Ara­gón, por sus de­re­chos

El Periódico Aragón - - Aragón - Joaquín Pa­la­cín, POR­TA­VOZ DEL GRU­PO PAR­LA­MEN­TA­RIO DE CHUNTA ARAGONESIS­TA (CHA) EN LAS COR­TES DE ARA­GÓN

El pa­sa­do año se apro­bó en las Cor­tes de Ara­gón, por una am­plia ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, la pro­po­si­ción de ley de Ac­tua­li­za­ción de los De­re­chos His­tó­ri­cos de Ara­gón. De he­cho so­lo dos par­ti­dos po­lí­ti­cos se opu­sie­ron, fren­te a los cin­co que la re­fren­da­ron con su vo­to

El 20 de di­ciem­bre de es­te mis­mo año se ha co­no­ci­do, pú­bli­ca­men­te, una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, a raíz de un re­cur­so del PP, en la que se de­ca­pi­ta una par­te de sus ar­tícu­los. Es, a jui­cio de Chunta Aragonesis­ta, una de­ci­sión tan grave co­mo per­ju­di­cial pa­ra los in­tere­ses po­lí­ti­cos pre­sen­tes y fu­tu­ros de Ara­gón, así co­mo un ata­que a nues­tra iden­ti­dad po­lí­ti­ca.

An­te es­ta si­tua­ción con­si­de­ra­mos ne­ce­sa­rio, rea­li­zar una pri­me­ra y rá­pi­da va­lo­ra­ción tra­tan­do de dar una res­pues­ta a los in­te­rro­gan­tes que se abren:

¿Por qué na­ce es­ta ley?

Se pre­sen­tó y apro­bó en las Cor­tes de Ara­gón por­que des­pués de trein­ta años to­da­vía no se ha­bía desa­rro­lla­do lo dis­pues­to des­de el pri­mer Es­ta­tu­to de la de­mo­cra­cia y que en el vi­gen­te des­de 2007 es­tá con­tem­pla­do en su dis­po­si­ción adi­cio­nal ter­ce­ra: «La acep­ta­ción del ré­gi­men de au­to­no­mía que se es­ta­ble­ce en el pre­sen­te Es­ta­tu­to no im­pli­ca la re­nun­cia del pue­blo ara­go­nés a los de­re­chos que co­mo tal le hu­bie­ran po­di­do co­rres­pon­der en vir­tud de su his­to­ria, los que po­drán ser ac­tua­li­za­dos de acuer­do con lo que es­ta­ble­ce la dis­po­si­ción adi­cio­nal pri­me­ra de la Cons­ti­tu­ción».

¿Pa­ra qué se aprue­ba?

Es­tá ex­pues­to en el preám­bu­lo de la nor­ma con to­da cla­ri­dad: «Tra­tar de afir­mar y pro­te­ger la iden­ti­dad ara­go­ne­sa».

El ob­je­ti­vo era y es:

•Se­guir pro­fun­di­zan­do en el au­to­go­bierno,

•Au­men­tar la ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca de Ara­gón pa­ra to­mar nues­tras pro­pias de­ci­sio­nes,

•Im­pul­sar ini­cia­ti­vas que nos per­mi­tan adap­tar nues­tra re­le­van­te iden­ti­dad his­tó­ri­ca a las de­man­das de la so­cie­dad ac­tual.

•Pres­tar unos me­jo­res ser­vi­cios pú­bli­cos, en ma­te­ria de sa­ni­dad, edu­ca­ción, ac­ción so­cial, que ne­ce­si­tan de una fi­nan­cia­ción ade­cua­da, pa­ra no de­jar de ser una au­to­no­mía «me­nor de edad», sin los re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes pa­ra afron­tar nues­tras de­man­das.

¿Quién in­ter­po­ne es­te re­cur­so?

Una vez pu­bli­ca­da es­ta ley es el Par­ti­do Po­pu­lar quien pre­sen­ta un re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. No ha que­ri­do re­ti­rar­lo, man­te­nien­do la vía ju­di­cial fren­te a la po­lí­ti­ca, a pe­sar de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ara­go­ne­sa que lo res­pal­da­ba.

¿Qué su­po­ne la sen­ten­cia?

En pri­mer lu­gar ofi­cia­li­zar lo que es una pro­ble­ma arras­tra­do des­de 1978, la «do­ble vía au­to­nó­mi­ca». Aque­llos te­rri­to­rios que sí po­seen una ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va y de fi­nan­cia­ción de pri­me­ra y otros que co­mo Ara­gón, la­men­ta­ble­men­te, es­ta­mos en un se­gun­do ni­vel.

Ni si­quie­ra se quie­re re­co­no­cer lo con­tem­pla­do ya en el vi­gen­te Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía de Ara­gón re­la­ti­vo a la de­fi­ni­ción de nues­tro país co­mo una na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca. Si par­ti­mos de ahí ¿có­mo van a per­mi­tir do­tar­nos de un au­tén­ti­co po­der po­lí­ti­co y fi­nan­cie­ro ara­go­nés en un nuevo es­ce­na­rio de re­for­ma te­rri­to­rial?, ¿vol­ve­re­mos a que­dar re­le­ga­dos co­mo nos ha ocu­rri­do siem­pre?

Y, tras la sen­ten­cia, ¿qué ha­ce­mos aho­ra?

y así lo in­di­ca­mos des­de el mis­mo día que se co­no­cie­ra pú­bli­ca­men­te, ya es­ta­mos es­tu­dian­do en pro­fun­di­dad to­do el do­cu­men­to, más de cin­cuen­ta pá­gi­nas, por si hu­bie­ra de­fec­tos pro­ce­sa­les que pu­die­ran pro­du­cir in­de­fen­sión, afec­tan­do in­clu­so al pro­pio fa­llo de la sen­ten­cia. Y en nin­gún ca­so re­nun­cian­do a la vía po­lí­ti­ca tra­tan­do de ha­cer efec­ti­vo lo que ya es­tá es­ta­ble­ci­do en nues­tro pro­pio Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía de Ara­gón.

En de­fi­ni­ti­va, aun­que se ha de­cla­ra­do in­cons­ti­tu­cio­nal par­te de la ley de Ac­tua­li­za­ción de los De­re­chos His­tó­ri­cos, no va­mos a de­jar de re­cla­mar lo que es nues­tro por de­re­cho. Ara­gón ne­ce­si­ta do­tar­se de to­das las ga­ran­tías pa­ra te­ner el me­jor fu­tu­ro

po­si­ble. ☰

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.