Per­der los pa­pe­les

El Periódico Aragón - - Opinión - LO­LA Es­ter *

Ay, ay, ay, la que se pue­de ar­mar. Las di­nas­tías po­lí­ti­cas en los nú­cleos de po­der, igual que las re­gen­cias en los reinos, no son un buen ne­go­cio. Mit­te­rrand sa­bía mu­cho de es­to, y cuan­do nom­bró mi­nis­tra a

Sè­go­lè­ne Ro­yal y ella in­ten­tó ca­mu­flar a su pa­re­ja, Fra­nçois Ho­llan­de, en el Go­bierno fran­cés, el pre­si­den­te se ne­gó en re­don­do: «No quie­ro pa­re­jas en el Con­se­jo de Mi­nis­tros». Con al­gu­nas ex­cep­cio­nes (des­de Ceau­ces­cu a Pe­rón pa­san­do por Kirch­ner), es­ta má­xi­ma la han apli­ca­do a ra­ja­ta­bla pre­si­den­tes, eje­cu­ti­vos, di­rec­ti­vos y tan­tos otros man­da­ma­ses que sa­ben que las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les son un ar­ma de do­ble fi­lo en los cen­tros don­de se to­man de­ci­sio­nes im­por­tan­tes. Se ve que a Pe­dro Sán­chez no le in­quie­ta que las vi­das pri­va­das de sus mi­nis­tros se en­tro­me­tan en el sa­lón de mi­nis­tros de La Mon­cloa. Pe­ro de­be­ría in­quie­tar­le, por­que la sa­li­da de Pablo Iglesias en de­fen­sa de su mu­jer acu­san­do al mi­nis­tro de Jus­ti­cia de «ma­chis­ta frus­tra­do», po­dría aca­bar en un due­lo en­tre Ire­ne Montero y Me­rit­xell Bat­tet.Y to­do por­que el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, doc­tor en De­re­cho y juez, ha en­men­da­do va­rios ar­tícu­los de la Ley de li­ber­tad se­xual que, por lo que fil­tran des­de el mi­nis­te­rio, es una cha­pu­za ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca. Cuan­do se po­ne en plan ma­cho al­fa Pablo Iglesias sue­le per­der los pa­pe­les, co­mo aca­ba de de­mos­trar a sa­bien­das de que po­día abrir una bre­cha en el Go­bierno de coa­li­ción. O co­mo de­mos­tró con aque­lla ri­dí­cu­la car­te­le­ría cuan­do vol­vió al tra­ba­jo tras su ba­ja pa­ter­nal. O cuan­do tu­te­ló a la mi­nis­tra de Tra­ba­jo en su com­pa­re­cen­cia so­bre la crisis del campo, o con aquel in­fa­me ata­que a una pe­rio­dis­ta a la que que­ría azo­tar has­ta ha­cer­la san­grar. En fin, que Sán­chez ten­drá que echar mano del lo­ra­ze­pam si quie­re dor­mir, aun­que no hay crisis gu­ber­na­men­tal que no pue­da di­luir la mi­nis­tra de Igual­dad ama­man­tan­do a su hi­ja en el pues­to de tra­ba­jo. Los po­ne tan blan­di­tos… .

☰ *Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.