Las es­pe­ran­zas pa­ra el 2020

El Za­ra­go­za se aga­rra a sus pie­zas cla­ve, a la me­jo­ría en ca­sa y al mer­ca­do pa­ra cul­mi­nar es­te año el an­sia­do sue­ño del as­cen­so

El Periódico Aragón - - Deportes - A. BOBED abo­bed@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Un an­he­lo co­mún, un ca­mino por re­co­rrer y unos sol­da­dos de las es­pe­ran­zas de to­dos los za­ra­go­cis­tas. El de­seo es vol­ver a Pri­me­ra y nun­ca, en es­te ya de­ma­sia­do lar­go pe­ri­plo por el in­fierno de pla­ta, ha­bía con­se­gui­do el Real Za­ra­go­za tan­tos pun­tos (33) en la pri­me­ra vuel­ta. No le ha da­do pa­ra ins­ta­lar­se en as­cen­so di­rec­to, pe­ro sí que se en­cuen­tra en una po­si­ción ade­cua­da pa­ra es­ca­lar ha­cia el cie­lo en ju­nio, pa­ra vol­ver a Pri­me­ra.

El equi­po blan­qui­llo ne­ce­si­ta apo­yar­se en sus pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra ter­mi­nar de cons­truir su asal­to al as­cen­so y, ade­más, con­so­li­dar al­gu­nas pie­zas y pu­lir de­ta­lles pa­ra es­tar en dis­po­si­ción de aca­bar la tem­po­ra­da en lo más al­to.

1 Víc­tor, ga­ran­tía de sen­ti­mien­to

Fue el entrenador de la Re­co­pa, de la épo­ca qui­zá más gran­de de la his­to­ria blan­qui­lla y el que sal­vó al Za­ra­go­za de la Se­gun­da B. Ha vi­vi­do de to­do en sus tres eta­pas, pe­ro su sen­ti­mien­to per­ma­ne­ce in­que­bran­ta­ble. Esa pa­sión por el es­cu­do es una ga­ran­tía de co­mu­nión con la gra­da y es un pe­ga­men­to con la hin­cha­da.

Ade­más, al entrenador ara­go­nés tie­ne una fe cie­ga en que, a pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas del Za­ra­go­za, el equi­po es­te año pue­de as­cen­der. El jue­go des­ple­ga­do por el con­jun­to blan­qui­llo po­see una iden­ti­dad muy re­co­no­ci­ble, con mu­cho gus­to por el ba­lón, por las combinacio­nes a ras de cés­ped, por la ener­gía, la ga­rra y el es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo, ca­rac­te­rís­ti­cas que tam­bién en­gan­chan a una gra­da en­tre­ga­da. La afi­ción cree en él y él en su tra­ba­jo.

2 Los go­les de Luis Suárez y su co­ra­zón

Víc­tor Fer­nán­dez co­nec­ta con la gra­da, pe­ro Luis Suárez no se que­da atrás. En Se­gun­da es di­fe­ren­cial con­tar con un de­lan­te­ro go­lea­dor, una má­qui­na ano­ta­do­ra y un fut­bo­lis­ta fia­ble de ca­ra a por­te­ría. Le ava­lan sus 13 go­les y, ade­más, fa­llan­do pe­nal­tis, por lo que la ci­fra po­dría ser ma­yor.

El co­lom­biano es pu­ro co­ra­zón. En su dic­cio­na­rio no exis­te la pa­la­bra ren­di­ción y bus­ca siem­pre con in­sis­ten­cia la me­ta con­tra­ria, el ro­bo al con­tra­rio y lo me­jor pa­ra el equi­po. Tie­ne esa ca­pa­ci­dad de in­su­flar ener­gía al res­to de sus com­pa­ñe­ros cuan­do las fuer­zas pue­den fla­quear y tras­la­da al te­rreno de jue­go su for­ma de pen­sar so­bre la vi­da. El es­fuer­zo no se ne­go­cia y tra­ba­ja­rá co­mo el que más pa­ra guiar al Real Za­ra­go­za. Ha en­con­tra­do en Pua­do un so­cio de lu­jo y pue­den in­cor­po­rar­se más ami­gos de aquí has­ta el fi­nal de la tem­po­ra­da. Si man­tie­ne sus re­gis­tros go­lea­do­res se es­ta­rá más cer­ca del pa­raí­so.

