But­ti­gieg: el es­la­bón per­di­do en­tre Clin­ton y Oba­ma

El Periódico Aragón - - Internacio­nal -

Irrum­pió en la ca­rre­ra co­mo un des­co­no­ci­do, pe­ro en­car­nó la es­pe­ran­za de los de­mó­cra­tas has­tia­dos con la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, an­sio­sos por la re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal en el par­ti­do y ham­brien­tos por un prag­ma­tis­mo que ten­die­ra puen­tes en­tre las dos Amé­ri­cas. Pe­te But­ti­gieg no so­lo se ven­dió co­mo ese can­di­da­to ca­paz de de­vol­ver la con­cor­dia al país, sino que re­cla­mó va­lo­res apro­pia­dos por la de­re­cha po­lí­ti­ca, co­mo el pa­trio­tis­mo y la fe en Dios. «Li­ber­tad, de­mo­cra­cia y se­gu­ri­dad», fue el es­lo­gan de su cam­pa­ña.

Con­tra pro­nós­ti­co ga­nó más de­le­ga­dos que na­die en Io­wa y en New Ham­ps­hi­re se hi­zo con el man­to de los vo­tan­tes mo­de­ra­dos, pe­ro su in­ca­pa­ci­dad para abrir­se pa­so en­tre el vo­to ne­gro ha aca­ba­do con su can­di­da­tu­ra. Su aban­dono an­tes del su­per­mar­tes lo con­vier­te en una es­pe­cie de már­tir para un sec­tor del par­ti­do. De­ja un legado va­lio­so: el pri­mer can­di­da­to gay de la his­to­ria, ano­ma­lía que ha ayu­da­do a nor­ma­li­zar ha­blan­do sin ta­pu­jos de su se­xua­li­dad y ha­cién­do­se acom­pa­ñar de su ma­ri­do Chas­ten en la cam­pa­ña. En gran medida But­ti­gieg era el es­la­bón per­di­do en­tre Bill Clin­ton y Ba­rack Oba­ma, jo­ven, cul­to, mo­de­ra­do, elo­cuen­te en su ora­to­ria y ori­gi­na­rio de la pe­ri­fe­ria del país.

Ca­ro­li­na del Sur de Joe Bi­den y la re­ti­ra­da de Pe­te But­ti­gieg, y la anun­cia­da ayer de la se­na­do­ra mo­de­ra­da Amy Klo­bu­char, dos adio­ses cu­yo ob­je­ti­vo cla­ro es tratar de fre­nar a San­ders y aglu­ti­nar el vo­to mo­de­ra­do.

ARRIES­GA­DA ESTRATEGIA Por si / fue­ra po­co, en­tra en jue­go Mi­chael Bloom­berg, el mil­mi­llo­na­rio, fi­lán­tro­po y exal­cal­de neo­yor­quino, que se ha gas­ta­do 500 mi­llo­nes de dó­la­res de mo­men­to en pre­pa­rar su pri­mer asal­to.

El do­min­go, con dos ac­tos ma­si­vos en California San­ders de­mos­tró su po­de­río en un es­ta­do ex­tre­ma­da­men­te di­ver­so don­de la vic­to­ria pue­de en­viar el men­sa­je de que el ga­na­dor es ca­paz de aglu­ti­nar el vo­to blan­co y el de mi­no­rías. Des­de la vic­to­ria el sá­ba­do en Ca­ro­li­na del Sur, Bi­den se con­so­li­da co­mo el can­di­da­to mo­de­ra­do y no ha de­ja­do de acu­mu­lar res­pal­dos, aun­que no el de But­ti­gieg, aun­que es­tá cla­ro es que el exal­cal­de de South Bend no apo­ya­rá a San­ders.

Tras la re­ti­ra­da de Klo­bu­char, el su­per­mar­tes pue­de re­pre­sen­tar una pue­ba de fue­go para la pro­gre­sis­ta Eli­za­beth Wa­rren, que no ha lo­gra­do nin­gún de­le­ga­do des­de Io­wa. Su cam­pa­ña in­sis­te en que ella no aban­do­na­rá, una re­ti­ra­da que be­ne­fi­cia­ría a San­ders.

Pe­te But­ti­gieg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.