Lo que nos me­re­ce­mos

El Periódico Aragón - - Opinión - Da­niel Ga­llar­do Za­ra­go­za

Có­mo so­mos y có­mo nos tra­tan. La Ley de De­re­chos His­tó­ri­cos es cer­ce­na­da por el Cons­ti­tu­cio­nal.

La ma­yo­ría de sus ar­tícu­los, entre ellos los que re­co­no­cen la fo­ra­li­dad, por no se­guir con el res­to, han si­do eli­mi­na­dos. Con qué ce­le­ri­dad sus lumbreras se­ño­rías tum­ban, ig­no­ran­do nues­tro Es­ta­tu­to en al­go tan ob­vio co­mo que Ara­gón pue­de ser un su­je­to po­lí­ti­co y go­zar de una tra­di­ción fo­ral pro­pia. Co­mo di­jo Joaquín Cos­ta, «Ara­gón se de­fi­ne por el De­re­cho». Un De­re­cho en­rai­za­do en los Fue­ros (De­re­cho ci­vil fo­ral) que tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en la his­to­ria de Ara­gón. Ale­ga el TC que dar se­me­jan­te fa­cul­tad a es­ta no­ble y leal tie­rra «los ha­rían in­mu­nes a la fuer­za de la Cons­ti­tu­ción». Pe­dro Sán­chez de pre­si­den­te la re­cu­rrió en fe­bre­ro de es­te año. Por lo vis­to, pa­ra go­bier­nos y tri­bu­na­les alar­ma me­nos cuan­do la reivin­di­ca­ción de los de­re­chos his­tó­ri­cos vie­ne de otros lu­ga­res, co­mo la fo­ra­li­dad de que dis­fru­ta Na­va­rra y el País Vas­co. Pe­ro di­cho es­to, el enemi­go tam­bién es­tá en ca­sa. Nues­tra su­mi­sión nos ha­ce frá­gi­les fren­te a quie­nes go­bier­nan des­de Ma­drid y a al­gu­nos jue­ces po­li­ti­za­dos, lo de­mues­tra la ce­le­ri­dad con que han ti­ra­do por tie­rra una ley cua­tro me­ses des­pués de que las Cor­tes, tras pre­sen­tar­la el PSOE y CHA, la apro­ba­ran, con apo­yo del PAR. Frá­gi­les y su­mi­sos cuan­do los pro­mo­to­res de la ley, sal­vo CHA, el ma­yor im­pul­sor, lo hi­cie­ron más por man­te­ner esa ma­yo­ría que man­tu­vie­ra a Lam­bán en el Pig­na­te­lli que en pro­te­ger una ley que am­pa­ra­ba unos de­re­chos de una na­cio­na­li­dad con más de do­ce si­glos de his­to­ria. Ya es tris­te que la de­re­cha ara­go­ne­sa me­nos­pre­cie el in­te­rés por una tie­rra que les vio na­cer, de­cla­rán­do­la nu­la en su in­te­gri­dad, en al­go tan na­tu­ral y de­mo­crá­ti­co co­mo que Ara­gón no quie­ra ser más que na­die, pe­ro tam­po­co me­nos. Tam­po­co se me es­ca­pa, que dos de los pro­mo­to­res de la ley, PSOE y PAR, ca­mu­flen su de­cep­ción mi­ran­do pa­ra otro la­do. Ma­yor én­fa­sis po­ne el se­ñor Lam­bán en de­fen­der Es­pa­ña cuan­do otros la ata­can. Tam­po­co la no­ti­cia ha cau­sa­do mu­cho re­vue­lo en ter­tu­lias y co­men­ta­rios de me­dios au­dio­vi­sua­les ara­go­ne­ses. Se­gu­ra­men­te ha­brán pen­sa­do que da más au­dien­cia di­ri­gir sus no­ti­cias ha­cia al­gu­na re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te o pre­ten­dien­do ser­la. Hay ve­ces que lle­go a pen­sar que los ara­go­ne­ses te­ne­mos lo que me­re­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.