3 Cris­tian Ál­va­rez, un se­gu­ro ba­jo pa­los

Re­gre­sa Cris­tian Ál­va­rez tras la le­sión que se pro­du­jo en el cho­que fren­te a Las Pal­mas y lo ha­ce con el nue­vo año. En­con­tró el equi­po ara­go­nés a su san­to ba­jo pa­los y es uno de los po­cos guar­da­me­tas de la ca­te­go­ría que mar­ca di­fe­ren­cias. Es ca­paz de sos­te­ner al equi­po con pa­ra­das mi­la­gro­sas y no ba­ja su ni­vel con el pa­so de los años.

Trans­mi­te se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad, es­tá muy uni­do a la afi­ción y en Za­ra­go­za es fe­liz. Es fun­da­men­tal que man­ten­ga su ni­vel, que con­ti­núe sien­do un por­te­ro dis­tin­ti­vo. Los par­ti­dos se de­ci­den mu­chas ve­ces por pe­que­ños de­ta­lles y la di­fe­ren­cia en­tre te­ner a un me­ta de ga­ran­tías o no pue­de pro­pi­ciar una vic­to­ria o una de­rro­ta. Du­ran­te su eta­pa co­mo blan­qui­llo ha mos­tra­do una se­gu­ri­dad y una ca­pa­ci­dad pa­ra de­te­ner ba­lo­nes mu­chas ve­ces im­pro­pia de la ca­te­go­ría y se le ne­ce­si­ta a su me­jor ni­vel pa­ra su­mar de tres en tres pun­tos.

4 Re­cu­pe­ra­ción de ju­ga­do­res cla­ve

En es­te pun­to en­tran dos ca­te­go­rías. Por un la­do, los le­sio­na­dos y, por otro, que hay fut­bo­lis­tas le­jos de su me­jor ni­vel fut­bo­lís­ti­co. Un año más el Za­ra­go­za ha te­ni­do que so­bre­po­ner­se a de­ma­sia­dos con­tra­tiem­pos. Za­pa­ter si­gue sin po­der de­bu­tar es­ta cam­pa­ña, Dwa­me­na tu­vo que de­jar la prác­ti­ca del fút­bol de for­ma in­me­dia­ta y en el úl­ti­mo tra­mo del 2019 tres fut­bo­lis­tas ti­tu­la­res e im­pres­cin­di­bles has­ta el mo­men­to co­mo Cris­tian Ál­va­rez, Atien­za y Vi­ga­ray ca­ye­ron le­sio­na­dos. Que el nú­cleo de fut­bo­lis­tas di­fe­ren­cia­les se man­ten­ga sano y con un pi­co de for­ma ade­cua­do se­rá cla­ve en los pró­xi­mos me­ses.

Por otra par­te, hay ju­ga­do­res le­jos de ese pun­to ál­gi­do de for­ma. Ja­mes Ig­be­ke­me no ter­mi­na de arran­car des­pués de ma­ra­vi­llar la pa­sa­da cam­pa­ña y Ka­ga­wa es­tá muy le­jos de to­do lo que pue­de ofre­cer. El ni­pón ne­ce­si­ta dar un pa­so al fren­te.

5 El ejem­plo de Gu­ti y de los can­te­ra­nos

Gu­ti es­tá a un ni­vel ex­cep­cio­nal. Es un to­do­te­rreno po­li­va­len­te, de­ci­si­vo en ata­que y en de­fen­sa,

en ta­reas asis­ten­tes y de com­bi­na­ción, pe­ro tam­bién en la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción y tran­si­ción, to­do un fi­lón pa­ra la ve­lo­ci­dad de hom­bres co­mo Pua­do, So­ro o Luis Suárez.

