La vi­da sin espanto

El Periódico Aragón - - Opinión - OL­GA Ber­nad*

Hay días que me ha­cen ver el mun­do co­mo un lu­gar lleno de equi­vo­ca­dos se­gui­do­res de san cu­ya úni­ca mi­sión es evi­tar­nos el te­dio de una vi­da sin espanto. No se ex­pli­ca de otra for­ma es­ta ob­se­sión por ate­mo­ri­zar­nos. Ca­da vis­ce­ral po­lé­mi­ca, co­mo ca­da nue­vo vi­rus, es un mie­do pro­yec­ta­do, cul­ti­va­do y con­ta­gia­do en el mias­ma co­mún que res­pi­ra­mos. Jun­to a ca­da mie­do se ofre­ce una pre­sun­ta so­lu­ción que pa­sa a for­mar par­te del cal­do os­cu­ro de nues­tras ne­ce­si­da­des.

Pe­ro los pe­li­gros son tan­tos que las so­lu­cio­nes se amon­to­nan y con­tra­di­cen co­mo ter­tu­lia­nos fe­ro­ces y des­or­de­na­dos: ne­ce­si­ta­mos rá­pi­da­men­te unas mas­ca­ri­llas, un pin pa­ren­tal, ins­ta­lar alarmas en to­das par­tes, aho­rrar, com­prar, acu­mu­lar, ti­rar lue­go to­do y or­de­nar la ca­sa a lo des­truir, con­ser­var, re­cor­dar, ol­vi­dar, ad­qui­rir no­cio­nes de chino man­da­rín y un plan pri­va­do de ju­bi­la­ción; con­tro­lar la ira, ex­pre­sar la ira pe­ro ser to­le­ran­tes, aun­que ca­te­gó­ri­cos, y so­bre to­do se­guir sien­do po­si­ti­vos. Es­to nos con­de­na a una ac­ti­vi­dad men­tal y fí­si­ca tan errá­ti­ca co­mo atroz y es de­ma­sia­do his­té­ri­co pa­ra ser es­té­ti­co.

Yo no sé si es in­cons­cien­cia o re­bel­día, pe­ro hay lu­nes en los que to­do me da una mo­nu­men­tal pe­re­za. El mie­do tam­bién. Es­toy can­sa­da de co­rrer co­mo po­llo sin ca­be­za de­trás del es­pe­jis­mo del bie­nes­tar y la se­gu­ri­dad –esa co­sa in­com­pa­ti­ble con la vi­da–, y qui­zá eso me sal­ve. Aho­ra que lo he­roi­co ha per­di­do pres­ti­gio, la úl­ti­ma for­ma de re­sis­ten­cia, aban­do­na­da ya to­da es­pe­ran­za co­mo aque­llos que es­ta­ban a pun­to de en­trar en el in­fierno de

se­rá la in­do­len­cia. Tal vez cuan­do el mie­do por fin nos es­cla­vi­ce, so­lo la de­sidia nos li­be­ra­rá. Ella tra­za­rá un lán­gui­do y ca­bal cor­te de man­gas an­te tan­ta ma­ni­pu­la­ción. Con su voz in­di­fe­ren­te pro­nun­cia­rá un día el exac­to no con el que em­pie­ce una suer­te de afir­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.