Las TIC y la sos­te­ni­bi­li­dad

LAS TECONOLOGÍ­AS DE LA IN­FOR­MA­CIÓN HAN LLE­GA­DO A LA AGRI­CUL­TU­RA PA­RA ME­JO­RAR EL REN­DI­MIEN­TO. LAS OE­NE­GÉS TRA­BA­JAN CON LAS CO­MU­NI­DA­DES IN­DÍ­GE­NAS PA­RA ROM­PER ES­TA BRE­CHA EN­TRE TEC­NO­LO­GÍA Y TRADICIÓN

El Periódico Aragón - - En Portada - su­ple­men­tos@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com

En los úl­ti­mos años se ha ob­ser­va­do có­mo las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción (TIC) han lle­ga­do tam­bién a la ac­ti­vi­dad agrí­co­la. Los re­sul­ta­dos se han evi­den­cia­do po­si­ti­vos, pues­to que la in­tro­duc­ción de es­tas tec­no­lo­gías ha me­jo­ra­do el ren­di­mien­to de las ex­plo­ta­cio­nes, in­cre­men­tan­do la pro­duc­ción ob­te­ni­da y re­du­cien­do los re­cur­sos uti­li­za­dos. La ge­ne­ra­ción, re­co­gi­da e in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción a tra­vés de di­ver­sos dis­po­si­ti­vos es­tán ini­cian­do un cam­bio en el sis­te­ma de pro­duc­ción, la ca­de­na de va­lor y la in­ter­ac­ción en los mer­ca­dos.

En es­te sen­ti­do, los te­lé­fo­nos mó­vi­les in­te­li­gen­tes es­tán ju­gan­do un im­por­tan­te pa­pel por ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cen más atrac­ti­vos res­pec­to a otros dis­po­si­ti­vos: al­ta ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to, re­du­ci­do ta­ma­ño, menor cos­te, fa­ci­li­dad de uso... Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, su ma­yor ven­ta­ja, la mo­vi­li­dad: la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en cual­quier lu­gar, que coin­ci­de, pre­ci­sa­men­te, con la na­tu­ra­le­za dis­per­sa de la ac­ti­vi­dad agrí­co­la. El desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes es­pe­cí­fi­ca­men­te di­ri­gi­das a es­ta ac­ti­vi­dad es­tá con­tri­bu­yen­do a su con­si­de­ra­ción co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la in­no­va­ción.

Sin em­bar­go, no to­dos los pro­duc­to­res tie­nen igua­les opor­tu­ni­da­des a la ho­ra de ir in­tro­du­cien­do es­tas so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. Las di­fe­ren­cias en el ni­vel de desa­rro­llo de los dis­tin­tos paí­ses, así co­mo las di­fe­ren­cias en­tre los pro­duc­to­res den­tro de ca­da uno de ellos ha­cen que es­te pro­ce­so sea de­sigual.

Un ejem­plo es lo que ocu­rre con la in­cor­po­ra­ción de las TIC en la agri­cul­tu­ra bo­li­via­na. Sus con­di­cio­nes fren­te a otros paí­ses con ma­yor ni­vel de desa­rro­llo son con­si­de­ra­ble­men­te in­fe­rio­res, pe­ro tam­bién den­tro del pro­pio país se ob­ser­va una bre­cha ca­da vez ma­yor en­tre pro­duc­to­res: por un la­do, me­dia­nos y gran­des em­pre­sa­rios de agri­cul­tu­ra co­mer­cial, con vo­ca­ción ex­por­ta­do­ra; por el otro, cam­pe­si­nos in­dí­ge­nas de pro­duc­ción tra­di­cio­nal, des­ti­na­da prin­ci­pal­men­te al au­to­con­su­mo.

Las in­fraes­truc­tu­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ya de por sí más pre­ca­rias en el me­dio ru­ral, ofre­cen peo­res po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so a aque­llas ex­plo­ta­cio­nes re­mo­tas, per­te­ne­cien­tes a pe­que­ñas co­mu­ni­da­des dis­per­sas, tam­bién con di­fí­ci­les con­di­cio­nes oro­grá­fi­cas y de ac­ce­si­bi­li­dad vial y fal­ta de su­mi­nis­tro eléc­tri­co. Sin em­bar­go, no es es­te el ma­yor obs­tácu­lo. Pe­se a que se sue­le con­si­de­rar lo ru­ral co­mo lo ais­la­do y re­sis­ten­te al cam­bio, no es es­te el fac­tor res­pon­sa­ble. Las cau­sas so­cio­eco­nó­mi­cas tie­nen un pe­so más re­le­van­te: por un la­do, los in­gre­sos fa­mi­lia­res no per­mi­ten la ad­qui­si­ción de dis­po­si­ti­vos y el pa­go men­sual de ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes; por el otro, un ni­vel de edu­ca­ción muy bá­si­co li­mi­tan el desa­rro­llo de cier­tas ca­pa­ci­da­des y des­tre­zas, ne­ce­sa­rias pa­ra va­lo­rar las po­si­bi­li­da­des que brin­dan es­tas tec­no­lo­gías y sen­tir­se có­mo­dos uti­li­zán­do­las.

En es­te sen­ti­do, las or­ga­ni­za­cio­nes de desa­rro­llo no gu­ber­na­men­ta­les que ope­ran en el país co­mien­zan a ha­cer una la­bor fun­da­men­tal. Se tra­ba­ja so­bre ca­pa­ci­da­des lec­to­ras y de es­cri­tu­ra, im­pres­cin­di­bles pa­ra la in­ter­pre­ta­ción de da­tos. Se van crean­do ha­bi­li­da­des pa­ra fa­ci­li­tar la elec­ción de aque­lla tec­no­lo­gía más ade­cua­da y su co­rrec­ta uti­li­za­ción. Pe­ro, lo más im­por­tan­te, se es­ti­mu­la la au­to­con­fian­za pa­ra ad­qui­rir las ca­pa­ci­da­des del fu­tu­ro.

MA­RIAN RUBIO

Un gru­po de in­dí­ge­nas de Pe­rú par­ti­ci­pa en un pro­yec­to pi­lo­to pa­ra de­li­mi­tar el te­rri­to­rio que tie­nen de­re­cho a re­cla­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.