Bi­den y San­ders se que­dan so­los

El Periódico Aragón - - Opinión - Edi­to­rial

El su­per­mar­tes ha zan­ja­do la crisis de con­fian­za en la can­di­da­tu­ra de Joe Bi­den y ha li­mi­ta­do la brega pa­ra la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta a una ca­rre­ra, que aún pue­de ser lar­ga, en­tre él y el so­cial­de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders. To­do in­di­ca que con el re­cuen­to de vo­tos aca­ba­do se ha­brá con­su­ma­do el sor­pas­so del ex­vi­ce­pre­si­den­te, fa­vo­ri­to del es­ta­blish­ment del Par­ti­do De­mó­cra­ta y que ha sa­bi­do ex­plo­tar el re­cuer­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma, año­ra­da por di­fe­ren­tes mi­no­rías –sin­gu­lar­men­te la afro­ame­ri­ca­na– , ca­da vez más de­ter­mi­nan­tes en las ci­tas elec­to­ra­les.

Que­da aún mu­cho ca­mino por re­co­rrer a los as­pi­ran­tes a en­fren­tar­se a Do­nald Trump, pe­ro las vic­to­rias de Bi­den en Te­xas y Mas­sa­chu­setts, el es­ta­do de Eli­za­beth Wa­rren, son de­ma­sia­do re­le­van­tes co­mo pa­ra no re­co­no­cer que se ha re­gis­tra­do un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en la at­mós­fe­ra de las pri­ma­rias.

La com­bi­na­ción de ex­pe­rien­cia, ve­te­ra­nía y mo­de­ra­ción han be­ne­fi­cia­do a Bi­den en la mis­ma me­di­da que la mo­vi­li­za­ción de los jóvenes, la co­mu­ni­dad his­pa­na y el elec­to­ra­do abier­ta­men­te pro­gre­sis­ta ha si­do en es­ta oca­sión in­su­fi­cien­te pa­ra con­tra­rres­tar la im­pli­ca­ción del staff de­mó­cra­ta, los gran­des me­dios y los gu­rús eco­nó­mi­cos en apo­yo de Bi­den. Na­da es­tá de­ci­di­do, pe­ro el prag­ma­tis­mo del ex­vi­ce­pre­si­den­te, su op­ción por los cam­bios gra­dua­les y su as­cen­den­te per­so­nal en el sur se han re­ve­la­do de­ci­si­vos pa­ra ir a por la vic­to­ria en la con­ven­ción del pró­xi­mo ve­rano.

Qui­zá sea exa­ge­ra­do afir­mar, co­mo ha­cen al­gu­nos me­dios en­tu­sias­ma­dos con los re­sul­ta­dos de Bi­den, que el éxi­to del can­di­da­to no tie­ne pre­ce­den­tes, aun­que es in­du­da­ble que los es­tra­te­gas de la cam­pa­ña de San­ders es­pe­ra­ban un re­sul­ta­do más equi­li­bra­do y no so­lo un gran triun­fo en Ca­li­for­nia. Pe­ro la re­ti­ra­da de la com­pe­ti­ción de Pe­te But­ti­gieg y Amy Klo­bu­char, dos mo­de­ra­dos, ha aca­ba­do con la dis­per­sión del vo­to cen­tris­ta y ha des­pe­ja­do el ca­mino a quien pre­su­me de ser un re­for­mis­ta prag­má­ti­co.

A Bi­den le que­da aho­ra por su­pe­rar la prue­ba que Hi­llary Clin­ton no su­po afron­tar ha­ce cuatro años: atraer a vo­tan­tes de es­ta­dos ale­ja­dos de los gran­des cir­cui­tos del po­der y de los sec­to­res más di­ná­mi­cos de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y que

Que­da aún mu­cho ca­mino por re­co­rrer, pe­ro la re­agru­pa­ción del vo­to mo­de­ra­do ha pa­sa­do a fa­vo­re­cer al ex­vi­ce­pre­si­den­te

vie­ron en Do­nald Trump, y po­drían ver a San­ders, co­mo al­guien que acu­día a res­ca­tar­los.

El ba­ta­ca­zo y la con­si­guien­te re­nun­cia de Mi­chael Bloom­berg pue­de ser un fac­tor más que ayu­de a Bi­den a se­guir re­agru­pan­do al vo­to cen­tris­ta en los es­ta­dos in­de­ci­sos, los swing sta­tes. Pe­ro ade­más es una bue­na no­ti­cia pa­ra la sa­lud de un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que quien pa­re­cía ten­ta­do a fa­jar­se con Trump en sus mis­mos tér­mi­nos –ex­plo­tar la idea de que quien su­po ama­sar una gran for­tu­na es­tá en me­jo­res con­di­cio­nes de des­pe­jar­les el fu­tu­ro y en­vol­ver­la en un po­pu­lis­mo que sim­pli­fi­ca al má­xi­mo los pro­ble­mas so­cia­les– ha­ya com­pro­ba­do, por una vez, que el di­ne­ro no lo es to­do y que una gran cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria no es ga­ran­tía de na­da si trans­mi­te la sen­sa­ción de que es so­lo már­ke­ting. Los éxi­tos de Bi­den y San­ders, con me­dios im­por­tan­tes, pe­ro más li­mi­ta­dos, así lo ates­ti­guan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.