TRO

Ara Ma­li­kian, ayer, du­ran­te el con­cier­to en el Pa­be­llón Prín­ci­pe Fe­li­pe.

Ara Ma­li­kian, ayer en com­pa­ñía de su ban­da, in­ter­pre­tan­do una de las pie­zas del con­cier­to en el Pa­be­llón Prín­ci­pe Fe­li­pe.

ÁN­GEL DE CAS­TRO

El pú­bli­co es­pe­ró pa­cien­te a que el mú­si­co apa­re­cie­ra en el es­ce­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.