Él es aho­ra mis­mo el me­jor ejem­plo de que la can­te­ra fun­cio­na, pe­ro la ma­yo­ría de los jó­ve­nes va­lo­res sur­gi­dos de la Ciu­dad De­por­ti­va es­tán te­nien­do una no­ta­ble cuo­ta de pro­ta­go­nis­mo. So­ro, Cle­men­te y Nie­to es­tán asen­ta­dos en el on­ce ini­cial, mien­tras que otros co­mo Del­más, La­su­re y Li­na­res apor­tan des­de su rol de teó­ri­cos su­plen­tes. Ese amor por los co­lo­res es un plus, una ga­ran­tía de que no van a ba­jar los bra­zos por su iden­ti­fi­ca­ción con el es­cu­do del león.

6 La Ro­ma­re­da de­be vol­ver a ser un for­tín

Es in­dis­pen­sa­ble que ha­ya una me­jo­ría en La Ro­ma­re­da, ya que en el es­ta­dio za­ra­go­cis­ta han vo­la­do ya de­ma­sia­dos pun­tos. Hay ocho equi­pos que han pun­tua­do más en ca­sa que el Za­ra­go­za y se han lo­gra­do 18 pun­tos de 33 po­si­bles re­par­ti­dos en cin­co vic­to­rias, tres em­pa­tes y tres de­rro­tas. Son nú­me­ros muy me­jo­ra­bles.

A pe­sar de ello, sal­vo en al­gu­nas ex­cep­cio­nes co­mo el due­lo an­te el Mi­ran­dés, no se mues­tra in­fe­rior a su ri­val y ha per­di­do par­ti­dos, co­mo el del Al­ba­ce­te, en los que me­re­ció mu­cho más. Una de las gran­des asig­na­tu­ras pen­dien­tes que tie­ne el Real Za­ra­go­za pa­ra es­ta se­gun­da vuel­ta es trans­for­mar ese jue­go ale­gre, ver­ti­cal, com­bi­na­ti­vo e in­ten­so en tres pun­tos, en vic­to­rias. La for­ta­le­za en ca­sa fue uno de los gran­des fac­to­res que per­mi­tió al Za­ra­go­za al­can­zar el pla­yoff en el 2018 y ese es el ca­mino a se­guir, el de lo­grar ga­nar en ca­sa e ir su­man­do le­jos de ella.

7 El apor­te de los re­fuer­zos in­ver­na­les

Le fal­ta un sal­to de ca­li­dad a es­te Real Za­ra­go­za y se abre la ven­ta­na de fi­cha­jes de in­vierno pa­ra re­for­zar al equi­po, pa­ra me­jo­rar lí­neas y po­si­cio­nes cla­ve. El res­to de equi­pos pun­te­ros, así co­mo los de aba­jo, se van a mo­ver en el mer­ca­do pa­ra apun­ta­lar sus plan­ti­llas y el ni­vel de exi­gen­cia va a su­bir, por lo que el equi­po blan­qui­llo no pue­de que­dar­se atrás.

Uno de los me­jo­res ejem­plos es el del Ma­llor­ca del cur­so pa­sa­do, que se man­tu­vo en la po­ma­da por el as­cen­so y en enero re­for­zó su plan­ti­lla con ju­ga­do­res que me­jo­ra­ron el ni­vel ge­ne­ral y, el re­sul­ta­do, fue el as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sión. De to­dos mo­dos, an­tes de traer a un de­lan­te­ro, me­dio o de­fen­sa, el club de­be­rá ali­ge­rar ma­sa sa­la­rial con las sa­li­das. ☰

ÁN­GEL DE CAS­TRO

Luis Suárez, con el pul­gar en al­to en una se­sión de en­tre­na­mien­to con el con­jun­to ara­go­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.